sábado, 19 de agosto de 2017

Vigía


Estrechar el lazo en la distancia es oficio del farol. Donde los siempres y los jamases tiene sentido porque la luz queda encendida como si fuera la única compañía. 

Fotografía: Castillo de Monsaraz, Portugal,

viernes, 18 de agosto de 2017

El osos


Ya no quiere miel, ni hacer piruetas, ni subir al árbol, ni siquiera morder bellotas. Quiere comer sopa en la casa de ricitos. Ha soñado con ella en el bosque, en el turbulento río cuando atrapa salmones vivaces. Todo es inanimado sin esa faz; sin esa ardorosa mirada que lo bordea y afila sus garras sin quererlo. Es él que nos dice que se pierde; se ríe de su gloria y quiere ser piel desollada y narrado en otro cuento, no importa que se distorsione su historia. 
Él se muere por un beso de ricitos, la de oros en los cabellos e infinitas bocas. Los sueños de un oso nos obliga a condolernos cuando lo vemos aturdido en un plato rodeado de papas y besado por los jugos de naranja  y cacahuate.

jueves, 17 de agosto de 2017

El deseoso


Sólo pidió dos deseos: quedarse en la regadera bajo el torrente del agua tibia y la pedagogía activa de la copulación entre lo que se derrama y lo que se bebe.
Sus deseos, por supuesto, no se han cumplido. Al menos hasta hoy.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Luz diagonal


La transparencia pasa sin manchar el día hasta dejar al desnudo los ángulos. En el vuelo de la luz, la pureza parece física, como la del fruto que se muerde.
Te atrapo al vuelo mintiéndome al sentir el espacio carnal de los abrazos. La luz diagonal, me digo, no se atrapa, porque hiere como una afilada daga.

martes, 15 de agosto de 2017

El Señor Caja


El Señor Caja, amaneció torcido dentro de su casa. Tiene el pescuezo delgado. Él es como la baraja, según la mano se comporta. Él, quiere ser paloma. Lineas y colores quiere tener y un cielo y un mar entero quiere tener, como aquellos collados de muchos nombres donde llegan los azules del caribe. Él, se hace y deshace como un origami de papel. Se ha comido la palabra para poder tener el cuerpo de goma. Si le hablas te escucha y te dice cosas letales, por ejemplo, que vas ha tener una cabra por hijo y a una marmota por vecino. Ya ves, no tiene tiento para decir. Él, tiene los huesos como el del pez y mucha eternidad en los ojos y eso, le da derecho ha hablar así.
En su casa se hace añicos el aire y un farolito alumbra la entrada, pero sólo te ilumina la cintura. El señor Caja conmueve, la luna es su cómplice cuando gira como abanico y por las ventanas de sus casa entra esa luz fresca como de banderolas agitadas. Se sabe las tablas de multiplicar y sumar mentales cantidades y como has visto, en su casa no existen las cerraduras. Cuando lo visites no lo contradigas y míralo desde sus múltiples perfiles y remonta esas ideas tan cortas de mirar el mundo con un sólo ojo. 

lunes, 14 de agosto de 2017

Columna quincuagésima segunda


Algunas columnas suben hasta un capitel decorado con hojas de acanto para estimular el apetito de los dioses o laxarlos si es preciso.

Fotografía: columna de La iglesia Nossa Senhora da Consolação, Guimarães, Portugal. 

domingo, 13 de agosto de 2017

El etéreo domingo


El domingo, como un fruta madura llena la canasta de silencios dulces. Un erotismo flexible se instala en la mesa del comedor. Salgo a comer.

viernes, 11 de agosto de 2017

Inquilinos


Se miraron con el cuerpo y las palabras manotean los días en compañía.  Se van juntando poco a poco como la primera rama blanca que se dieron un viernes. Sus miradas no se deformaron por la altura. Ellos sabe que pronto les subirán el alquiler pero están seguros que la sombra que proyectan no se acaba.

