jueves, 10 de enero de 2013

Tocata y fuga



La noche se mueve ola arriba con un azul rock and roll.  Alertas,  cruzan las aletas de los escualos  Hoy no hay blus. Algún hechizo de gitana tropieza con la playa y los piratas que surcaban invencibles estas aguas, se han escondido en sus cofres y solo navegan las natas de petróleo.

Los astros siguen su rumbo y un bolero de amor suena en la radio.

¿Qué haré cuando se vaya la luz?

Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 30 cm.

10 comentarios:

tecla dijo...

Buenos los dos, Sergio. El cuadro y tus palabras.
Gracias por este momento.

Susana Camps dijo...

Precioso mosaico marino, Sergio. He tenido la impresión de bucear.
Abrazos

Lola MU dijo...

El mundo submarino y sus colores. Son tan bonitos tus azules, querido Sergio...
Me ha encantado.
Un abrazo

Alicia Uriarte dijo...

Soñar, cuando se va la luz lo mejor es soñar.

Bella estampa marina.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Seducida estoy por este trocito de mar. Me hace sentir viva.

Abrazo marino.

sergio astorga dijo...

Tecla, después de un fin de semana guardando las esferas y los arreglos navideños. Uf cuánta cosa!!! Te digo que los instantes se comparten.

Gracia por venir.

Abrazo verbo-plástico

sergio astorga dijo...

Susana, disculpa la tardanza, como le decía a Tecla me esferé, La radio sigue tocando canciones de Álvaro Carrillo
“Ya todo lo llenas tu todo lo llenas tu…”
Uno no sabe por dónde salta la liebre, yo espera que viniera Rafael Albeti pero no llegó.

Las visitaciones marinas siempre provocan sensaciones poliédricas.

Abrazos agua en bolero.

sergio astorga dijo...

Lola MU, hay un azul que siempre quiso ser violeta y sus matices se aferran la fondo del espejo marino.

Un abrazo a la sombra de un palmar.

sergio astorga dijo...

Alicia, entre un azul y buenas noches se encuentra el estado de duerme vela que tanto añoro.
Gracias siempre.

Abrazos pintados de azul.

sergio astorga dijo...

Maribel. De trocito en trocito andamos a la mar. Aquella idea de bogar que gusta, aunque como o Infante Dom Enrique “el Navegante” nunca se mueva del comedor.

Abrazos índigos.