domingo, 2 de noviembre de 2008

Calaca Bloguera


La noche quiere sus mantos
de cibernéticos cantos,
y un poco de alma se enturbia
con sentimientos binarios.

Las fronteras del espacio
en Google quedan marcadas.
La guadaña tiene su historia
en Wikipedia asentada.

Los huesos son su teclado
y un suspiro de futuro
en disco duro archivado.
Ya sin azul en los ojos

y la fatiga editada
no le valió ser bloguera
y se murió desdichada.
Vuela vuela palomita

y diles a los blogueros
que se anden con cuidado
que a la parca no le importa
el perfil bien redactado.

Aquí yacen sus despojos,
y por andar con
Antojos,
se quedo muy quietecita
con el silencio en los ojos.
Sergio Astorga

4 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Preciosa está la calaca bloguera. La luz que no está en sus ojos la tiene en los que miramos. Muy bonita imagen, Sergio.
Feliz día.
Izaskun

Maribel dijo...

A mí también me ha gustado la calaca bloguera, jajaja, muy ingeniosa, pero me da un poco de yuyu. Uf, eso de que la parca no respete a nadie...

Abrazo dominguero.

Triana dijo...

Jajajaja, ta buena Sergio, Maribel eso solo llega cuando tiene que llegar, ser fatalista tiene sus ventajas, fijate si yo tuviera yuyu, que nací un día tal como el de hoy, difuntina me decía mi padre cuando queria enfadarme.

Fantastica la pintura Sergio, me la llevo para el album al igual que la otra.

Un abrazo con tarta de cumpleaños si me aceptas un trocito.

Maribel dijo...

Vuelvo para subrayar las palabras de Triana: Fantástica la pintura. Espectacular.