martes, 28 de febrero de 2012

Notoriedad




Las buenas navajas 
han rasgado la piel de las palabras.
El pajarero silba su certeza,
y la silaba se enreda en su banquete.

Palara a palabra el mundo muda.
¿Lo vislumbras?  

Sergio Astorga
Tinta/papel

viernes, 24 de febrero de 2012

Extravíos



Si el tiempo se ablanda y la ventana esta abierta llegarán otras oscuras golondrinas a dejar los papeles extraviados de otras primaveras.
No te asomes. 

Sergio Astorga. 
Acuarela/papel 20 x 30 cm.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Síntomas casuales




Una reflexión es como una comezón, que no pocas veces te deja la conciencia irritada.

Sergio Astorga
Tinta/papel

lunes, 20 de febrero de 2012

Amor Térreo




Porque los dedos se mojan
de distinta memoria,
los geranios nacerán
alrededor de tu vientre,
y en un acto de rapiña,
quedará el aroma de tu greda.

Sergio Astorga
Cerámica 17 X 24 X 19 cm.

viernes, 17 de febrero de 2012

Sin solución




Para el retorno,
la despedida ha de ser dulce.

En la noche adulta
si hay rubor hay esperanza.
Un libro con hojas sueltas,
una rabia que se oxida,
un cutis de manteca,
y otros lugares comunes
que no menciono por discreto.

¿Cómo saber el desenlace,
si cada hombre inventa su jardín?

Sergio Astorga
Acuarela/papel 29 x 64 cm.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Vagancia




Ando buscando azul para vestirme.

¿A ver si me adivinas?

La luna a ratos,
desprende golondrinas
para perfumar la negrura.

¿Cómo te lo explico?

Sergio Astorga
Tinta/papel

lunes, 13 de febrero de 2012

El rostro




Ese rostro amado,
lisonja y embuste,
una fina línea lo separa.

Su remota virginidad
es tangible pan
y augurio sedante de su talle.

Parece desalmado de eros,
y un latido liquido
embalsama su garganta.

Con la punta del lápiz lo retoco,
y ese rostro amado
vuelve a ser lisonja,
ante el embuste de mi mano.

Sergio Astorga
Acuarela papel 20 x 30 cm.

jueves, 9 de febrero de 2012

El chubasco




El chubasco es un pobre himno de agua.

Tu voz, un leve recurso de lluvia
que la tarde evapora.

Tocar –se dice- es crear tenencia.

Tu memoria, territorio fértil
de anchas avaricias nocturnas.

Dice Jung: “El significado hace soportable la vida”.

¿Qué haré con un arco triunfal sin buganvilias?

Sergio Astorga
Dibujo tinta/papel

martes, 7 de febrero de 2012

Antoni Tàpies




Vienes vestido de materia y entras en la forma y la exhalas.
Meditas.

Siempre meditas.

Trasciendes el volumen. Eres tangible. Tu aroma es sólido como el color. Tus manos forjan códigos entre los vacíos.

Rasguñas, zurces, coces;
encimas, arrimas, tachas;
pegas, incides, vuelcas;
respiras, gritas, piensas.

Siempre piensas.

Goteas, dejas la huella, raspas el negro, los ocres escurren la dureza. Rompes el alfabeto, clavas otra ventana. Haces gestos. Eres un gesto.

Remiendas, hilvanas parcos matices impersonales tan tuyos.
Señalas los opuestos y la cruz es tu eje ancestral. Con tu uña en la materia construyes tu Cataluña.

Ocultas las flautas y buscas la paz de las arenas.
Descarnas: la línea recta se hincha y se torna geológica.

Meditas.

Siempre meditas.
El silencio se hace materia.
Eres materia de materia.

Sergio Astorga

Antoni Tàpies técnica mixta


lunes, 6 de febrero de 2012

Oye




El mañana vuelve si tú lo quieres.
Es siempre así, porque funesta es la certeza de saber que la voluntad nos es ajena.
Sergio Astorga
Dibujo tinta/papel 

viernes, 3 de febrero de 2012

Después de los digestivos



Migajas de pan sobre la mesa quedaron como testigos indiferentes de los apetitosos encuentros de las bocas con su bocado. La uva quedó, fiel a su costumbre, hasta el final y apuntó los pormenores de la tarde. Cuantos bostezos se escaparon –apuntaba- antes de servirse la sopa. Se dejaban caer sin querer unos holas famélicos entre los platos. 
Los tenedores incómodos se buscaban la vida entre las copas vacías. Fue curioso mirar como los señores se miraron -continuaba la uva- extrañados al verse las caras, parecía que no se distinguían a pesar de múltiples encuentros. Para romper la tensión la niña preguntó a la mamá:

- ¿Puede venir Benita a estudiar?

- No -dijo la mamá, untando mantequilla al pan de centeno. Benita no es muy educada.

- Pero, mamá…

- Nada, a comer la sopa.

El señor – señalaba la uva- para salir del trago acedo que llevaría un careo, comentó sobre la posibilidad de cambiar sus inversiones a 30 días, ya que los Corcuera estaban teniendo copiosos rendimientos.

- Tú eres el que sabe. ¡Niña! ya deja ese teléfono que estas en la  mesa.

Pulgares frenéticos tecleaban letras y antes de que le fuese arrebatado el aparato logro aguijonear el “enviar”.

Nada digno de ser contado sucedió desde la sopa hasta los postres. La uva un poco frustrada, se animó–después de los digestivos- al ver  fugazmente subir las escaleras a Benita.

Sergio Astorga