jueves, 10 de agosto de 2017

Los Quevedo


Los Quevedo dejaron su patria tibia donde nacieron y se fueron a anudar su silencio en ese hueco donde se incorpora el frío de las frases que nunca se comprendieron en su momento. Lucharon con el ángel del sueño y salieron triunfantes y se estrecharon todavía más y siguen todavía.
Vienes a mí, le decía el señor Quevedo, con tal levedad que es un milagro oír tu voz en tus pupilas. 
La señora Quevedo, decía que tenía tan honda calma, que sentía la reencarnación viva de las cosas, cuando una palabra definía ese minúsculo universo dentro de casa.
Una larga y polvorosa ruta vivien juntos. El bigote bullidor y el festín de holanes lograron hallar una sonrisa, esa sutil manera de ayudar a la brisa.
Nada hay que contar que no sea el potente celaje de los que viven juntos. Hasta el vuelo del insecto respeta la fruta partida y los líquidos derramados de tantos días para los tránsitos futuros.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Los camineros


Los caminos son inescrutables, por eso el descanso en la travesía acepta la curva del planeta y no por eso los compañeros de viaje pueden refrescarse al igual que nosotros. No todos los hostales tienen viandas para ellos.

Es la ventaja de viajar ligero de equipaje y como Fernando Pessoa decir:

Que mais quer quem descansa 
- Sossego, só sossego - 
Da dor e da esperança 


Fotografía: pela Rua Álvares Cabral, Porto Portugal.

lunes, 7 de agosto de 2017

Yo creo en lo que hago


¡Abracadabra! en el largo de Santo Domingo, el mago indiferente al aburrimiento, sacó de su bolsillo una cuerda blanca, los atónitos espectadores pensaron que por fin había decidido suicidarse, único truco esperado después de una semana de ver la misma rutina con un éxito discutible. La señora que comía plácidamente sus macarrones, con la mirada hecho un conjuro: que un rayo fulmine al mago y me deje mi macarrón comer; el señor de corbata roja pensó: que se le enrede el poco pelo que tiene y le crezca una verruga en la nariz; la señora de pendientes de oro pensó: que le crezca una cola de gato. Por fortuna los efectos de los conjuros se enredaron en la lengua y el efecto no duró ni a la llegada del postre.

¡Abracadabra! dijo el mago seguro de su actuación, murmurando entre dientes como si fueran pases mágicos: que todos los presentes se les atore el pepino y se les derrame el café y les duela el estómago cuando menos un cuarto hora.

Fotografía: Largo de Santo Domingo, Porto, Portugal.

domingo, 6 de agosto de 2017

Gallo sin rumbo


Los domingos mi gallo pierde el rumbo, anda por los corredores con áspera mirada. Fulambulesco y colérico en su voz se siente una estridencia como la de mi abuela perdida. Se sube a las macetas, sobre todo la que tiene la ruda, como intuyendo un mal aire. El piso de mosaico es testigo de sus picoteos estériles buscando gusanos de esquina a esquina. Su ojo mira y desmiga las horas, da pena verlo. ¿Qué fue de ese gallo pitagórico tan ufano? Apostrofa en su canto a quien se le le ponga enfrente. Es como un salvaje plumero que todo rompe y perjudica. Tuve que buscar a mi tío, el gallero, para pedirle consejo y él, con sabio tiento, me dijo:
  
- Busca un poco de sol en la cresta que atempere su mollera.

sábado, 5 de agosto de 2017

Cavilar murallas


Algunas estatuas todavía se preguntan si las murallas se levantan por razones políticas o morales.
No queda más remedio que recurrir a Valéry, cuando dice que el hombre es un animal preso fuera de su jaula.

Fotografía: Estátua de Arnaldo Gama, junto das Muralhas Fernandinas. Escultor: Rogério de Azevedo. Porto, Portugal.

viernes, 4 de agosto de 2017

Por la noche azul


Se les llegó la noche azul. La luna había salido naranja como ladrando de día, cargando en su redondez los suspiros de todos los amantes de la noche. No se veía nada, sólo los pasos hundiéndose. A tientas se animaban. 

-Ya llegaremos, decían. 

Eran dos, sudados, decidieron seguir sus pasos. Huían, se robaron unos pocos centavos del bolso de su madre. Ella, los quería castigar con azotes. Los vecinos oían los gritos desesperados que se confundían con el ladrido de los perros. Por eso huían. Pero nada les valía. Sentían esa mirada en la espalda, esa mano gruesa rompiéndoles  los labios, y ese hilo de sangre que muy pronto las hormigas se agolpaban frenéticas en círculos bebiéndola, insaciables. ¿Dónde quedó su pecho amoroso? Nadie los defendió. Por eso salieron. Tocaron muchas aldabas y toda la gente, borrosa, nunca los consolaron, sus caras se vaciaban cuando los veían. La noche era clara, de un azul nítido, pero no se veía nada. Como si una nube invisible les adormeciera los ojos. Era delgado el aire, respiraban con trabajo, como queriendo sollozar, pero no había lágrimas, sólo esa resequedad del que huye. Sólo tenían esa noche para poner distancia. Ellos escucharon los rumores, por eso tomaron el dinero. Delirantes, seguían en línea recta como si adelante se encontrara el sosiego. Por fortuna, la noche se callaba, como respetando la huída, envolviéndolos en un arrullo silencioso. 

