domingo, 28 de diciembre de 2008

Humedad

Desgajando musgo, el tlaconete deja su baba amarillenta en un lugar inalcanzable para el niño que desespera al ver que la torpeza de la fuga es más ágil que su ingenio de emboscada.
El niño se embarra la sal en los cachetes y mira perplejo la escalada del tlaconete, que buscará un refugio en el ladrillo,
para esperar la lluvia que lo anime, como un bosquejo lunar.
En su liquidez parsimoniosa arquea su molusca forma, dejando a cada pausa, una sensación plácida y bienhechora.
El ladrillo untado de manchas rojizas y verdes desparrama humores cancerosos que se distorsionan al calor y a la penumbra. Las florecillas acotan la espesura en una frialdad que se huele, que se palpa, como terrón desmenuzado en la nariz. El olor a yerba se confunde con las palpitaciones de la marcha. La luz acaricia la baba que deja el tlaconete dejando destellos en la huella lastimosa y dolorida. Esos destellos se filtran por las antenas del tlaconete hasta percibir el lamento que campea con el himno de una voz, que se arremolina en el arrastre.
Cavilando, el tlaconete deja llegar el sueño a su blandura y calado por el frío, bosteza entre el musgo y el ladrillo.
Sergio Astorga

Acuarela/papel 20 x 30 cm.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Chiste irónico

La hora no marca,
testaruda
obstinada
sola.

El café se derrama
infecundo
cohibido
torpe.

El ojo se pasma
inmóvil
descortés
fiero.

No se cual tristeza
es mas honda:
la que dejé
o la que llega.


Sergio Astorga
Acrílico/tela 60 x 100 cm.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad

Para todos los amables y antojadizos amigos lectores y veedores, les deseo que la piñata de la noche buena les deje frutas mentales; cacahuates anímicos; naranjas amorosas, cañas valentonas; caramelos bicolores; guayabas alentadoras y, un gran abrazo de este charro por su compañía y comentarios.
Sergio Astorga

domingo, 21 de diciembre de 2008

Amar a tiempo


Paquita de mis de mis mas nobles y profundos sentimientos, quiero que sepas que hubo un tiempo lejano en que yo era otro, no lo tomes a mal. Sí, han pasado varias eras, nunca el pasado fue mas largo que el que pasó antes de darnos cuenta. Déjame explicarte.

Era la era arqueozoica, hace 3 000 millones de años; aparecieron las primeras células, intimas, tímidas, elementales, no había conciencia, ni memoria del instante.

Hace 1 000 millones de años aparecen células complejas. La vida avanza lentamente. La era protozoica jugaba en nuestro planeta - no sabíamos que iba a ser nuestro (el planeta)- y con variedad inaudita hace 600 millones de años aparecieron los primeros organismos unicelulares (todos invertebrados).
Entonces los océanos, como en el que te miro, se pueblan de primitivos peces ya con vértebras. El Celacanto ya nadaba callado entre las profundas aguas verde azules.

Llegó inevitable la era Paleozoica hace 400 millones y después de 50 millones de años de prueba, los vertebrados salen del océano y se transforman en anfibios, un poco sueño y un poco vigilia, así como mi deseo por tu persona, Paquita de mi actualidad.

Había un sólo continente: la Pangea reina en el orbe; no existe España, ni China, sólo plantas y clorofila; procesos físicos y químicos y un poco de olvido entre la tierra y un silencio de pájaros al vuelo.

A caballo entre los tiempos hace 300 millones de años los reptiles aparecen y se adueñan del planeta, desde entonces, la sangre es fría y algún resquicio en mis venas se ha quedado. Los insectos reinan ufanos, multicolores, poliformes y los dinosaurios se contagian de grandeza.

Llega con fanfarrias hace 200 millones de años la era Mesozoica con los mamíferos a cuestas, pequeños, insignificantes, casi ratones astutos y asustados. Las plantas empiezan a dar flores y los sauros empiezan a ser guapos con sus sauras y les envían perfumados regalos.

Hace 65 millones de años del cielo llegó la desgracia y los saurios quedaron como testigos fosilizados y las aves y mamíferos tuvieron tiempo de sentirse dueños de un espacio.

En la era Cenozoica llegó el que me dio posterior nombre, hace 100 000 años, ahora soy mamífero, carnívoro vertebrado, bípedo y enamorado. Disculpa si me tardé, pasaron algunos años para poder encontrarte y no pienso separarme de ti hasta la próxima glaciación.

Por las eras y millones de años que me anteceden déjame decirte que te amo.

Sergio Astorga

PDT. Por un cósmico momento a tu lado vale la pena tantas eras.

Acrílico/tela 40 x 50cm.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Le doy mi palabra

