viernes, 30 de enero de 2015

jueves, 29 de enero de 2015

El giboso


Cargado de occidente, con sus cielos de amor y de platino relincha a cada paso. Poco a poco sus pesuñas se hicieron planas, tal era el peso de los símbolos. Se cuidaba así mismo, era víctima y verdugo a pesar suyo. No se preocupaba del futuro, porque el peso era tal, que desde que fue comido el primer cadáver y se atravesó la primera pradera, su talante se volvió indiferente al instinto de conservación. Nunca gustó de los héroes, ni de los habladores con sus férulas de deseos; ni de los niños que no crecen. Sus caídas tienen la arquitectura de la soga. En su grupa se entumen las bacterias y los dolores de los pueblos. Su pasión guerrera no ahuyenta de su aliento el martirio de los que nacieron de la cópula de hembra. 

Le llaman el giboso y su reino es metódico y extenso. Lento y colorado arrienda su físico al cansancio.
Los que usan zapatos y tienen deudas, dicen que el plural es mejor que el singular. ¿Lo quieres ayudar? Se solicitan voluntarios.

Tinta/papel

martes, 27 de enero de 2015

Profesor de ocasión


Lo que era de llamar la atención era su peculiar manera de husmear por la vida; su capacidad de equilibrar las situaciones. Se cuenta que cuando llegó de viaje se convenció que ya nada le pertenecía. En vez de reclamar o sumirse en la melancolía, deambuló por las calles, siempre al este, durante cuatro años. A su regreso hablaba  con la prisa del profesor eventual. Difundía sus aseveraciones a diestra y siniestra, ya que los profesores definitivos  esperaban sentados en sus escritorios la llegada de la jubilación ( tal era su cansancio por decir). Eulalio de Bragança, que así decidió autonombrarse, afirmaba: no hay nada ajeno al hombre, por eso de todo participo, ya observando, ya nombrando. 
Tolerado, más que respetado, el devenir de Eulalio de Bragaça transcurría en una dialéctica inalterable. “Si lo primero fue el llanto, luego entonces, estamos en el llanto. Lloremos” concluía después de conversar con cualquiera que se cruzaba en su caminata diaria por el este del vecindario.

Un día, curioso por la fama ya ganada de Eulalio de Bragança, un industrial adinerado quiso sacarlo de su lecho de confort (expresión muy usada en la época en que estos hechos se sucedieron) tratando, primero de sonsacarlo y después de sobornarlo. Le ofreció construir una colegio donde pudiera impartir sus enseñanzas. Yo no enseño, recibió el industrial como respuesta. Las cosas ocurren y yo sólo las nombro o las señalo. No me interesan los discípulos. Eulalio de Bragança continuó su camino siempre al este dejando, la última afirmación de que se tenga memoria: Señor industrial, no ha escuchado aquella sentencia que dice: la ocasión hace al profesor. 

Mixta/papel

lunes, 26 de enero de 2015

Momentos de humo


Todo va hacia arriba, la ciudad se arrebuja para sentirse altanera. La vista termina en la punta y no prosigue porque la altura marea. Los perfiles tienen vocación esbelta y la fuerza descomunal de pasar con la prisa de un día de trabajo, se detiene en ese preciso lugar: la esquina que se forma entre la R. Sá de Bandeira y la R. de 31 de Janeiro. Amaranta, compraba su tabaco en esa esquina, un mazo rojo con delgados soldaditos dispuestos a incendiarse a la menor provocación. Gustaba cómo el humo se enroscaba en cúpulas, áticos, remates y no le importaba la capa de ozono, ni la relatividad de las opiniones, ni la sucesión presidencial. Ella, Amaranta, chupaba su cigarrillo deleitosamente. 
No se quiere mover, espera a que el humo se disipe en lo alto. Los ojos marchitos; la pasión en la boca, las canas, las arrugas. Amaranta, enciende otro cigarro.

Fotografía: Desde la Estação Ferroviária de Porto-São Bento 

sábado, 24 de enero de 2015

La bailarina


Un altísimo suspiro giró de puntitas por el escenario. La temperatura se tensó sobre los muslos. El aliento se detuvo elegante entre las manos y con una estética cordura, el tiempo se quedó sin tiempo.

Desde lejos, con la mirada sostenida, nuestro cuello volvió a su inicial apoyo.