-¿Falta poco? 
- No lo sé.

El esfuerzo frío, les exprimía. Querían parar, dejarse dormir. Pero tenían que huir. El miedo se camina. Íntimamente sabían que nadie iría en su búsqueda. Pero reconocían que la voz de su madre no sabía de distancias. Y como si ese pensamiento les entrase por los músculos ellos seguían, como si la noche apenas empezara y el azul fuera ese reguero del día por venir.

jueves, 3 de agosto de 2017

Se solicita enamorado


Fue tanta la miel que al final se quedó vestida y alborotada mirando en el balcón. Grandes rebajas. Se aceptan propuestas.

Fotografía: Rua das Flores, Porto, Portugal.

martes, 1 de agosto de 2017

Agosto


Los deseos pequeños en la ciudad enloquecen cuando a la una de la madrugada suenan los tambores del alba. Con los ojos en alto entremos en agosto con ese esbozo de fugitiva sonrisa.

Una alegría exultante, un gemido y la helada certidumbre de estar atentos y desafiantes.

lunes, 31 de julio de 2017

La creadora


Lo llevó en el vientre como el camafeo deseado. En mayo le fue naciendo el amor como yerba mala. La dejó crecer. Como una ancha gota de flor que palpita y se abre, fue creciendo caliente. Le cantaba y modelaba con la voz y hacía de su carne el material dulce que le aturdía la fe y sus sentidos. Virginal resplandecía. Cargaba un fruto construido, sólo de ella. Con la fiebre del artista, besa esa evidencia solitaria, esa jubilosa materia que asciende  de su seno. Que reina se sentía. Se acunaba fulminada en la noche para cosechar esos río subterráneos de la memoria. Era un horno de pan su seno, deliciosos y desbocado e interminable en su holgura. No quiere que se rompa la fuente, quiere quedarse con esa curva frágil de la vitalidad. Ella hace la casa con su cuerpo, se fermenta y se renueva, como la cueva roja del primer fuego. Perversa, se hunde en su egoísmo hospitalario y como maga, enciende el universo, el único universo válido que vaga. Vaga. Sólo vaga.

domingo, 30 de julio de 2017

Campanario macho


Algunos campanarios se enardecen al llamado masculino. Juguemos el viejo juego de los dados. Para salir con la excelsa retórica del paraíso.


Fotografía: pelas ruas de Matosinhos, Portugal.

viernes, 28 de julio de 2017

Don Ramón


Vermelles les cireres
tot llum, tot mar
tot claustre.

Ramón Xirau

El sagrado templo de su pluma lo llevó a ese claustro florido que todo sabio recurre cuando encuentra en la caligrafía gótica los misterios del trazo grueso y delgado. Lo que es en presencia esta ausente y lo ausente forma presencia, aseveración que supo desde su infancia mediterránea. Consagró como todo lector, el tiempo en dos momentos: el pasivo de la delectación y el activo de la dislocación. Porque toda acción se aleja de su útero y se descoyunta en el trajín del día a día. Por eso el claustro y la atalaya, el mar y las cerezas.
Gran recuerdo y enseñanza, Don Ramón, por los pasillos interiores dejas la fragancia de luz y de azucena.