Señora Angustias tengo el atrevimiento de enviarle esta carta para explicarle, no sin vergüenza, la equivocación imperdonable que cometí al confundir su impermeable con el mío. Usted habrá notado que son del mismo color y aunque el de usted es mas grande, quiero decir, mas amplio; en mejor estado, no me malinterprete, estoy un poco nervioso, sabe, tuve una semana complicada, mi esposa, bueno mi futura esposa está con problemas de alumbramientos, quiero decir, no está grávida, no, ella es electricista, creo que es la única mujer electricista que trabaja de manera independiente y esta realizando una instalación en una fabrica de juguetes, ¿usted la debe conocer? es la que tiene el osito vestido de bombero, me refiero a la fabrica, es verdad que mi mujer es un osito, una osita, no por el tamaño por supuesto, lo digo por lo tierna y mi mujer, como ya le dije no es bombera, es electricista. Sí, fue una semana difícil y por si quedarse a oscuras no fuera poco, a mí están a punto de cancelarme la cuenta bancaria y yo quedaría literalmente en un túnel que ni mi eléctrica compañera podría solucionar. En este estado de descomposición funcional me encontraba cuando tomé por error su impermeable. Lo tomé así, al impermeable, como quien entra a su casa sin pensar en el color de la puerta, fue un acto instintivo, reconozco, a veces el instinto confunde lo que tiene enfrente de las narices sólo por hábito; recuerdo que a mi hermano Wilfredo le pasó con su “juliana”, no piense mal, no hablo de su mujer, mi hermano, tan estricto, nunca iría a confundir a su esposa, la juliana es una sopa que él gustaba mucho ¿la conoce? Es una sopa que lleva verduras, papa, zanahorias, guisantes y creo que cebolla y ajo. Un día Fredo, a él le enfurecía que lo llamara así, decía que era nombre de perro con bastardía comprobada, como mi hermano ya murió y a los muertos se les puede hablar como uno quiera, que para eso se murieron, pues le cuento que Fredo un día se comió una sopa de frijoles pensando que era de verduras. Sí señora, ¿una sopa de frijoles confundirla con una de verduras? Así como le digo. Era tanta su ofuscación, la idea preconcebida, que no reconoció al comer la sopa, la diferencia entre la zanahoria y el fríjol. Justamente a mi me pasó lo mismo. Ese día llovía, como es evidente, sino para que el impermeable, cierto es, que muchas personas usan el impermeable como abrigo, para romper el viento o sentirse investigador de algo, usted puede usar a voluntad lo que se pone, que para eso es libre o ¿no?... Pero, ese día era irrebatible: llovía y en abundancia. Al salir de la conferencia, que si me permite comentarle, me fascinó, la manera de tratar el tema, y es un tema difícil “Los hábitos sexuales de los coleópteros” da para muchas suspicacias, ¿no cree?, yo no soy biólogo, ni ecologista, yo estaba esperando un taxi y como comenzó a llover, entré al edificio, y en esas estaba cuando al mirar a mi izquierda leí en un pizarrón azul “los hábitos sexuales… no alcanzaba a distinguir las otras letras, me tapaba una señora que hablaba por teléfono, si he leído que la conferencia trataba de los hábitos de los coleópteros, tal vez regreso a la lluvia. ¿A usted le interesan los hábitos voladores? Si me permite decirlo así, supongo que usted es una especialista, o tal ves sea esposa o novia o amante del conferencista, no tiene nada de malo, no estoy levantando falsos, es solamente un supuesto, usted sabe lo que es, a mi solo me toca suponer, no importa, lo que le quiero decir es que cuando escuche la frase: “…los detalles provocan mas placer que la conclusión misma”. Sentí que las puertas de la gloria se abrían. Sentí que mi vida estaba contenida en esas palabras, por eso no me percate y tomé su impermeable en lugar del mío. En mi defensa debo decirle que usted no estaba en su lugar, la silla estaba vacía, tal vez se sintió indispuesta o fue al baño, a veces no importa dar explicaciones a los hechos, los hechos son, si los coleópteros vuelan no importa saber porque no reptan, lo que quiero decirle en concreto es que en el estado de éxtasis que me provocaron esas palabras me levante de mi silla y vi un impermeable del mismo color y lo tomé. Por supuesto que no me fijé en que no era mi silla y por tanto no era mi impermeable. Al salir a la calle sentí el impermeable un poco holgado, no se ofenda, yo soy magro como un fideo, no piense que estoy haciendo referencia a algo en particular. Al llegar a casa, vivo en la avenida de los Arcos, no existe ningún arco, todo es recto y gris, así es la realidad inconclusa y contradictoria, que pudo contarle que usted no imagine mejor. Yo vivo en el numero ocho, es una casa pequeña de color verde.
Al entrar me quité el impermeable y lo arrojé al sillón, nunca me comporto así, eso de llegar y aventar la ropa es, como decirle, de mal gusto, un mal hábito, pero ese día lo hice y mire que por algo pasan las cosas, del bolsillo del impermeable cayeron unas hojas blancas escritas en letra bold de 12 puntos, Helvética, fue entonces que me di cuenta que el impermeable no era el mío, yo escribo en Futura Light, escribir en tipos helvéticos, ni soñando. Doña Angustias, ¿le puedo decir así? Lo digo en un afán de respeto, no piense que es por edad, los textos no tienen edad real solo literaria. Doña Angustias, leí lo que estaba escrito, no lo pude evitar, espero que comprenda, nunca pensé que ese texto tuviera una dirección real y que me permitiera escribirle esta carta. Lo leí sentado en este sillón en donde ahora le escribo, es un sillón muy confortable, usted se lo puede imaginar y luego confrontar, si es que algún día quiere visitarme, hay veces es mejor contar sin decir. Me parece que usted usa la segunda persona y eso le da la ventaja de que puede ser alguien que esta dentro o está fuera, puede ser un narrador que conoce o es un monólogo interior, evita usted al narrador omnisciente, que todo lo sabe y todo lo ignora. A veces contar una historia no es solucionar los conflictos, me decía mi abuela, no era propiamente mi abuela, pero como estaba sola y sin hijos decirle abuela era como justificar su vejes, ella lo sabia y le gustaba. Ella aborrecía las historias lineales me decía que los malos libros y las malas vidas don lineales, ponía de ejemplo a mi sobrina Adriana, ella si es mi sobrina verdadera, es hija de mi hermano Fredo y tiene pelo oscuro, disculpe, estoy cayendo en el mismo error, estoy contando datos que no interesan, en fin Adriana estuvo a punto de matar a su marido con un cuchillo de cocina, todos pensaron que era por que su marido la engañaba y sin embargo fue un misterio, ella sólo sabia que tuvo un acto de rabia que la marco toda su vida y esa era su historia. Un hecho que si se explica, muere. A veces el cómo es mejor que el porqué. Los lugares comunes, decía también mi abuela, son mi condena, porque estoy vieja piensan que soy amorosa y llena de nietos y soy amarga, no gusto de los niños y no tengo el cabello blanco porque me lo pinto de castaño. Espero que no le molesten mis palabras y que el texto que escribió, porque usted lo escribió, ¿verdad?. O es usted profesora de literatura y es una tarea de la escuela de uno de sus alumnos o tal vez ese texto es de su vecino y usted indiscretamente leyó. Espero que el impermeable que esta todavía en éste sillón sea suyo y si no lo es, entonces el texto tampoco es de su autoría; en verdad ya estoy confuso. De cualquier manera si usted no se llama Angustias yo ya tengo sus síntomas. Voy a enviar el impermeable, su texto (espero) y esta carta a la dirección que viene apuntada. Si no es usted quién pienso que es, le doy mi palabra que fue muy grato platicar con usted y no pierdo la ilusión de que me conteste. Palabra que si.

El impermeable
Por razones obvias no doy mi nombre.

Sergio Astorga

Tinta china/papel 20 x 30 cm

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Horizonte

Quedará en la mar acurrucada,
sin mas tibieza
se reclinará a beber
y de su almohada nacerán
los paseos y la borrasca.

Desmayará al oído del quelonio
y engrosará
la cúpula de su paciencia,
calentado las patas
hiladas del cangrejo,
para morir en el lamento
del pelícano.

Como bálsamo,
la ola peinará sus comisuras,
y prendida como arete,
la caracola parirá murmullos.

El delfín retoza
en la corriente,
avisando que en el juego,
la lucha es apacible.

El coral de rosa reflejará
las palpitaciones de la medusa,
y encallará toda blasfemia marinera.

La tarde dejará la llama
que arde en sus arenas,
y volverá la calma,
al ver al horizonte resguardado.
Sergio Astorga


Acuarela/papel 20 x 30 cm.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Proyección

Si me ves te miro;
te puede no gustar lo que ves.
La luna me alumbra,
el sol me quema.
De perfil se afianza
alguna melancolía.
Estoy peinado,
cierra los ojos,
duerme, sueña
que el espejo
calle la imagen
de lo que pienso.
Sergio Astorga
Acuarela/papel 56 x 76 cm.

domingo, 14 de diciembre de 2008

POSADA



Horizontes inflamados
de jícamas estrelladas.

En la mandarina del día
enamorada la lima
se despide de su caña.