Mixta/papel

viernes, 23 de enero de 2015

Revista Literaria Letras de Chile



Recibo con enorme gusto el esfuerzo hecho revista de la Cooperativa Letras de Chile. Número especial. Experiencia única que desea prodigarse bimensualmente. Azarosa es la vida cultural, no exenta de duelos y festejos. Buscar patrocinio, es el calvario del creador. Por eso este primer latido, ya impreso, tiene el dulce sabor de la naranja recién partida.
Agradezco a su comité editorial y especialmente a Lilian Elphick su invitación para colaborar en la sección llamada Brevilla. 
Es a partir de esta Brevilla, que surgió lo que después ustedes conocen como Astorietas, así que es su antecedente, para estar a tono, su Matria.


Larga vida deseo a la Revista Literaria Letras de Chile. Este abarrotero brinda con mezcalito del 
bueno.



jueves, 22 de enero de 2015

La ciudad y su esqueleto


El esqueleto de una ciudad se sustenta con el tiempo que la construye. No el tiempo que pasa indiferente entre los astros, sí, el tiempo que se pasa de una mano a otra de sus habitantes, sin saber, que construyen su osamenta. Es un riesgo de estilo, un olvido de emociones, pero un rastro firme de su paso. 
El temperamento de una ciudad, escuetamente hablando, se forma con varias capas. Cuando más vemos sus articulados momentos, el horizonte deja de ser insípido y lejano,  para convertirse en un semblante reconocible y habitable.
El ojo abarca las edades y una funeral paciencia reconstruye la historia,  como si el todo fuera ese minúsculo universo que nos toca conciliar.
Rugidos y plegarias afinan el sonido que cada ciudad presume. El aire finge no saber del pasado y se mueve lento, detenido por el rayo de luz y la consciencia. 
La ciudad es un momento estético, sólo así podemos soportar la tristeza de transitar el futuro ocaso ya esperado, porque toda ciudad es un amor que llega tarde, tan empeñados estamos en derrumbarla.

Fotografía: Vista do ponte D. Luis I e a Muralha Fernandina. Porto, Portugal.

miércoles, 21 de enero de 2015

Torerías


La faena era encontrarse. La belleza animal lo iluminaba y nunca dejó de saberse danzante entre las sombras.Todos los días avanza en ese redondel fatídico y cuando más se acerca menos sabe de la luz de Prometeo. Es una gran fiesta eso de vivir entre dos mundos. Cargar la suerte o huir despavorido. Por mucho brillo la soledad es una. Ejercer un oficio es cosa de limpiar los pitones con la propia carne, por eso es difícil unir los fragmentos de cada tarde en una sola forma.
Encontrarse es una revancha del miedo. Eso lo sabemos todos tarde que temprano. Por eso brindamos, por si alguien nos observa.

Acuarela/papel

martes, 20 de enero de 2015

Por la pena Ventosa


Los vértices fueron quemados por el abandono. Hubo un día, por los años medievales, que los vientos bajaron remordiendo las orejas de sus habitantes. El humo de leña  y los vasos de vino dejaban intacto  el eclipse del futuro. La señora Brites,  lo sabía, imaginando la destrucción causada por esos numerosos  brazos que pasarán por  su calle; su peñasco venturoso. Aveces ella descendía en su recuerdo y trepaba por las rodillas de su abuela para escuchar las historias de cuando llegaban del sur,  esos hombres de olor ácido en las axilas y en la boca, pero que contaban historias fascinantes. Como aquella de la niña que fue llevada en las ancas de una yegua para venderla a un príncipe muy bien sucedido. El príncipe, al ver a la niña, de obvios cabellos rubios y piel lozana - no voy a contradecir los recuerdos de la señora Brites- quedó tan enamorado que durante quince días no se movió de su castillo, provocando el disgusto de no pocas mujeres mayores y menores que eran cortejadas con la esperanza de buenos esponsales. Pasados los quince enamorados días, el príncipe volvió a sus correrías habituales, tanto matutinas como nocturnas, visitando habitaciones femeninas cercanas y lejanas a su reino. La niña, al verse abandonada comenzó a urdir de nuevo su honra. Infatigable, comenzó a ganar adeptos en el burgo. Buena administradora, no había comercio que ella no tratase con ganancia y sano juicio. A la señora Brites, le gustaba esta parte de la historia, ella, ya madura, es decir, con 20 años de su edad, había conseguido que su Pena Ventosa fuera próspera gracias a las mercaderías en oro, plata y telas que comerciaba. La niña, la de la historia, amasó tanto dinero y belleza, eso nos cuenta el recuerdo de la señora Brites, que gran parte de su fortuna la destinó a la compra de niñas núbiles que sus padres ponían en venta. Negociar era lo suyo, así es que llegó a tener lo que hoy sería un albergue de mujeres agraviadas desde la cuna. El príncipe,  virilmente cayó en el enojo y mandó decapitar a la niña. Ella, avisada por una de sus protegidas, escapó una noche veraniega en las ancas de una yegua. La señora Bites temerosa del destino, le preocupaba correr con la misma suerte. Cada día, los padres enterados de las cuantiosas sumas que pagaba la señora Bites para rescatar a las adolescentes, llegaban por miles de lejanas tierras a ofrecer a su hijas. Fue el tiempo de la bonanza en las hosterías y posadas que circundaban la Pena Ventosa. Abrumada y desencantada por no recibir ningún apoyo de todas las adolescentes, acostumbradas a lucrar con su castidad; una noche de enero, cuando el viento parecía comerse los oídos, la señora Bites, tomó el cofre con el dinero que le quedaba y partió con rumbo desconocido.