jueves, 27 de julio de 2017

La Señora O'Hara


Alegre como un beso que se cuenta y nunca se ofrece, la Señora O'Hara por parte de padre y Ferrera por parte de madre, se consagró por entero a solfear la vida.  A flor de fuego nació en los arrabales de la ciudad, esa que tiene el olor de féretro y la luz tísica. Sus primeras letras se le grabaron como el vestido escarlata que nunca se quitó. Tantas eran las ganas de ser graciosa y educada. Tenía, para no sentirse desnuda, varios vestidos del mismo color y estilo. En alta voz, como pajarito tibio rojizo, mantenía a raya cualquier chisme que aflorara en el sudor del día. Su cintura tuvo ese vaivén de hamaca que miles de zancudos la rondaban. Como era de esperar, se fermentó su O'Hara y como condenada a martirio, su venas se inflaron y una noche de aventura, que fue a parar en el hueco de su inmensa sepultura, conoció a ese hombre de bigotito estrecho. No hubo desengaño. Sólo el quebrado azogue de la viudez. Un día, el bigotito, se consumió como el coñac de todas las noches. Ella, nunca derramó ni azul ni verde, se aferró al rojo. Debe dolerle mucho el corazón. Su canto no tiene fondo, eso lo sé cuando la veo y me escondo para que nunca vea la pena que me causa. Cosa de la vecindad.
La sombra no la inquieta y aunque vive sin causa, al mirarla, uno siente el brazo diestro y la palabra invalida de hombre.

miércoles, 26 de julio de 2017

Exposición en Matosinhos


No es para cansarlos, ni por distraerlos con banales devaneos pero… los estoy convidando por este medio para la Exposición colectiva donde este charro participa con un cuadro. Me voy acercando a ti… Matosinhos está en la periferia de Oporto.

Quedan invitados una vez más.


Coman frutas y verduras y busquen la sombra de un Salgueiro.

martes, 25 de julio de 2017

En fila


Siempre se esta preparado para recibir algo que nunca viene. 
O duelen los codos o las alas.

Fotografía: pelas ruas do Porto, Portugal.

lunes, 24 de julio de 2017

Rana en té


La rana llegó húmeda
a cantar sobre la mesa
una tonada única.

Croac croac en do
croac croac en mi
así porque sí.

Va mudando de color
del viridiana al azul
en un salto de humor.

A la hora del té
bien sabe un re.
Como si al oír

a la rana cantar
una luna redonda
se fuera a formar.

Saltando su gerundio
se fue de la mesa
la rana que un día

dejaste escapar 
por la persiana.
Croac croac vocaliza

croac croac llena mi día 
en la dulce mañana 
como verde campana.

¡Sabrosa su melodía!

domingo, 23 de julio de 2017

Sin cordura


De tanto palpitar su enrojecido músculo se salió de sus fronteras. ¿Cómo se puede llamar a éste fenómeno? La respuesta no deja de ser cordial. Son testigos, el borrego y el sol.

viernes, 21 de julio de 2017

Labia suelta


I

Nuestras palabras
cruzaron el puente.
Eran de hierro,
metálicas en su eco.

II

En el vacío del frente a frente 
sólo la piedra retiene
el fuego de las palabras.

II

Se hunde la memoria
al paso del río.
Reconocer la voz
en tu perfil. 


IV

En momentos de angustia
las interminables aguas 
regresan como si tocaras puerto.

V

Las mañanas de Europa
son tristes como las distancia.

VI

Encontrar un lugar
que no duela
cuando las palabras 
ya se han ido.

VII

¿No sientes el muro del frío?


Fotografía: Río Duero desde las Fontainhas, Porto Portugal

jueves, 20 de julio de 2017

Comer con estilo


Como si fuera un fósforo ardiente la noche le roba el sueño. Todos duermen pero él se levanta, enciende un cigarro, le gusta rebelarse a sí mismo, se asoma por la ventana. Son las dos de la madrugada. Poco a poco va ganando volumen su cavilar. Las calles vacías como su almohada. Es excesiva la existencia, se dice. Antes que cante el gallo, así se dice, hay que comer los cadáveres que hicimos con el día. Todo con estilo. Con la cólera de infancia, esa, que por desigual, busca el estilo. El estilo que que transfiere la maldad inequívoca en signo emocional amortiguado. Con el estilo se come y se aplaude lo que el pecho contiene de sangre. Él come, devora todo, números y letras y no tiene freno, porque para eso esta el estilo, para elegir las batallas y a sus déspotas. Vida y pasión con estilo. Así, asomado a la ventana, a las dos de la mañana entiende que el aliento debe tener estilo para que el mundo en su balanza pueda recitar su papel, su parlamento de tierra. No hay como comer con estilo. 
Los que tienen cansancio lo saben.