Un batallón de tejocotes
ruedan en señal de triunfo,
y de una carcajada pinta
se descuelga la piñata.

Que tu sed tenga posada
y tu árbol pictogramas,
y no pierdas el camino
cuando muerdas la guayaba.

Sergio Astorga
acuarela/tinta/papel

jueves, 11 de diciembre de 2008

Cuando...

Cuando yo no esté porque regreso
desde la ventana de tu casa donde miro
se abrirán de nuevo flores
y un eco de mí quedará siempre.

Cuando el Duero remonte sus caudales,
el olor de mis actos
quedará impaciente
untado a tus quehaceres.

Cuando yo no esté porque regreso
tatuado de ti seré un grano
de sombra devorado y un poderoso
obelisco de abril o mayo.

Cuando el granito
tenga verdes cantos de gaviota,
un dulce brío
sentirás que te recorre,
y el ciclo de memorias
volverá a llenar
el camino de mar que nos separa.

Cuando ya no esté porque regreso
te seguiré llenando de palabras
y un poco de vida quedará
al través de la ventana.

Sergio Astorga

martes, 9 de diciembre de 2008

El come Lunas


Cada vez que el infinito se abre como un mineral y la noche enseña una cordillera de puntitos luminosos de oriente a poniente, el come lunas, con un apetito redondo y un paso intensivo, sale de su cáscara, se le olvida el habla y con sufrida sagacidad persigue el haz de luz que danza entre los híbridos verdes del bosque.
Al llegar al estanque, el corazón del sapo comienza su latido de agua; un montón de luciérnagas se marchan y el come lunas, con dos palomas como manos, abre la boca y su aliento de rama machacada, inunda de hechizos atmosféricos las diferentes fases de la luna.
Cuando veas una senda de alfalfa en la cintura de los cielos y diagramas de plata en tus papeles, recuerda que el come lunas esta inflamando sus pulmones.
Sergio Astorga

viernes, 5 de diciembre de 2008

Tres Pistas Tres


Un elefante conserva
el equilibrio del día.
¡Cuanta suerte!

Un león se pasma
ante el espejismo amarillo
¡Cuanto ardor!
Un trapecio anual
se columpia ante el vértigo de plumas.
¡Cuanta fortuna!

Cumplir y descumplir,
rutina feliz en el circo
de tres pistas.

¿Y usted que espera?
En alguna su rutina
puede mostrar.


Tres pistas tres

Sergio Astorga

miércoles, 3 de diciembre de 2008

¿Será?

Por la noche
humores imbatibles.
Una plenitud desoladora,
un pájaro nutrido en festivales;
un sol mal colgado
por el cielo,
una sorda ambigüedad de agua.

Lecciones de cristal
bajo helada luz
al abrazo del otoño.
Paz y heno:
flama que encuentra parafina.

Se escucha la armonía
de las esferas,
molienda de formas
en los negros indefensos,
y en este pecho
y ombligo de arena
alguien me ama
o me derrumba.
Sergio Astorga

sábado, 29 de noviembre de 2008

Los nombres que vibraron


Miré que el viento
rompió el penacho verde
de la espera
y tocó la puerta el mar azul.
Así aprendía a leer.

¿Qué sería de mi sin la espada
enredada en junio, lo sabes?

Toda casa tiene
un guerrero protector
y un reloj colgado
y un canto que olvidar,
por eso hoy te escribo.

Aviento la red de mañana
para atrapar al pez dorado,
si te asomas,
si te asombras,
lo verás cabalgando.

Es cosa hecha
el suspiro que conversa
y la gana de decir:
que tengas la espera sabrosa
y el calor amado del día,
y el oro
y la plata
y el sueño ligero,
siempre ligero.

Déjame los tiempos quemados,
las llamas viejas,
el sonido vacío
de los nombres que vibraron.
Sergio Astorga

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Premio al esfuerzo personal 2008


En la “Blogosfera” existen unos premios que se otorgan en plena libertad y cuya finalidad es reconocer, alentar y difundir lo que a nuestro saber o gusto tiene una calidad creativa, ya literaria ya visual o de difusión e información cultural.

Las condiciones de uso y disfrute son:
1. El premiado ha de premiar al menos a cinco blogs con dichas características.

2. Mencionar el blog que otorga al premio.

3. Enlazar el origen del galardón.

4. Exhibir la imagen del premio.

Tuvo la gentileza de concederme el Premio la escritora Fátima Fernández Méndez que camina por el aire en sintaxis con el ave y que tiene el blog Muchachas de Sal de imprescindible visita y a la que agradezco su bionomía.
En ese uso de libertad se me antoja conceder el premio a los siguientes Blogs:

1.Ojo Travieso de la escritora chilena Lilian Elphick voz profunda y nítida, cuyos abismos habituales son ecos de aguamarina.

2. Siempre con Historias de Izaskun Legarza: de las canarias vienen las noches de letanía y las aflicciones del tiempo como si fueran de almendro.

3.Sueños en la Memoria de Gemma Pellicer (Mega) ahora que tiene aires frescos del sur en la memoria.

4. Escritura Aleatoria de Miriam Jarade cometa de su mudanza, como cascada de dudas su desparpajo se inscribe.

5.
Ocurrió en Febrero de Maribel Romero Soler porque soñaba con los azules como si fueran recuerdos.

6.
El Alféizar de Juanan Urkijo porque afianzado en el misterio divaga solitario, combinando los contrarios, y del silencio es propietario.

7.
Fuego con Nieve de Antonio Rivera Taravillo porque el fuego de la palabra se traduce en agua nieve.

Porque del antojo nace la admiración, espero que los premiados reciban mi reconocimiento sin reparos.
Sergio Astorga

lunes, 24 de noviembre de 2008

Retrato de Familia


Con el saludo vertebrado de éste mamífero te envío el retrato panorámico de mi familia.
Podrás observar el parecido de la tía Pepa y del tío Vicente, así como la de mis primos "el pantera" y "el zopilote".
No puedo dejar de mencionar a mis tíos Don Baldomero, tan achacoso y mocoso, como sus hijos, y al tío Gabriel, siempre tan elegante cuando se trata de aparecer en sociedad.
Siento decirte que mis abuelos no están, fueron devorados antes de que yo naciera.
Con la certeza de que el semblante de mi familia te ayude a conocerme mejor te envío mi mejor rugido.
Sergio Astorga

