viernes, 21 de julio de 2017

Labia suelta


I

Nuestras palabras
cruzaron el puente.
Eran de hierro,
metálicas en su eco.

II

En el vacío del frente a frente 
sólo la piedra retiene
el fuego de las palabras.

II

Se hunde la memoria
al paso del río.
Reconocer la voz
en tu perfil. 


IV

En momentos de angustia
las interminables aguas 
regresan como si tocaras puerto.

V

Las mañanas de Europa
son tristes como las distancia.

VI

Encontrar un lugar
que no duela
cuando las palabras 
ya se han ido.

VII

¿No sientes el muro del frío?


Fotografía: Río Duero desde las Fontainhas, Porto Portugal

jueves, 20 de julio de 2017

Comer con estilo


Como si fuera un fósforo ardiente la noche le roba el sueño. Todos duermen pero él se levanta, enciende un cigarro, le gusta rebelarse a sí mismo, se asoma por la ventana. Son las dos de la madrugada. Poco a poco va ganando volumen su cavilar. Las calles vacías como su almohada. Es excesiva la existencia, se dice. Antes que cante el gallo, así se dice, hay que comer los cadáveres que hicimos con el día. Todo con estilo. Con la cólera de infancia, esa, que por desigual, busca el estilo. El estilo que que transfiere la maldad inequívoca en signo emocional amortiguado. Con el estilo se come y se aplaude lo que el pecho contiene de sangre. Él come, devora todo, números y letras y no tiene freno, porque para eso esta el estilo, para elegir las batallas y a sus déspotas. Vida y pasión con estilo. Así, asomado a la ventana, a las dos de la mañana entiende que el aliento debe tener estilo para que el mundo en su balanza pueda recitar su papel, su parlamento de tierra. No hay como comer con estilo. 
Los que tienen cansancio lo saben.

miércoles, 19 de julio de 2017

Café en movimiento


La belleza de la velocidad no tiene igual. Beber café en bicicleta nos prepara para las emociones más intensas de movimiento. La ruta se establece por la intensidad aromática. Sí es un café express la vorágine que nos depara es absoluta. Si es un café sencillo podremos pasear com si fuera un paseo dominical en la alameda. Subir y bajar paredes se vuelve un acto habitual de cafeína. El tiempo y el espacio, como bien sabemos, es sólo referencial.  Así que los presupuestos lógicos dejan de tener sentido, siempre y cuando no tomemos café con leche, porque de esa manera se anula las capacidades dinámicas de todo movimiento constante.
Es necesario dejar atrás cualquier actitud utilitaria y ramplona, por eso es imperante que los caballeros se abstengan de llevar sombrero y las damas vestidos amplios ya que pueden provocar fricciones innecesarias.
Se convoca a los espíritus aventureros a dejar sus cómodos asientos y entrar de lleno al futuro de una estética de Generación X.
Los manuales de cómo beber café en bicicleta sin importar las rutas se encuentran in situ a la entrada del establecimiento.
No olvidemos que la poesía se toma sin azúcar.

Fotografía: Interior del Café Alambique, Porto Portugal.

martes, 18 de julio de 2017

Negociación fallida



En la mesa se reparten los protagonismos. El trayecto simbólico de la manzana le hacía sentirse primogénita y digna del mejor trato. ¡Ah! pero la cuchara rebatía su existencia al poner sobre la mesa sus antecedentes Paleolíticos, soy la concavidad que siempre se adapta a las bocas, decía ufana. El tercero en discordia, el ananá, en su gauaraní temperamento extendió su perfume al son de una polka paraguaya.
De aquel encuentro se firmo el Tratado de los Espacios Igualitarios.
Por desventura, la guayaba se opone con vehemencia.

lunes, 17 de julio de 2017

Exposición en Museum of the Americas


Me complace invitarlos a la exposición a colectiva a celebrarse  en el Museum of the Americas y Fomento Cultural México. Ramitas de mejorana, si ustedes tienen a bien visitar. Como verán será fácil identificar la obra con la que participo.
Suerte para todos y espero que muchos ojos vivaces y pensamientos preclaros visiten la exposición.
Están avisados. 
Que conste.

domingo, 16 de julio de 2017

La terracota y el sueño


Cuando volvió de su gran viaje y al verse desnudo, tomó un puñado de arcilla y modeló un ave sin alas, con una hermosa cola. La puso al lado de su cama y esperó tranquilo a que llegara el sueño. Se miró hermoso, y como un salvaje ñu, trotó por las praderas hasta que encontró unos pastores que al verlo flaco le dieron leche de cabra. Cuando volvió en sí, sus ojos se llenaron de lágrimas. Emocionado, no sabía si quería volver a nacer. Tal era su desventura. Sus rodillas quedaron inmóviles esperando que el fuerte sol ablandara la arcilla.

