jueves, 9 de febrero de 2012

El chubasco




El chubasco es un pobre himno de agua.

Tu voz, un leve recurso de lluvia
que la tarde evapora.

Tocar –se dice- es crear tenencia.

Tu memoria, territorio fértil
de anchas avaricias nocturnas.

Dice Jung: “El significado hace soportable la vida”.

¿Qué haré con un arco triunfal sin buganvilias?

Sergio Astorga
Dibujo tinta/papel

6 comentarios:

Gárgola dijo...

de nada sirve un arco triunfal sin buganvilias... se transforma en corona de espinos. El chubasco es la promesa de que falta poco para que ellas florezcan encarnadas y enmarquen tu camino. Como siempre, un placer leerte.

Myriam Mahiques dijo...

Muy curioso que hayas elegido la buganvilleas porque al fin de cuentas, ni son flores, son hojas, mímesis de las flores y tan bonitas. Lo bueno de ellas es que aún en las condiciones más áridas, luchan por salir adelante, y lo logran, yo también tuve mi arco triunfal :) Un abrazo,

sergio astorga dijo...

Gárgola, la botánica nos ha transformado. De la buganbilia (así se escribe en México, hice un concesión ) su color y su alegría. Yo quisiera que una de ellas me creciera por dentro. Voy a poner los codos en agua y tal ves…

Abrazos en floración.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Myriam, mejor descripción no podía yo encontrar. Tengamos pensamientos de bugambilia. Es difícil ¿no?

Abrazos con significado.
Sergio Astorga

Alicia Uriarte dijo...

Qué bonito ese arco de buganvilla ausente. Creo que me sería muy fácil mimetizarme en el mismo.

Sergio, esa planta tiene muchos significados ocultos, al igual que esa pequeña flor blanca, sin apenas valor ornamental que esconde. Discreta e intima que se viste de un carnaval de hojas de variados colores, a mi me encanta cuando lo hace de rosa fusia. Como los humanos, si el entorno es cálido, puede estar exuberante a lo largo de todo el año. Aguanta mal la frialdad es por ello que abriga con su arrullo las áridas paredes, esqueléticas pérgolas, desnudas vallas, fríos muros, solitarias celosías…Es capaz de adoptar mil formas y de adaptarse al medio poniendo un destello de color inigualable a pesar de la pobreza del sustrato, la sequía y el abandono. Le vale la abundancia de luz para retroalimentarse.

Definitivamente muestro mi admiración cuando ante un entorno todo encharcado ella nos regala un gesto para mirar hacia lo alto en vez de hacia el suelo.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, inspirada te deja la buganvilia. El fucsia, similar al rosa mexicano o el rosa que usaba Rufino Tamayo en sus cuadros, me encanta. La vida canta y recanta y no hay manera de callarla.

Canto contigo.

Un abrazo de abundante flor.
Sergio Astorga