viernes, 21 de noviembre de 2008

Entre-Vista



En el estanque una culebra con el verdor azul del agua retoza y ondula la superficie. Los reflejos se acomodan involuntarios, trayendo a contra corriente la distorsión o el empalme.
El agua y la culebra al fundirse en un abrazo curvo, proyectan dos cuerpos que en la hierba entrechocan. No hay reposo en los reflejos; la imagen de un ombligo remonta una cresta, y al menor requiebro del agua aparecen los muslos, que incitan la abulia de una ola que se resiste al nado. En la orilla los mosquitos se atragantan de luz y el cabello se abate con el limo.
De repente, la culebra gira virando las tonalidades del agua, en tonos que se desplazan desde un verde acedo, hasta un azul rutilante.
La refracción de los cuerpos se agranda y se encoge; se barrunta apenas el contorno de una espalda que navega en celo; un brazo que enreda la lisura de un vientre, y que al proyectarse en el agua empuja los límites del estanque.
La irremediable sombra de una nube se deja caer, mientras una onda arremete contra las piedras, formando una espuma blanquísima, que se confunde con la imagen de una lengua ensalivada.
De pronto los reflejos cesan… parece que la calma se entume junto a la culebra, pero sólo es el acicate de un reflejo viril, que aparece y desaparece en un salvajismo de agua dulce.
Emerge; respira… se sumerge en un movimiento tenaz, como aquél polvo que a lo lejos –por el camino que rodea al estanque- anuncia la llegada de un añoso carretón.
Confinado a una marcha torpe y a un perplejo porvenir, el carretón vapulea la distancia; parece inmóvil, hipnotizado por el calor. La madera y el metal se atolondran; crujen en una destemplada sequedad. Pero avanza… avanza al tumbo de una mula adormecida por el estrépito de las ruedas, que giran borrachas en un lujo inútil por mantener el paso.
Se acerca devorando kilómetros con una gula insípida, y aunque la mula se afana, el carretón parece suspendido en medio del polvo, como si esperara un cambio de naturaleza, y que en vez de rodar él, fuera el camino el que rodara.
Sin embargo, avanza… avanza tras el cadente paso de una pezuña, que percute como un puñetazo pulcro… solitario; en una marcha que se impulsa al roce de la rienda; impulso de una raza que nunca se revela a la voz del dueño, no importa que ese dueño viaje atento al rechinar de sus huesos. No hay paciencia que lo alcance, que le perturbe; el mira de frente al camino. No se preocupa, él lleva las riendas, el ritmo, su vejez.
El estanque esta cerca, se escucha un chapaleo en el agua. A una voz de rienda, carretón y mula se detienen. La espera es larga… sinuosa; él, con una crepitud enorme, apoya su pie descalzo en la rueda. Desciende lento… atávico; hasta sentir el calor de la tierra en sus plantas. Avanza hasta el estanque… Observa como la culebra retoza, y cómo el reflejo de dos cuerpos se clava en su pupila.
Un sudor áspero… tibio, le corre por el vientre. Se perturba, se confunde. ¿Cuál es la imagen verdadera? ¿el reflejo verde de los cuerpos en el agua o, los cuerpos mismos en la hierba?.
No hay asombro en sus dudas, él se aleja en su carretón, para dispersar con el polvo la memoria de una sensación tal vez glauca y mortecina.
Sergio Astorga.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Hoy todas las voces

Para Lxs Chicxs y lxs que cuidan a lxs chicos
Tu cuerpo es tuyo ahora y para siempre y de nadie más.Nadie lo toca sin tu permiso.
Nadie tiene que pegarte.
Los buenos mimos, los buenos abrazos, los buenos besos y las buenas caricias son muy lindos y siempre nos hacen sentir muy bien, nos hacen felices, nos ponen contentos.
Los malos mimos, los malos abrazos, los malos besos y las malas caricias son muy feos, nos hacen sentir muy mal, no nos hacen felices y nos ponen muy tristes.
Son distintos, unos buenos y otros malos.
Nadie puede hacerte mimos que te molesten, que te hagan sentir mal o que te pongan triste.
Seguramente quien te hace esos mimos malos te dijo que está jugando, que es un secreto, que no se lo cuentes a nadie.
Los secretos son siempre de cosas lindas, nunca de cosas feas.
Por ejemplo, guardamos en secreto el regalo que compramos o una linda sorpresa para alguien que queremos.
Por eso si alguien te dice que guardes un secreto de una cosa fea, no le hagas caso y contáselo a todo el mundo.
Si un amigo o una amiga te cuentan que les pasa algo parecido, que le pegan, o que alguien le hace caricias que le hacen mal y que eso es un secreto. Explicale que ese secreto le hace mal y que tiene que contarlo.
Como este es un secreto feo y sabemos que los secretos feos no se guardan, vos se lo contás enseguida a una persona grande en quien confíes para poder ayudar a tu amiga o a tu amigo para que no le siga pasando algo tan feo.
La persona que hace esos mimos malos, que te hacen sentir tan mal, dice muchas mentiras para que tengas miedo y vergüenza.
No le creas absolutamente nada de lo que te dice.
A lo mejor te dice que te quiere mucho. Esa persona, miente.
A lo mejor te dice que nadie te va a creer cuando lo cuentes. Miente.
A lo mejor te dice que si contás van a pasar cosas muy feas. Miente.
A lo mejor te dice que lo que pasa es tu culpa. Miente.
Si alguien te hace mimos malos, que te hacen sentir mal, nunca es tu culpa.
Nadie puede decirte que no cuentes lo que te pasa o lo que sentís.
Nadie te puede tocar, mimar, abrazar, besar o acariciar de un modo que no te guste o que te haga sentir mal y triste.
Tu cuerpo es tuyo solamente, respirá hondo y si podés, gritale bien pero bien fuerte NO a cualquiera que te haga sentir mal y salí corriendo y pedí ayuda a otra persona.
Decile bien fuerte: “No” me quiero quedar con vos.
Decile bien fuerte : “No” quiero estar con vos.
Del mismo modo que no está bien pegar o lastimar a otro tampoco está bien que alguien te toque de un modo que no te gusta o que te haga sentir mal.
Hay personas buenas y hay personas malas y quienes les hacen estas cosas a lxs chicxs son personas malas, muy malas.
Por suerte hay muchas personas buenas que te quieren, te cuidan y te ayudan.
Vos no tengas miedo ni vergüenza y contale a todo el mundo lo que te está pasando.
Decilo bien fuerte, porque lo que estás contando vos sabés que es verdad.
Afectuosamente,
Mónica L. Creus Ureta


miércoles, 19 de noviembre de 2008

Una voz para muchas voces

¿Qué es el Abuso Sexual Infantil? (A.S.I.)