sábado, 15 de julio de 2017

Oquedad


La suerte no cambia cuando te detienes, entre miles de paseantes, a mirar lo que hay al frente. Un brioso agujero deja ver el otro lado y no puedes evitar reconocer que ese otro lado es el gemelo no nacido y así quedamos tranquilos por no perder el protagonismo de nuestro propio espacio.

viernes, 14 de julio de 2017

El Señor Estrella


La suerte del Sr Estrella intensifica los incesantes augurios de los rencorosos. Muchas noches esperaban que un soplo maligno entrara por los resquicios de su alma, todavía se cree que existe un algo puro en el Sr. Estrella, nada más falso. Él apenas se da cuenta del malestar que causa. Tiene insomnio y la cabeza repleta de cicatrices de los golpes nocturnos. Es verdad, las cosas le salen bien sin intentarlo. Tiene buena estrella, dicen. Pero él agoniza de tanto cargar esa estrella. Hace señales desesperadas para que lo ayuden con ese peso de felicidad que lo abochorna. Nadie disimula su envidia. El Señor Estrella implora y como esclavo del amanecer, camina por las desiertas calles, silencioso, con la cautela del infeliz aplastado por el maldito apellido que ha heredado. 

jueves, 13 de julio de 2017

Testigo primero


Ebria la noche, deja el farol de la fiesta como testigo de la fiebre que la mañana mitiga con callada displicencia. La temperatura de la calles se mide en el vaho del grito desbocado y violento, crepitando con sus virutas de alegría entre las piernas interminables de las lámparas. 
Hay un sabor de cosa muerta, confieso, una melancolía encontrada y esa sordidez de los gestos perdidos en el vocerío.
Inmóvil y muda la ciudad se recrea sola de estar en casa.
Como si la inventara.

Fotografía: Rua das Taipas, Porto, Portugal.

miércoles, 12 de julio de 2017

Dudoso éxito


Las mañanas son rápidas cuando el azul agua se asoma al vecindario. Eso lo sabe y sin embargo, aliviado de ausencia conversa las imperfecciones de la vida. Donde todos mienten, él, separa las promesas de los presagios, por eso su tristeza es fresca. Hoy se detuvo a contemplar en la plaza cercana a su casa, a un corro de personas que se arremolinaban a ver y a escuchar a una señora simple, es decir, no se veía ni en su vestimenta, ni en su gesto, virtud o prodigio. Lo que les puedo contar es que Nestor, se acercó a curiosear. La mujer leía en un papel peticiones heroicas, “igualdad de derechos” “mejor vivienda” “salario justo”. Las personas atónitas, comenzaron a aplaudir, pensando que era una de esos performance que las escuelas teatrales acostumbran los sábados. Cuando la mujer terminó de leer comenzaron a arrojar monedas pensando que eso le ayudaría a pagar sus cursos de arte dramático.
En un impulso de solidaridad, Nestor, observó la turbación de la mujer y de un salto intentó atenuar la ira que poco a poco aparecía en su rostro. Los curiosos comenzaron a vitorear el espectáculo, uno de ellos sacó un libreta para intentar, pluma en mano, el autógrafo de la mujer. Nestor abrazó a la mujer antes que la multitud la devorase. 
Todos batían palmas y ya se presagiaban esas lágrimas indistintas entre la tristeza y el éxito.

lunes, 10 de julio de 2017

Espacial aviso


El círculo, perpetuo en su ágil vuelo que no reposa en las corrientes del cielo dieron cabida a estos seres intactos de conciencia y que giran helados en la transparencia del cielo de un arriba que es abajo. Son minerales los cristales que reflejan la luz y no hay sombra de dioses pordioseros, ni lenguas venenosas que digan lo que será si obedeces. Nada perdura, lo sabemos, pero esta esfera sigue su hondo viaje y nunca pierde su figura. Perenne de futuro sus átomos giran vacíos errabundos con ese encanto de la onda que es materia que apresura los sentidos de los vivos. Es masa sin sonido porque en su entraña no hay lenguaje seguro por que es móvil y su circunvolución es perfecta en esa suspensión de espacio. Como sabes hay un hueco azul que vaga y en esa fragilidad las horas se dispersan. 
Cada cien años se deja mirar en las madrugadas de agosto. Puedes gozar de su presencia, ya falta poco. Que te habiten los ojos curiosos para que el azoro no quede vacante en este mundo. Te aviso.

domingo, 9 de julio de 2017

Rótulo


El abandono no borra los nombres aunque las ciudades y sus casas jueguen a las distancias.
Algunos recuerdos tienen el anonimato de lo vivido.