Algunas adolescentes volvieron a su casa paterna, otras trataron de encontrar refugio en los claustros, las más quedaron con varón y tal vez, alguna irreverente encontró acomodo en las universidades, en Coimbra o en París, o Salamanca. Durante noventa años la casa de la señora Bites fue convertida en una casa de citas muy afamada que se le llegó a conocer con el apelativo de Ventorrillo. Después, fue una casa de costura, y antes del abandono, fue droguería.
Hoy, sólo el viento baja raudo por la pena*.   

*En portugués la palabra pena puede significar peña( morro). Juguemos con la acepción de pena como dolor (usado tanto en español como en portugués). Pena también es la extremidad de las aves (ala).
Fotografía Ruada da Pena Ventosa, Cetro Histórico do Porto, Portugal

lunes, 19 de enero de 2015

Brevedad VIII


- Fuimos breves
- Como un suspiro.
- Una sílaba apenas.
- Un cruzamiento de signos.
- Sólo el cadalso.
- Y esas horas coaguladas.
- Entre brumas.
- Los gendarmes vigilantes nos están mirando.
- ¿Dónde?
- En esta brevedad que se consuma.

viernes, 9 de enero de 2015

jueves, 8 de enero de 2015

Ángeles crecidos


En lo mas hondo de la vieja ciudad, antes que las alcantarillas humearan la respiración de las entrañas terrenas, ellos ya se frotaban las alas con alcanfor. Con el silencio endurecido y los riñones repletos como cualquier mortal, se pasean al alba. Son profesionales del desprecio porque son sordos a las suplicas. Muertos de sueño, andan fugitivos de alegría tatuando con su orines las paredes de los edificios. Cambian de sexo con gran frivolidad, con la esperanza de engañar a los necesitados de caricias. Quien los mira, piensa en lo sagrado para enloquecer en el fango de la promesa no cumplida. Como una pena ya sin piel, ellos tienen una alta calma y machacan con cinismo las pocas rebeliones emboscadas en los prostíbulos.

Con el hambre del varón y el misterio de la hembra, se reproducen así mismos como el miedo. Si los miras al alba en cualquier época del año, no te engañes, son los Ángeles crecidos. No hay triunfo ni consuelo en este encuentro porque la rabia se limpia los colmillos.

Tinta/papel 20 x 30 cm.

miércoles, 7 de enero de 2015

Julieta de Lourero


Julieta de Lourero, rubicunda dama de mediados del siglo XX, vivió entusiasmada de su talle hasta que un día, su madre, una bárbara venida a menos, le sugirió probarse el vestido de bombasina, regalo de un pretendiente napolitano que se llevó sus joyas, la honra no, porque esta siguió en extravío en una inusual sed geográfica.

- Mamá, no me gusta la bombasina
- Si te gusta. A toda la gente le gusta la bombasina. EL color es lindo. Lo que pasa es que no cabes. Yo, a tu edad, dispenso decirte lo bien que me sentaba. Es más, todavía me viene.