La palabra abuso siempre alude a un exceso, a un uso indebido, o hacer objeto de un maltrato a una persona débil y/o inexperta.
El abuso sexual es la forma más grave de maltrato de la que puede ser objeto una persona.
Nos faltan palabras para calificarlo cuando se trata de un niño o una niña o de un adolescente.
Cuando decimos abuso sexual infantil nos referimos a cualquier conducta con claro sentido sexual en la que haya contacto físico o sin él (tocar o ser tocado, por medio de palabras, exhibición de los órganos genitales y/o fotos o películas pornográficas) hacia un menor de alguien que detenta poder y/o autoridad ante ese menor, que lo hace su víctima y a partir de la cual el ofensor obtiene gratificación sexual.
Resulta muy importante comprender que no siempre se encuentra presente la violencia física para perpetrarlo, generalmente sólo es suficiente una relación de autoridad y/o de confianza entre el adulto y la víctima para que el abuso sexual ocurra.
Nuestra primera reacción frente al abuso sexual infantiles es la incredulidad, la duda.
No sólo nos resulta inadmisible, sino también impensable que alguien se excite, abuse, someta y amenace a un ser indefenso.
Para defendernos del dolor que nos ocasiona pensar en el abuso sexual infantil, individualmente y como sociedad, el mecanismo siguiente que se pone en juego es la negación: No, "esto" no puede ser verdad.
Lo primero que tenemos que hacer, es vencer nuestros prejuicios, esta resistencia individualmente y como sociedad para aceptar y reconocer que el abuso sexual infantil existe y es mucho más frecuente de lo que nos gustaría creer. Aceptar que ocurre en todos los niveles socio-económicos y culturales incluso en las "mejores" familias.
Pensamos que ocurre con más frecuencia en los niveles más pobres, menos educados, sin darnos cuenta de que estos sectores están más expuestos que los niveles medios y altos a la intervención de la comunidad y que esta es la razón por la se producen un mayor número de denuncias. (hospitales, colegios públicos).
Paradójicamente las mejores condiciones socio-económicas lejos de garantizar la integridad de los chicos, los deja aún más desamparados, más vulnerables, porque el abuso sexual infantil se silencia.
Al no haber intervención directa de la comunidad, la atención que reciben es "privada", donde los intereses económicos prevalecen y no se hacen "públicas" las cuestiones "privadas".
Por otra parte el imaginario social nos hace creer que estos monstruos abusadores se pueden claramente identificar, que se diferencian mucho de nosotros, son los desconocidos, los extraños, los degenerados, los enfermos, los criminales, ex presidiarios, los abiertamente violentos, porque nos resulta inaceptable que sean "gente como uno".
Lo cierto es que quienes son los abusadores están cerca, son siempre conocidos por nosotros y nuestros chicos, conviven con nosotros y/o con nuestros chicos y pueden ser tanto hombres como mujeres.
Enseñamos a nuestros chicos a cuidarse de los desconocidos, de los extraños.
Pero también les enseñamos a obedecer sin cuestionar y a ser cariñosos con los adultos de quienes dependen.
Facilitándoles de este modo el camino a los abusadores.
Lo primero que deberíamos enseñarles a nuestros hijos e hijas, es el respeto y la confianza en sí mismos, que su cuerpo es de ellos y a decir NO.
Lic. Mónica L. Creus Ureta
Fuente http://www.abusosexualinfantilno.org/base/

martes, 18 de noviembre de 2008

Una voz para muchas voces

¿Qué pasará con el niño y el abusador si se reporta el abuso?
El abuso sexual es prohibido por ley. Es un crimen, independientemente de quien sea el abusador. La policía o una agencia de servicios sociales, o ambas, investigan los casos de abuso. Con la ayuda de un médico, decidirán si el abuso ocurrió. Según las circunstancias, la policía puede decidir si la agencia de servicios sociales administrará el caso, especialmente si el niño es muy joven, no demuestra señales de una herida física o el abusador es joven o un miembro de la familia. La policía administra el caso cuando el abusador no es un familiar.

Después de haber reportado el abuso, lo que ocurra depende de las circunstancias del caso. El prevenir más abuso es la primera preocupación de las autoridades. Es posible que manden al abusador a recibir terapia. También pueden mandar al niño y a su familia a recibir terapia. Si el sospechoso vive en el hogar y enfrenta cargos criminales, las autoridades recomendarán que el sospechoso salga del hogar. De cualquier manera, el niño se puede quedar en el hogar si su familia toma los pasos necesarios para protegerlo de más abuso, al pedir que el abusador salga del hogar mientras proceda la investigación. Independientemente de las circunstancias, el niño y su familia necesitarán mucho apoyo de sus familia
y amistades
Prevent Child Abuse AmericaPO Box 2866Chicago, IL 60690-9950
Publicado por Joan Montanehttp://forogam.blogspot.com

lunes, 17 de noviembre de 2008

Una voz para muchas voces


Si su niño le indica que ha sido abusado, tome los siguientes pasos:

1. Haga frente al problema. Escuche las razones por las cuales su niño le dijo del abuso. Dígale a su niño que no es su culpa. Déle mucho amor, hágale sentir cómodo y tranquilo. Si usted está enojado, esté seguro que su niño sepa que no está enojado con él y que le va a ayudar. Dígale a su niño qué valiente es por haberle dicho y que entiende el temor que él o ella siente. Esto es especialmente importante si un amigo de la familia o un familiar lo abusó.

2. Hágase cargo de la situación. Proteja a su niño contra más abuso.

3. Discuta el problema con un pediatra y un consejero quienes pueden proporcionar apoyo.

4. Reporte el abuso a la policía o a la agencia local para la protección de menores. Pida ayuda sobre cómo recibir apoyo durante una crisis.

¿Puedo encargarme del abuso sexual dentro de mi familia sin comunicarme con las autoridades?Los padres no deben de intentar parar ni tratar el abuso sexual por sí mismos. Si sospecha algún abuso, siga los pasos mencionados y busque ayuda.

Prevent Child Abuse AmericaPO Box 2866Chicago, IL 60690-9950

Publicado por Joan Montane
http://forogam.blogspot.com


viernes, 14 de noviembre de 2008

Luz de vida

En torno de las sombras uno camina y a veces una asilla de vida se nos clava delante de los ojos y nos hace abrirlos desmesuradamente como si el embeleso de mirar fuera un encuentro que intuíamos pero negábamos. Mirar los objetos, penetrarlos, describirlos, persuadir al espacio que se fije, que se quede inmóvil; alargar los reflejos, detener en su incesante recorrido por el espacio a las imágenes; sólo el ojo humanos lo consigue. La fotografía da testimonio, y sobre todo, la fotografía en blanco y negro. Luz y sombra: íntima verdad de las cosas, no el espectáculo del color y su algarabía, solo la silenciosa afirmación de los claro-oscuros.
Por estas tierras de New México este abarrote tuvo la oportunidad de visitar y conocer al fotógrafo Thomas Vorce, un hombre que literalmente se le va el aliento en cada fotografía, física y lumínicamente, por no decir espiritual.
Thomas Vorce nació en 1942 en Holywood, California, tiene una licenciatura del Western Michigan University, ha sido dos veces nominado para los premios Spider Awards (premio anual para la fotografía en blanco y negro) y un ojo múltiple perdido en su propia inmensidad.
Las tres fotografías que este abarrote seleccionó están tomadas en Taos y en Santa Fe que se encuentran a 70 millas la primera y a 30 millas la segunda de los Álamos.




Bajo los cielos, muros de piel a la intemperie, arduas sensualidades por el tronco de los árboles, parece que se escucha la luz, en un vaivén de reflejos y no es la memoria, es el acto lúbrico de oquedades contra el muro, es la mano del instante sobre los muslos de adobe. Parece que el amor es más sonámbulo cuando a la mitad del día el sol cae como ardiente, radiante testigo enamorado. Mientras los paseantes caminan por las calles de Taos, en sus muros, los reflejos se aman.