miércoles, 19 de julio de 2017

Café en movimiento


La belleza de la velocidad no tiene igual. Beber café en bicicleta nos prepara para las emociones más intensas de movimiento. La ruta se establece por la intensidad aromática. Sí es un café express la vorágine que nos depara es absoluta. Si es un café sencillo podremos pasear com si fuera un paseo dominical en la alameda. Subir y bajar paredes se vuelve un acto habitual de cafeína. El tiempo y el espacio, como bien sabemos, es sólo referencial.  Así que los presupuestos lógicos dejan de tener sentido, siempre y cuando no tomemos café con leche, porque de esa manera se anula las capacidades dinámicas de todo movimiento constante.
Es necesario dejar atrás cualquier actitud utilitaria y ramplona, por eso es imperante que los caballeros se abstengan de llevar sombrero y las damas vestidos amplios ya que pueden provocar fricciones innecesarias.
Se convoca a los espíritus aventureros a dejar sus cómodos asientos y entrar de lleno al futuro de una estética de Generación X.
Los manuales de cómo beber café en bicicleta sin importar las rutas se encuentran in situ a la entrada del establecimiento.
No olvidemos que la poesía se toma sin azúcar.

Fotografía: Interior del Café Alambique, Porto Portugal.

martes, 18 de julio de 2017

Negociación fallida



En la mesa se reparten los protagonismos. El trayecto simbólico de la manzana le hacía sentirse primogénita y digna del mejor trato. ¡Ah! pero la cuchara rebatía su existencia al poner sobre la mesa sus antecedentes Paleolíticos, soy la concavidad que siempre se adapta a las bocas, decía ufana. El tercero en discordia, el ananá, en su gauaraní temperamento extendió su perfume al son de una polka paraguaya.
De aquel encuentro se firmo el Tratado de los Espacios Igualitarios.
Por desventura, la guayaba se opone con vehemencia.

lunes, 17 de julio de 2017

Exposición en Museum of the Americas


Me complace invitarlos a la exposición a colectiva a celebrarse  en el Museum of the Americas y Fomento Cultural México. Ramitas de mejorana, si ustedes tienen a bien visitar. Como verán será fácil identificar la obra con la que participo.
Suerte para todos y espero que muchos ojos vivaces y pensamientos preclaros visiten la exposición.
Están avisados. 
Que conste.

domingo, 16 de julio de 2017

La terracota y el sueño


Cuando volvió de su gran viaje y al verse desnudo, tomó un puñado de arcilla y modeló un ave sin alas, con una hermosa cola. La puso al lado de su cama y esperó tranquilo a que llegara el sueño. Se miró hermoso, y como un salvaje ñu, trotó por las praderas hasta que encontró unos pastores que al verlo flaco le dieron leche de cabra. Cuando volvió en sí, sus ojos se llenaron de lágrimas. Emocionado, no sabía si quería volver a nacer. Tal era su desventura. Sus rodillas quedaron inmóviles esperando que el fuerte sol ablandara la arcilla.

sábado, 15 de julio de 2017

Oquedad


La suerte no cambia cuando te detienes, entre miles de paseantes, a mirar lo que hay al frente. Un brioso agujero deja ver el otro lado y no puedes evitar reconocer que ese otro lado es el gemelo no nacido y así quedamos tranquilos por no perder el protagonismo de nuestro propio espacio.

viernes, 14 de julio de 2017

El Señor Estrella


La suerte del Sr Estrella intensifica los incesantes augurios de los rencorosos. Muchas noches esperaban que un soplo maligno entrara por los resquicios de su alma, todavía se cree que existe un algo puro en el Sr. Estrella, nada más falso. Él apenas se da cuenta del malestar que causa. Tiene insomnio y la cabeza repleta de cicatrices de los golpes nocturnos. Es verdad, las cosas le salen bien sin intentarlo. Tiene buena estrella, dicen. Pero él agoniza de tanto cargar esa estrella. Hace señales desesperadas para que lo ayuden con ese peso de felicidad que lo abochorna. Nadie disimula su envidia. El Señor Estrella implora y como esclavo del amanecer, camina por las desiertas calles, silencioso, con la cautela del infeliz aplastado por el maldito apellido que ha heredado. 

jueves, 13 de julio de 2017

Testigo primero


Ebria la noche, deja el farol de la fiesta como testigo de la fiebre que la mañana mitiga con callada displicencia. La temperatura de la calles se mide en el vaho del grito desbocado y violento, crepitando con sus virutas de alegría entre las piernas interminables de las lámparas. 
Hay un sabor de cosa muerta, confieso, una melancolía encontrada y esa sordidez de los gestos perdidos en el vocerío.
Inmóvil y muda la ciudad se recrea sola de estar en casa.
Como si la inventara.

