lunes, 15 de julio de 2019

Septuagésima primera columna


Algunas columnas implantan raíces en el cielo.

Fotografía: Convento San Gerónimo, Lisboa Portugal.

domingo, 14 de julio de 2019

Tarde accidentada


Con la naturalidad del arraigo, en la casa crecen los domingos. Cegada por las artimañas del florero que le crecen plantas carnívoras, la fortuna se esparce por la mesa.
Por la ventana, el paisaje del autorretrato lima las armaduras de otro. 
Siempre hay dos manzanas como evocando la preocupación de la mordida.
Los recursos narrativos dejan frases sin rostro, como repasando la salvación de algo que ocurre sólo los domingos, de tarde.
No es tarde para llamarte hoy que no hay nubes. 

sábado, 13 de julio de 2019

Un rojo carmín (interpretación)


Su voz es un tejido de signos que describen sus vidas. De un rojo intenso, de un fuego melodioso, sus emociones son silábicas. La línea que marca su lectura es casi una adivinanza. Los lectores ostentan  sus interpretaciones con el fervor de la lava y la rapidez del enfriamiento.
Una lectura espaciosa es recomendable.

viernes, 5 de julio de 2019

El banquete de la Oscura Tierra


Eran siete sabios, que como los siete enanos, estaban embelesados por un bella mujer.
Vivieron en la segunda centuria antes de Cristo, buscaban la verdad, como los poetas.
Los mitos ya no sustentaban el entendimiento del mundo. Nacieron en siete ciudades distintas, ahora en ruinas. 
Llegada del África, muy pronto cautivó a los siete sabios. Al contrario de Blanca Nieves, ella era Oscura Tierra.
Desconcertados y aconsejados por sus Musas que les había advertido que: “Semejantes a las verdades también son las mentiras” Comenzaron a cortejar a la Oscura Tierra.
Los siete sabios perdieron la medida, la naturalidad y la razón.
Uno a uno fue comido por la Oscura Tierra.
Durante siglos esta historia fue famosa, ahora que los sabios ya no son poetas, las mentiras son verdades.

jueves, 4 de julio de 2019

Cornigacho


Hay algunas horas que nos marcan dejando nuestra noble bravura acongojada. En amor, el alma del tiempo nos embiste a contraquerencia.
Aguante. Sin mover pestaña.

lunes, 1 de julio de 2019

Julio


Te conjuro julio a que cierres los ojos y me llames para tocarme con la esperanza de la lectura. Letra por letra hasta formar la palabra mes. 
Es posible.
Si quieres.
Un poco.

sábado, 29 de junio de 2019

Por un minuto


Se miraron frente a frente como si en sus caratulas el tiempo no jugase con sus multiplicados deseos. Inundados por la desmemoria se reprochan la fugacidad de sus juramentos.

viernes, 28 de junio de 2019

Juicio común


Ese día todos estábamos alrededor de ella. Sin decir una sola palabra se podía leer entre líneas: la culpa es jugosamente colorada. 

jueves, 27 de junio de 2019

Venta para el aire de verano


Al tirar la cuerda se montó en el viento. Abrió los ojos y los alzó al cielo. Cuánta claridad allá arriba con tanta luz en ese llano. En ese sopor gira como cometa inmortal. Abajo la tierra, las pisadas, las miradas filosas y esos tambores rabiosos anclados en el polvo. Los siglos se rompen porque el vuelo es la chispa del incendio.
Se vende manual básico para armar su papalote y pueda bañarse en luz solar. Interesados salir al alba. Mansamente.

miércoles, 26 de junio de 2019

Cuello abajo


El cuello se le vino abajo. Ni anudarse la corbata, ni enredarse en la bufanda pudo desde entonces. Que una tortícolis intelectual lo derrumbó. Sus hombros no aguantaron el peso. Su nariz pegada al piso tuvo que tolerar los olores; las hediondas heridas de la humillación.
Los cambios de paradigmas dicen los teóricos, la pendejada, dice su madre, lo tienen cuello abajo.
Si alguno de ustedes sabe de alguna pomada o lectura que pueda recuperar esa altivez teórica que lo distinguía, no la guarden, sean generosos que la transformación no levanta cabeza.

lunes, 24 de junio de 2019

Dando tiempo al tiempo


Fueron dos tiempos contiguos que se amaron sin importar las diferencias de carátulas y la posición de sus manecillas. Sin embargo, como suele pasar, el tiempo empeoró y decidieron detener su tic tac como si fuera un pasatiempo fácil de lograr.

viernes, 21 de junio de 2019

La terca morsa


Dice la morsa que se quería casar. El pulpo meditabundo le advirtió que había muchas viudas marineras. Que lo pensara bien.
La morsa enamorada buscaba una barca para dar la vuelta con su amada porque no sabía nadar. Arpones de fina punta doblaron su padecer.
Ni el canto de la sirena ni la advertencia del pulpo pudieron disuadir la terquedad amatoria.
La barca navega con pescadores cantando a otros amores que los esperan en tierra.
La mañana -se me olvidaba decirles- estaba fría como es costumbre en la mar.


miércoles, 19 de junio de 2019

El Trío Asonante para violoncello, arpa y piano opus 32 en La



Estrenado en Austria, en su capital Viena, cuando esta pertenecía al Sacro Imperio Romano Germánico. El Trío Asonante para violoncello, arpa y piano opus 32 en La, encargado por el Conde Martz, tuvo una mediana acogida a causa de su disonancia, a pesar de que el Conde Martz, puntualizó que este trío debería ser de tal modo extravagante que ese fuera la razón de su futuro éxito.
Se dice, en los anales musicales de Viena que fue el propio Conde el compositor de la obra y no como quiso difundir la autoría al mismísimo Franz Joseph Haydn.
El Trío ahora se interpreta como una curiosidad sonora que ya preludia ciertas armonías propias de Gershwin.
Si bien es cierto que ejerce a lo largo de sus tres movimientos una tonalidad dominante, sus variaciones la hacen precursora de esa espontaneidad melódica tan gustada en Gershwin.
En honor a la verdad, tengo que decirles que la teoría básica del trío, que consiste en decir que el oído puede discernir sonidos armoniosos y disonantes sin tener consciencia de que existan o porque son aprendidos por condicionamiento, tales cualidades acústicas, no me convencen.
Resumiendo y concluyendo: el Trío Asonante para violoncello, arpa y piano opus 32 en La, no es de mi agrado.