Silbar de los contornos, todo es quieto y el delirio de los perfiles se proyectan sobre el muro, trascurre el tiempo; el latido de la luz es su follaje, inmóvil el silencio y la pupila se inflama. El camino parece que termina en el muro, más bien comienza en el muro, son los pasos del reflejo, y la rama buscándose en su sombra, es mirar el pasado sin
futuro, sin arrugas, y también es sentir la humedad de los volúmenes y su soledad de forma delante del asombro. Todo es anónimo, el espectáculo, las formas, la belleza no cesa y en buena hora queda impresa para aclararnos otras realidades.



Thomas Vorce nos recibió amablemente, sonriente junto a su computador nos hablo de su proceso de trabajo, de la sorpresa que es mirar todos los días y encontrar el espectáculo del mundo, no hay que ir de prisa, comenta, hay que tener calma para contemplar y como afirma con firmeza “si realmente lo quieres lo consigues”.
A veces una astilla de vida se nos clava en nuestros ojos, Thomas Vorce tiene enfisema pulmonar y conectado al oxígeno trabaja todo los días, sabe que puede morir hoy o mañana, viven en Santa Fe, en un conjunto habitacional donde tienen apoyo de enfermeras y todos los servicios. Es un departamento pequeño, confortable, luminoso.
Sí, en cada fotografía hay literalmente un soplo de belleza y de vida. Porque el claro-oscuro nos ilumina con su drama y nos perfora la consciencia. Porque así es el abarrote.
Sergio Astorga

jueves, 13 de noviembre de 2008

El GATO MAS CULTO


Hoy murio Paco Ignacio Taibo I

Un silencio culto para su recuerdo

La Mudanza


Todo es mudanza,
las uñas, los cabellos:
el limpio ámbito del sueño.

Es de la danza
el teatro, los luceros:
el silencio quebrado de los muertos.

Es de la casa
la raíz, la silla:
es el pan que se come la costumbre.

Es del camino
la duda, los espantos:
simulacro tenaz de los retornos.

No hay mejor tierra
que el viento, los delirios:
los siglos nocturnos que te nombran.

Todas las puertas
son espejos, son muros:
trampas de la flor y sus perfumes.

Robar la luz
del tiempo, las bodegas:
fábrica del giro de los días.

Dejar las alas,
las plumas en adioses:
lápida de la voz y de la sangre.

Todo es mudanza,
los murmullos, la piel,
siempre en la tarde que navega.

Sergio Astorga

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Una voz para muchas voces


¿Qué es el abuso sexual infantil?

El abuso sexual es cuando un adulto o un niño mayor obliga al contacto sexual a un niño. El abusador puede usar fuerza física, soborno, intimidación, trucos o aprovechar la falta de conocimiento del niño. Cualquiera de los siguientes actos de un adulto o un niño mayor se consideran abusos sexuales:
* Acariciar los genitales de un niño
* Convencer a un niño que le acaricie los genitales
* El contacto con los genitales de un niño con la boca
* Tocar al niño con los genitales
* Penetrar la vagina o el ano de un niño
* Enseñarle los genitales a un niño
* Enseñarle pornografía a un niño
* Utilizar a un niño como modelo para hacer la pornografía.

Publicado por Joan Montane

martes, 11 de noviembre de 2008

La última y nos vamos

Para Helena Braga
(dueña del abarrote)

Que la materia se asocia
en varias temperaturas
porque las ondas vibran
con impecable cordura.

Del hidrógeno al helio,
pasando por el bismuto
el cobre y el magnesio
complejos del absoluto.

Por mucha ciencia sabida
le reprochaban en casa,
que todo lo que pensaba
era pura “brincadeira”,

que lo suyo era pasar
a ferro y almidonar
en la ropa, y el fregar
la loza y alimentar

al becerro. En Oporto
quedaban supersticiones.
En los Álamos tenía
puras aceleraciones.

Dicen que por los neutrones
la catrina se coló
y con la termodinámica
sus días finiquitó.

Aquí yace Helena Braga.
Con su charro negro danza
la charanga que le agrada
con el tiempo de comparsa.
Sergio Astorga


Imagen de José Guadalupe Posada

viernes, 7 de noviembre de 2008

Calaveras del Abarrote V

Para Dédalus:

Afianizado en el misterio
divagando solitario,
combinando los contrarios
del silencio es propietario.

Con las cartas a Miralles
llegaban a su ventana
comentarios a granel
que llenaban su semana.

“¿Porqué no escribes viajero
-le pregunta descarnada
la calavera tilica-
sobre el amor pasajero

del que ama y el amado?”
Dédalus meditó cuatro
semanas y media. Dolor
de cabeza y pecho

lo dejaron confinado
a vagar por los tejados
sin encontrar un alfeizar
donde quedar afianzado.

De Dublín a New York
pasando por toda España,
se cuenta que la huesuda
ya le enterró la guadaña.
Sergio Astorga




Para Indran Amirthanayagam

Se apareció el tigre
con panza, y el elefante
en medio de la casa.
La guacamaya cruzaba

la calle con cuidado,
y los niños en la escuela
cantaban a Walt Whitman
y aprendían a nadar.

En Manhatan o en Paseo
de la Reforma o en Sri
Lanka, el sol de madrugada
en ingles o en español.

Un día como cualquiera
vio bajar de la escalera
a una fina dama blanca
como si fuera un encanto.

Indran la miró con fuego.
Los gorilas se salieron
de sus jaulas y los rojos
se juntaron con los verdes.

Platican los entendidos
que lo de arriba es de abajo:
unos se van para el cielo
otros se van al carajo.
Sergio Astorga


Calaveras de José Guadalupe Posada.






jueves, 6 de noviembre de 2008

Calaveras del Abarrote IV

Para Maribel

Soñaba con los azules
como si fueran recuerdos
y era el mar envuelto en tules
el que lloraba de celos.

De noche fue consentida
de las hojas de abedules.
De manzana su bebida
y como almohada, las nubes.

Dicen que fue por febrero
cuando le cambio la vida,
un encanto marinero
aceleró la partida.

Por las noches ella prosa
con la sonrisa a babor
y en la ola ella retoza,
tiene derecho de autor.

Vuelen gaviotas al puerto
y digan que Maribel
es la que ofrece el concierto
con notas de cascabel.
Sergio Astorga


Para Magda Díaz Morales

Cuando de letras se trata
hay una voz lapidaria.
De sapiencia se retrata
la apostilla literaria.

Siempre con la puntería
de aligerar el encuentro
nos ahorra los disgustos
de divagar con un texto.

La catrina venenosa,
en ediciones de lujo,
le entregó escrito en prosa
“Los amores del cartujo”

La crítica recibida
no fue lo que ella esperaba
y acabó con la movida
con la certera daga.