Fotografía: por la Rua de Alexandre Herculano, Porto, Portugal.

sábado, 8 de julio de 2017

El Señor Síntesis


El Señor Síntesis tenía una alquímica forma de hipnotizar el curso de los argumentos. Los asesinos de los ángeles saben que el ojo derecho del Sr. Síntesis, tiene la premisa mayor del silencio que se muerde en la llama de oro. 
Los hombres de banqueta saben que el sueño tiene prisa en las bocas y todo queda encriptado en ese cofre de amor que nunca se abre. El Señor Síntesis, tiene la segunda premisa, como cáscara de olvido, pintada con letras itálicas en su cuaderno que se consulta los martes de cada mes. Se han observado largas filas para poder consultarlo.
No te engañes si miras el rostro ingenuo del Señor Síntesis, el tiene la piel dura del análisis y la roca de cristal en su memoria.
Abreviando: la explicación del misterio es directamente proporcional a la inversa de la apariencia evidente de las cosas.

viernes, 7 de julio de 2017

Quincuagésima columna


Algunas columnas hacen la ronda para protegerse de la verticalidad.

Fotografía: Palacio de Justicia, Porto Portugal.

jueves, 6 de julio de 2017

Vendedora de flores


Evocando tristes memorias, ella tenía ese goce extraño de caminar las calles vendiendo flores. Su juventud pasó revuelta entre perfumes de rosas y amargos cardos, así, en ese puro romanticismo, como un idilio salvaje, erguía su fino talle entre las esquinas y en las cuencas de los ojos que la miran pasar. Su piel, azulada, como nido de múltiples hormigas, caminaba con la sonrisa deshojada. Era inexorable que poco a poco sucumbiera austera como una Xochipilli urbana. Yo la miro pasar y una dolencia de perfume me queda. Pero soy injusto, ella como buena vendedora, nunca se arredra y ofrece con pasión ese goce extraño, con ese celaje de inmensa sabia de mujer que florece.

miércoles, 5 de julio de 2017

El hombre pájaro y la jirafa


Se balancea en la cuerda que cuelga de dos clavos afianzados a la pared. Tiene complejo de ave, por eso la jirafa, con la humildad del que conoce las alturas, le decía que era necesario decidirse. 

- No tengo alas, le decía el hombre pájaro. 
- Entonces eres un farsante, le espetó la jirafa.
- No. Estas plumas son reales y no tengo vértigo. 
- Te comprendo, concedió la jirafa. Yo me estiré tanto que mi cuello creció y ahora deambulo.

Todo el verano se les vio juntos, charlando. Un día se fueron rodando como esas piedras que tantas veces recibieron. Aplastados por el peso de la intolerancia, enderezaron sus cuerpos y el hombre pájaro, con un llanto débil, se subió al lomo de la jirafa. La cuerda sigue balanceándose fría y solitaria. Retazos de murmullos y sollozos, todavía se dejan sentir en el agudo espacio vacío.

martes, 4 de julio de 2017

Cuadragésima novena columna


Algunas luminosas columnas se enfilan para sostener techumbres y propiciar corredores.


Fotografía: Paço dos Duques de Bragança, Guimarães, Portugal.

sábado, 1 de julio de 2017

Julio


La fragancia de la piel de julio cierra la fiebre de la herida. La mano se atreve a circular por nuestras venas para dejar los labios carnosos de voz y de tersura. La quietud se mueve coronada con esa seda que rosa la nocturna forma de la yema de la oreja. Vigilemos. Vigilantes.

viernes, 30 de junio de 2017

Con la vista fija


Desembocar siempre en mar o río es la manera de entrelazar el arco del puente entre el agua y la tierra. Hay un deslumbramiento, siempre, siempre ese siempre que es un presente en el cuerpo del mundo. Vamos entre la galería de verdes para nacer encantado de nacer en un nuevo vientre bajo la ley del medio día. Ondular entre caminos con la vista fija en el agua donde están las raíces del inicio. 
Desembocar para tomar un nuevo rostro con la sonrisa de agua viva. Todas las horas se beben al mismo tiempo. Escritura.

Fotografía: Puente de Arrabida, Porto, Portugal.

jueves, 29 de junio de 2017

La dragona


La dragona fue al mandado con su falda de bolitas. El mundo no sabe como mirar. Se siente la tensión. Se cincelan las venas azules y la respiración no aprende a respirar con calma. Desde el fondo del puesto de chilacayotes se desprende un punzante desdén. Ella lo recibe, se lo cuelga en su poderoso cuello y lo desgarra. La ventaja de ser única es la implacable hambre que lo devora todo. No pierde la cabeza y percibe el miedo que provoca. No mira nunca la ponzoña y tiene todos los años arrugados en su cuerpo. Si el corazón pudiera pensar no habría dragona digna, por eso si la miras, no busques respuestas, la dragona no se inmuta porque su inmenso amor es prediluviano.