Julieta de Lourero, piadosa como era, guardó la daga que llevaba siempre oculta entre las amplias mangas de su blusón. Julieta de Lourero se gustaba. No necesitaba hombre para sentirse bella. Un fuego interior le recorría, como ese de su admirada Susan Sontag, odiada en casa y casi en toda la ciudad.

No se sabe con certidumbre la verdad, lo que no es rareza, pero un día apareció colgada en su habitación con una tira del vestido de bombasina la bárbara madre. La turba multa señaló a Julieta de Lourero como la irremplazable asesina. Soportó como Diosa las injurias y los escupitajos que escurrieron por su linda cara. Orgullosa de su talle estuvo en prisión tediosos tres años. 
Su liberación, fue una afrenta más para su bárbara madre, al saberse que el napolitano, era el hijo del padre de su concuño, que al sentir la amenaza de contarse la verdad de su historia, no toleró más extorsión y juró vengarse.

Algunos historiadores que trabaron conocimiento de la historia afirman que Julieta de Lourero, vive sin sacrificios vanos y quitada de la pena en un silencio tonificante.

Acuarela/papel 30x 30 cm.

martes, 6 de enero de 2015

Despiste mágico


- No era él.
- Que sí. Yo lo vi. Montado en su caballo.
- Yo no vi nada.
- Era Gaspar, no tengo dudas. Todavía huele a montura.
- Sueñas. ¿A caso no sabes dónde estas?
- ¡Claro! En Portugal.
- Y no sabes que Gaspar es mal orientado.
- Es verdad.
- En todo caso el que vendría sería Baltasar. Es más cercano y conoce los rumbos.
- Tienes razón. Tal vez me confundí, como no sé a que huelen los elefantes.
- Obvio. 
- Pero, parecía caballo.

Fotografía: Estátua de Vímara Peres na cidade do Porto, obra de Salvador Barata Feyo, em 1968

lunes, 5 de enero de 2015

Quedaron tres


Apócrifos desde un inicio cabalgaron por Persia donde estudiaron la unción de los símbolos con la realidad. Eran muchos y sus nombres quedaron inscritos en la arena del desierto, por eso han desaparecido. Tan grande fue su erudición, que ya habían previsto que los dones de su pensamiento serían escondidos dentro de los zapatos infantiles. 
Darissa de Ecbatana, dejó escrito que tres Magos llegaron ataviados con la angustia del extravío, anduvieron varios meses siguiendo las estrellas para encontrarse al final del camino con la certeza de que el regreso sería menos fatigoso. En ese trayecto fueron obsequiando a todo los niños que salían a su paso algunas palabras de aliento, dulces, incienso, sándalo y dátiles que los niños agradecían y preguntaban ansioso cuándo regresarían. Ellos, por no desanimar, prometían que al siguiente año regresarían. Como matemáticos acostumbrados a la exactitud, cumplieron su promesa por 12 largos años. A partir de entonces, el mito del eterno retorno alegra las almas inocentes.

La imagen que ustedes miran es el resultado del retrato hablado que la propia Darissa de Ecbatana, recogió de los testigos, que ya adultos y con poca memoria describieron ante sus pacientes oídos. 
El diseño esta remasterizado para su mejor definición.

Acrílico sobre tela.

viernes, 2 de enero de 2015

Cuadros de una visión inconclusa


I
Los seres se forjaban en el alba de la sensibilidad física. Su pasado era un cúmulo de memoria empolvado en grandes archivos de la biblioteca central.
Estos seres no se acomodaban en ningún espacio referido por los límites de la visión. Surgían sin reclamo específico, sólo duraban en la antesala de cualquier dato sensible.
Si nos fuera dado conocer sus aromas, ninguno se mostraría tan alevoso como cuando se les reclama, mostrando la ironía básica de su existencia.
Yo los conocí cuando apenas eran un soplo y desde entonces, no hay más que esperar un deshonor de mis ratos en torno a una pálida evocación a los juguetes, para que ellos se muestren.

II
La arritmia carcomida por los rumores de luz desenvuelve la posibilidad de encuentro. La primera como sabor y la segunda como tacto. Cualquiera de las dos carece de sentido, pero permanecen ambientalmente sobre las cortinas, que revelan a intervalos de viento, lo reducido del paisaje. Manjar siempre en discordia con el apetito; antojos sin paladar y sin aliento al paso del placer.

III
De color sumamente áspero, los rincones dormitaban sobre sus aterrados polvos en el almacén intocable de la mugre. A semejanza de las entrañas viscosas del iluminado pabellón de los misterios.