Las azucenas del campo
amparan a la analista
ahora que Magda Díaz
en el cielo es jornalista.
Sergio Astorga


miércoles, 5 de noviembre de 2008

Calaveras del Abarrote III


Para Fátima Fernández

Caminando por el aire
en sintaxis con el ave,
un globo hinchado de rojo
bailaba al son del jarabe.

Una muchacha de sal
gastaba su melodía
con notas del mineral
y risas de orfebrería.

Oteando por su ventana
con su semblante de cal
dicen que la vio llegar
en huesos y en delantal.

Que el mar se quedó sin alas
ya pregonan en Gijón,
y la escalera del cielo
se queda sin escalón.

Fátima Fernández baja
los peldaños de la infancia,
y los cuentos que contaba
son la luz para el mañana.
Sergio Astorga

Para Miriam Jade

Con metafísica diurna,
como cascada de dudas
desayunaba blandura
y quesadillas sesudas.

Difusa en sus claridades,
cometa de su mudanza,
dejaba las vanidades
en sus recuerdos de crianza.

Con presocrático rimel
incrédula de su reflejo
se apasionaba del gospel
y del concepto bermejo.

En su tesis doctoral
apareció la huesuda
“escándalo soy”- afirmas
y con un gesto floral

ni el desplegado con firmas
le devolvió su sayal.
Con escritura aleatoria
Miriam Jade confirma:

Que la salida es oscura
no importa filosofía,
estando en la sepultura
la molécula se enfría
Sergio Astorga

martes, 4 de noviembre de 2008

Calacas del Abarrote II

Para Lilian Elphick

La noche lleva las bridas,
y las troyanas vencidas
despliegan su fino canto
con el sabor de amaranto.

Una Quimera detiene
los apetitos de Gea
y del muslo de Atenea
el ansia de Páris drena.

En esos mundos vagaba
cabellera vespertina.
Sus abismos habituales
con ecos de aguamarina.

Siempre con ojo travieso,
nunca esperó la traición
de la parca mexicana,
no le valió el palimpsesto

ni su fama ciudadana
ni su pluma de aluvión
ni su porte de sultana.
Del Atlántico al Egeo

la tristeza se une al viento.
Lilian ya vaga en espuma,
su esqueleto ya es un verso
donde encalla el desaliento.

Sergio Astorga


Para Lauren Mendinueta

Su sonrisa colombina
como fulgor de guayaba
le granjeo la serpentina
que humedece la mañana.

Los verdes con los azules,
recuerdos de cafetales,
le dieron rostro a sus jueves
y cadencia a su donaires.

Cambiando de continente
quiso engañar a la dama
que se entiende con el alma.
No le valió ser prudente

porque al sonar de campanas
Lauren entró al inventario
de los laureles que llevan
aretes como poemario.

Sergio Astorga

lunes, 3 de noviembre de 2008

Calacas del Abarrote

Morir es cosa sabida y no hay porque preocuparse, las cosas caducan, hasta la latería mas fina o el vino en buenos odres también acaba por agriarse. Todos lo sabemos, unos lo sufren y otros lo gozan. Depende de que lado del mostrador nos encontremos.
En este abarrote seguimos una tradición festiva que ofrendamos a toda nuestra estimable clientela.
El culto a la muerte y a sus muertos se encuentra en el tuétano de las culturas prehispánicas (la edad de piedra me la salto para ir a la flor de pedernal) Con variantes, la concepción de los pueblos precolombinos, la muerte era una dualidad de la vitalidad. Las practicas y rituales que conformaron el culto a la muerte están presentes en los Teotihuacanos, toltecas, aztecas, zapotecas, mistecos, mayas, huastecos, totonacas, otomíes, purépechas y ya paro porque cambian de blog.
Los aztecas por ejemplo, tenían dos fechas para conmemorar a sus muertos, el mes de agosto se dedicaba a Miccailhuitonitli o muertecitos y en noviembre la fiesta de los muertos grandes. El más allá dependía de la forma de fallecer y no a la vida que habían llevado, no había castigo ni culpas. Por ejemplo, las mujeres que morían de parto se convertían en estrellas para acompañar a Quetazcoatl, eran consideradas guerreras muertas en batalla.
Después de la conquista, el Mictlán lugar a donde van los muertos se comparó con el infierno y a Micantecutli (señor de los muertos) se identificó con el diablo. El sincretismo comenzaba y enriquecía y transformaba y confundía conceptos. Se establece en México –Nueva España- el día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, que se solemnizaba desde los 827-844 por disposición del Papa Gregorio IV. La muerte comenzó a ser temida, apareció la culpa, la condenación, el Infierno y el Purgatorio. Fue hasta el siglo XVII cuando se trato de darle a la muerte un aspecto menos terrorífico. En este intercambio de vivos
el juego y la desgracia se ocultan en un abrazo. Una de estas tradiciones es comerse a la calaca ya en dulce ya en palabras. Las calaveritas son versos octosilábicos festivos, que ironizan o exaltan una cualidad, no son macabras y no son ofensivas, si criticas.
Este abarrote preocupado por alagar a su estimable clientela ofrece unas cuantas calaveras de rimas atemperadas y otras totalmente erradas. No se me ofendan, ni se me asusten, que si nombramos sacamos lo que nos duele y si reímos vivimos mas a las anchas. Poco a poco irán saliendo del horno, no se amontonen que a cada capillita le llega su fiestecita. A ver si por andar dando ofrendas se me chamuscan las orejas. Que le vamos hacer. Así es el abarrote.
Sergio Astorga.

Grabados de José Guadalupe Posada

Por Triana

Por el Guadiana llegó
una moza de tronío
dejando con señorío
un aroma que caló.

Las luces de Badajoz
vieron nacer su voz,
después el Guadalquivir
la quiso como al jazmín.

A la usanza sevillana
la catrina la llamó,
los duendes de los gitanos
no metieron ni las manos.

Van pasando con sus ramos
muchachas de la buhardilla,
dicen que la tutoría
se fue con su pantorrilla.

La huesuda nos advierte
cantando por bulerías,
que andaluza es la suerte
y no mester de clerecías.

Triana se guarda en su concha
y la perla que renace,
en México la celebran
con carnitas y tepache.
Sergio Astorga




Para Izaskun

Siempre con historias puestas
colgadas en los portales
pregonaba sus donaires
con letras existenciales.

De las canarias venían
las noches de letanía:
las aflicciones del tiempo
como si fueran de almendro.

La pelona con respeto
fascinada la escuchaba
-“cuánto sabe de la vida
me dan ganas de dejarla”.

No le valieron las súplicas
de sus alumnas amadas,
ni las noches literarias
en su memoria atrapadas.

Las flores de noche buena
guardan a Izaskun Legarza
la añoran las golondrinas
y las olas en su danza.
Sergio Astorga







Para Alejandro Gelaz

Por andar con las ficciones
se quedó con fijaciones,
ni los mántras, ni las runas
le acrecentaron fortunas.

Imágenes digitales
le ocuparon en la vida.
Llegaban sus arsenales
de Roma y Alejandría.

