lunes, 15 de agosto de 2022

Revelación


 

Después de tres día de fatiga en la mirada, al bordear el río, después del desayuno, se vio frente a frente con la piedra original. Ajenos eran los símbolos, las tachaduras. Y en una hora cálida se quedó en adoración perpetua.

En su frente quedaron inscritas las ganas de vivir y el afán de tocar la piedra sin esperar milagros.


domingo, 14 de agosto de 2022

Silenciado


La escandalosa historia del silencio, siempre ocurre a puertas cerradas.

Paciencia.

jueves, 11 de agosto de 2022

Fugatela

 


El agua estaba tan fría que le recordó su infancia. Fueron entonces paraísos las alturas; las tierras yermas.

Del agua acérrima sólo queda el canto y todos esos hombres que la persiguen sin alcanzarla.

martes, 9 de agosto de 2022

La mal querida

 


Siempre desdeñosos los comentarios hacia su persona. "De muerta" la calificaba Nebrija, de "inútil" Mateo Alemán. "Antipática y "antiespañola" la malquería Miguel de Unamuno. 

Ella grita, vocifera y se incomoda. La encontré deprimida. La arropé, la mantuve ortográficamente activa. Vive en casa desde hace algunos meses. Ya repuesta, por intuición, le he dado a leer la obra de Kafka, reconciliada, ahora sabe que tiene un lugar sonoro indiscutible. 

El kikiriki del gallo también la reconforta. Tengo kilogramos de regocijo.

martes, 2 de agosto de 2022

lunes, 1 de agosto de 2022

Agosto

 



No en vano la flor se marchita. La sombra se extiende en la cintura oscura del día, para abrirse sin peso al renacer del tallo en 
nuevo brote.
Agosto se estremece con amor oscuro.

viernes, 29 de julio de 2022

jueves, 28 de julio de 2022

miércoles, 27 de julio de 2022

Ensimismados

 

La D se les vino encima como una imperiosa duda amorosa. Noté, que sus cuerpos se desprendieron vanidosos.

Su memoria considera pasar a la B, cuando el carnaval transita por febrero.  

lunes, 25 de julio de 2022

Nonagésima quinta columna

 


Algunos capiteles de barrocas columnas sostienen innumerables gestos.

Fotografía: Sé Catedral. Braga, Portugal.

miércoles, 20 de julio de 2022

Nonagésima cuarta columna

Algunas columnas todavía guardan el silencio pacífico de la clausura.

Fotografía: Mosteiro de Jesus, Aveiro. Portugal.

sábado, 2 de julio de 2022

viernes, 1 de julio de 2022

Julio

 


El terror antiguo viene de los mares, del poniente, dicen los cristales. Julio llega desde el fondo del tiempo, con la luz dispersa, con la sal de multitudes. 

Crucemos la calle como si fuera un océano invariable. 

martes, 21 de junio de 2022

Unas gracias

Vienen las Gracias tomadas de sus palmas cantando con flores de sepulcro sus vientos de fábula y desgracia.

Cuando cruzaron la calle, un río de voces rugieron en las rubias mechas de su pelo.

Fue entonces que las iracundas vocales de Zeus se posaron en las venas verde azules de sus piernas.

Sí, son tres, por eso a cada una se le nubla la vista. 

Muchos años más tarde, marchitas, posan desnudas en la mente de Rubens, como nocturnas muchachas burguesas.


lunes, 20 de junio de 2022

Comunidad

 

Después de varias horas entrampado en el vagón del metro, pude bajarme en la estación bellas Artes. 

Chorreando sudor, compré a un mercader, que sabía de los estragos de las horas pico, una macilenta  toalla presumiblemente blanca y ahora color marrón. Parecía una toalla impregnada con los rostros anteriores. Despedía un olor acedo. Las náuseas se fueron mesurando al alivio del rostro seco. Poco a poco mi democrática civilidad se engrandeció al sentirme unido al tejido social que caminaba junto a mí. 

Nos ligaba el olor.

viernes, 17 de junio de 2022

lunes, 13 de junio de 2022

Horas heridas


 El conejo bulle, se ejercita con su corbatín rojo, amigo de Alicia, no tiene tiempo para explicaciones. Saca de su bolsillo un reloj, después otro, y va regando números tras su paso. Números desolados, pierden el tiempo que los contenía. Se hicieron tan pequeños que poco a poco se confundieron con montoncitos de polvo. Al ver pasar al conejo, lo seguí. Recogí los montoncitos y los traje a mi casa. Después de tres días, de las macetas donde los puse, se fueron despertando. Cada noche se cuentan a sí mismos, huelen a fierro viejo, como maíz corrompido por la intemperie.

Desgreñados los números, vestidos de negro, se suspenden como nubes blandas. En fila, de dos en dos, pueblan la habitación; circulan como esas horas que, de tan dormidas, huelen a sábanas de hotel de paso; acres, sucias como la vida cotidiana. Llevo dos meses buscando al conejo y sólo me encuentro tortugas de caparazón rígido, y ese olor a distancia terrena como de huitlacoche. Un sabor de esqueleto le crece al número diez. y una carcoma verde le crece al cuatro. El cero lagrimea mal humorado. Una marisma sin sabor, espesa, se le pega al seis en la barriga. El ocho se columpia como pájaro enjaulado. Se hacían visibles los resortes de la unidad, como si fuera un tegumento subterráneo, Cremoso, el tres, contempla mi turbación.

Por fortuna la casa cada día esta más iluminada. El efecto es espectacular, una blancura de ópalo, impasible, mordiendo el poco horizonte que se asoma por la ventana. Los números, al salirse del reloj, enloquecen.

miércoles, 8 de junio de 2022

Romero

 

Nutrido por el delirio de la marcha recorrió un trozo de mundo como si fuera todo. Dejó sus huellas, su lascivia y ese pensamiento por llegar. No se dio cuenta, nosotros sí, que en círculos concéntricos se le fue la existencia.
No obstante, todos nosotros lo seguimos como gran maestro