jueves, 28 de junio de 2018

De prisa



Sigue corriendo le gritaron. La liebre había quedado atrás; la tortuga también. Casi sin aliento se debatió entre Zenón de Elea y Heráclito. Dejó confuso a Lafontaine y no tuvo la gloria de Marathon. Pero, corrió y corrió por su vida. En paralelo, en zigzag como todo el que tiene prisa de llegar a una meta siempre hipotética.