De todos los laberintos
de victoria se jactaba
no contaban sus instintos
con la astucia de la parca.

Noches de los calendarios
orfebres de los arcanos
falaz aforismo tuvo
al refutar el presagio.
Por andar en la maroma
y en romance con la nada
Alejandro Gelaz toma
minificción por morada.

Dicen que Micantecutli
para llevárselo a Heracles,
le entregó un acapatli
y ahora ya son compadres.
Sergio Astorga



domingo, 2 de noviembre de 2008

Calaca Bloguera


La noche quiere sus mantos
de cibernéticos cantos,
y un poco de alma se enturbia
con sentimientos binarios.

Las fronteras del espacio
en Google quedan marcadas.
La guadaña tiene su historia
en Wikipedia asentada.

Los huesos son su teclado
y un suspiro de futuro
en disco duro archivado.
Ya sin azul en los ojos

y la fatiga editada
no le valió ser bloguera
y se murió desdichada.
Vuela vuela palomita

y diles a los blogueros
que se anden con cuidado
que a la parca no le importa
el perfil bien redactado.

Aquí yacen sus despojos,
y por andar con
Antojos,
se quedo muy quietecita
con el silencio en los ojos.
Sergio Astorga

jueves, 30 de octubre de 2008

L'ART


Soy Catrina


He sido comida por el aire no por los hombres. Aires grandes y suaves que me han dejado con los huesos.
Mi carne es la tarima de noches frías de tabaco y de esos humos negros que te embriagan.
No tengo lagrimas, todas las dejo en el hotel y en el vidrio del brindis.
Me duelen más los tobillos que mi vientre porque está vació de tanto recebo, en cambio mis tobillos giran, se hinchan al ritmo del danzón y me duelen, me duelen mucho como el sueño.
Mis labios son rojos porque quiero y me visto de domingo para gastar las miradas de los jóvenes que pasan.
Soy generosa, voraz y cordial a la hora del hambre y me enamora que me digan bella.
Soy Catrina y por eso éste aire me devora.
Sergio Astorga
Fotografía Graciel Iturbide

miércoles, 29 de octubre de 2008

Una voz para muchas voces

Falsas creencias sobre el abuso sexual infantil
* Los abusos sexuales solo los sufren las niñas.
* Hoy en día se dan más casos de abuso sexual que en el pasado.
* Quienes cometen abusos sexuales son enfermos psiquiátricos.
* Los abusos sexuales no se dan en todo tipo de situaciones sociales.
* Los niños y niñas en este caso no dicen la verdad.
* Los niños y niñas son responsables de abuso sexual.
* Los niños y niñas a veces pueden evitar el abuso sexual.
* Si el abuso tuviese lugar sobre un menor de mi entorno cercano, yo lo detectaría.
* Cuando se da un abuso sexual sobre un niño o niña, su familia lo denuncia.
* Los agresores sexuales son casi siempre desconocidos.
* Los efectos de un abuso sexual son casi siempre muy graves.
* Los abusos sexuales siempre van acompañados de violencia física.
* Los abusos sexuales son poco frecuentes.
fuente: Save the children

Caprichos de muchacha

Bruñido su vestido sentada en una silla
comprueba en el espejo su rostro de cacao.
A veces muy altiva, se sienta en una olla
y mira silenciosa los años que se han ido.

Eran días de julio cuando un ardiente sol
entraba por su cuarto; trinaban los gorriones
en sus jaulas de carrizo y la mañana entera
colgaba en la ventana; estiraba sus brazos
de roble bien torneado y risueña respiraba
el aire fresco y limpio que el valle susurraba.

-¿Qué vestido me pondré?, dudaba. -¿El de cintas
blancas y amarillas sobre el pecho o el vestido
verde con cintas coloradas?-. Melancólica,
decidió vestirse con la túnica de manta.

Después de que en el cielo las nubes coqueteaban,
hincada ante una imagen flechaba su oración.
Así, pontificada, con manos bien templadas
molía con el metate la voz del nixtamal.

Entonces añoraba las manos de su madre
peinando sus cabellos, diciéndole que el río
sabía de sus antojos; que pronto perdería
su cuerpo de muchacha y la savia de los montes
labraría su corazón.. Hoy prepara su almuerzo
mordiendo una manzana, sintiendo que en el mundo
se funden los caprichos de todas las muchachas.
Por eso en las mañanas después de sus labores
se sienta en una silla mirándose al espejo;
ya busca en la alameda la sombra de un encino
con traje de tehuana o enreda con su trenza
el cuerpo de la iguana bajo una noche azul.
La pátina del bronce modela sus recuerdos
y esculpen sus rodillas volúmenes de luz.
Sergio Astorga.


Fotografía Graciela Iturbide "Nuestra señora de las iguanas"
Poema publicado en el capítulo “Caprichos” del libro “Ayer Hoy y Mañana” ed. Fomento Cultural México..

lunes, 27 de octubre de 2008

Graciela Iturbide


Diminuta, mujer de ojos inmensos, de miradas instantáneas sin edad en el blanco y negro contadas. Huella y testimonio de semblantes mas que rostros, de ríos de tristezas en la algarabía de ver. Mirar y mirarse y reconocerse en el espejo de siempre. “A través de la gente y la cultura de México me encuentro” dice Iturbide con esa fiebre de hormiga por atrapar la imagen, detenerla en su camino y abrirla al campo llano de la poesía como mazorca.
Graciela Iturbide recibió el premio Hasselblad uno de los más prestigiosos premios de fotografía en el mundo; dotado de 500 mil coronas (63 mil quebrados dólares) y una medalla de oro. La Fundación Hasselblad fue creada en 1978 como legado de Erna y Víctor Hasselblad, inventor del sistema de las cámaras que se comercializan con su apellido.
Nacida en la Ciudad de México en 1942, hija mayor de trece hermanos llegó a la fotografía después de enfrentar el dolor de perder a uno de sus hijos de seis años en 1970, dolor que marca su visión y encuadre de sus imágenes.
Estudió en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos en la Universidad Nacional Autónoma de México donde conoció a su mentor y querido maestro el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo (1902-2002).
La influencia de Álvarez Bravo, Josef Koudelka, Henri Cartier-Breson, Sebastiao Salgado es fundamental para lograr su manera de captar, percibir, representar, denunciar la imagen que su ojo captura. La ciudad de México, el mundo indígena y mestizo, ya Juchitán, en Oaxaca, ya Chihuahua; el mundo chicano en Estados Unidos, Argentina, Panamá y ahora Mozambique están marcados ya por su noche de luz.
“…creo que lo que está oculto en la foto es una revelación de lo que está oculto en el fotógrafo” afirma categórica en el banco de lo negro de Graciela Iturbide.
Este espacio que tiene en sus estantes la tri x pan 400 24-135 se une a las felicitaciones que recibirá y que aquí solo podemos hacerle una instantánea 5x4. Pobres pero dignos.
Así es el abarrote.
Sergio Astorga
Graciela Iturbide, Roma 2007. Foto: Marco Delogu