IV 
Azotados por el vapor, las pequeñas hojas golpeaban plácidamente sobre las piedras, atónitas por su fragilidad de tacto y su inmediatez de…

V
Quiero que sepas que hacía más de cinco años no volteaba a mirar las figuras que disponían la entrada.
Prefiguraba ideas acerca de sus contingencias, irrelevantes para su trasfondo, pero inevitables para el desarrollo de mi espacio.

VI
EL anhelo de disentir una vez más en los entornos de la emoción, eclipsa bellamente el círculo atontado de las horas.

VII
Sin esperanza, se perdían en un sonoro dolor todas las visiones divinas que el antojo colocaba, como feliz desencanto a la certidumbre de saber, a pesar de los errores, la existencia de un mundo nuevo, que presumía de sumir hasta el centro su huella y que ahora se perpetuaba como temperamento.

VIII
La silla dispensaba su sombra, borrando su aquilatada soberbia en una extensión inusual sobre un piso decrépito y jorobado, pasando sin lugar a dudas por una reconvención de la luz, que oblicua llegaba a tocar los perfiles de cedro bronceado.
IX 
Las desfiguraciones poéticas se transfiguraban en una narrativa histórica, en cuya evolución anárquica las leyes naturales fantaseaban.

X
Regordeta, la roca húmeda, pesada y sorda, percibía su erosión como maquillaje disoluto.

XI
El lago claro y tibio se desliza en la sombría cera de la llanura.

XII
El paisaje peca de esgrimir la figuración como fin.

XIII
Al cerrar la puerta el reflejo se retorció hasta el alarido. Su última bocanada de luz incolora y fina se impregnó en las ventanas.
Asesinato inútil y perfecto. 

XIV
Estiraban las manos con una apetencia sólida de encontrarse con la luz, así con la ruindad del dormitado, sin darse cuenta de su desnudez que rozaba el simulacro del descanso. Imaginaban que todas esas horas de espera significaban la primacía de hallar, a solas y en secreto, la revelación de un misterio maravilloso y eterno: la mañana apresada por la luz.
Al llegar ese momento se encontraban sus dedos gesticulando sin descanso. La nada en círculos canturreaba afirmaciones poco precisas, para desconcertar a cualquier existencia; fanfarroneando su intromisión en los objetos que, a pesar de ser reales el ambiente les desfavorecía. 

XV
El ser como delirio de libertad, padece evaporaciones sustantivas.

XVI
Las eternas dudas se dispersaban por las hendiduras, carcomiéndolas hasta dejar orificios minúsculos que saturaban la superficie de manera tan pertinaz, como si una voluntad extraña arrojara su presencia sin contemplaciones.
Yo me encuentro acotado por el intenso frío que produce la estática de la visión, indeciso de cavilar sobre la dilatación de la pupila; sumido en una petrificación sudorosa, que no conduele a la antigua movilidad de los dedos. EL escepticismo me perfila como reptil confundido en su alboroto.

Esas normas que persiguen toda disparidad de los contornos, ciegan cualquier intento por desprenderse.

Texto publicado en la Revista Monolito XV

jueves, 1 de enero de 2015

Enero 2015. El inicio


Mi estimable clientela, El Abarrote levanta la cortina en este nuevo año 2015 con la costosa alegría de lo recién nacido. Se dilata la fortuna de los costales repletos de maíz y la refinada harina blanca que una vez por semana hornea a esos furtivos panes que nos sirven de merienda, reposa en las bandejas. 

Tengo que comunicarles con los labios de inocente empresario de barrio alto, que el Calendario 2015 “Ángeles sin Guardar” ya esta en los hogares de las amables compradores y otros calendarios ya tomaron el curso indicado. Por ese feliz motivo, les hago saber a todos los que pasen a leer que: por respeto a los poseedores del Calendario 2015, los dos primeros meses no aparecerá en el mostrador del Antojo la imagen del Ángel que no guarda el mes de enero y el mes de febrero. Lamento si esto les causa algún disgusto y los animo, si así lo desean, a pedir su Calendario “Ángeles sin Guardar” y el señor Don Camilo los atenderá como se merecen. 

No se preocupen (si es que se preocupan) les enviaré estos dos meses mis respetos y mis saludos como cada mes. 

Que tengan un buen inicio y que el trigal crezca fuerte para hermanarse con los maizales.