Fotografía: Rua das Taipas, Porto, Portugal.

miércoles, 12 de julio de 2017

Dudoso éxito


Las mañanas son rápidas cuando el azul agua se asoma al vecindario. Eso lo sabe y sin embargo, aliviado de ausencia conversa las imperfecciones de la vida. Donde todos mienten, él, separa las promesas de los presagios, por eso su tristeza es fresca. Hoy se detuvo a contemplar en la plaza cercana a su casa, a un corro de personas que se arremolinaban a ver y a escuchar a una señora simple, es decir, no se veía ni en su vestimenta, ni en su gesto, virtud o prodigio. Lo que les puedo contar es que Nestor, se acercó a curiosear. La mujer leía en un papel peticiones heroicas, “igualdad de derechos” “mejor vivienda” “salario justo”. Las personas atónitas, comenzaron a aplaudir, pensando que era una de esos performance que las escuelas teatrales acostumbran los sábados. Cuando la mujer terminó de leer comenzaron a arrojar monedas pensando que eso le ayudaría a pagar sus cursos de arte dramático.
En un impulso de solidaridad, Nestor, observó la turbación de la mujer y de un salto intentó atenuar la ira que poco a poco aparecía en su rostro. Los curiosos comenzaron a vitorear el espectáculo, uno de ellos sacó un libreta para intentar, pluma en mano, el autógrafo de la mujer. Nestor abrazó a la mujer antes que la multitud la devorase. 
Todos batían palmas y ya se presagiaban esas lágrimas indistintas entre la tristeza y el éxito.

lunes, 10 de julio de 2017

Espacial aviso


El círculo, perpetuo en su ágil vuelo que no reposa en las corrientes del cielo dieron cabida a estos seres intactos de conciencia y que giran helados en la transparencia del cielo de un arriba que es abajo. Son minerales los cristales que reflejan la luz y no hay sombra de dioses pordioseros, ni lenguas venenosas que digan lo que será si obedeces. Nada perdura, lo sabemos, pero esta esfera sigue su hondo viaje y nunca pierde su figura. Perenne de futuro sus átomos giran vacíos errabundos con ese encanto de la onda que es materia que apresura los sentidos de los vivos. Es masa sin sonido porque en su entraña no hay lenguaje seguro por que es móvil y su circunvolución es perfecta en esa suspensión de espacio. Como sabes hay un hueco azul que vaga y en esa fragilidad las horas se dispersan. 
Cada cien años se deja mirar en las madrugadas de agosto. Puedes gozar de su presencia, ya falta poco. Que te habiten los ojos curiosos para que el azoro no quede vacante en este mundo. Te aviso.

domingo, 9 de julio de 2017

Rótulo


El abandono no borra los nombres aunque las ciudades y sus casas jueguen a las distancias.
Algunos recuerdos tienen el anonimato de lo vivido.

Fotografía: por la Rua de Alexandre Herculano, Porto, Portugal.

sábado, 8 de julio de 2017

El Señor Síntesis


El Señor Síntesis tenía una alquímica forma de hipnotizar el curso de los argumentos. Los asesinos de los ángeles saben que el ojo derecho del Sr. Síntesis, tiene la premisa mayor del silencio que se muerde en la llama de oro. 
Los hombres de banqueta saben que el sueño tiene prisa en las bocas y todo queda encriptado en ese cofre de amor que nunca se abre. El Señor Síntesis, tiene la segunda premisa, como cáscara de olvido, pintada con letras itálicas en su cuaderno que se consulta los martes de cada mes. Se han observado largas filas para poder consultarlo.
No te engañes si miras el rostro ingenuo del Señor Síntesis, el tiene la piel dura del análisis y la roca de cristal en su memoria.
Abreviando: la explicación del misterio es directamente proporcional a la inversa de la apariencia evidente de las cosas.

viernes, 7 de julio de 2017

Quincuagésima columna


Algunas columnas hacen la ronda para protegerse de la verticalidad.

Fotografía: Palacio de Justicia, Porto Portugal.

jueves, 6 de julio de 2017

Vendedora de flores


Evocando tristes memorias, ella tenía ese goce extraño de caminar las calles vendiendo flores. Su juventud pasó revuelta entre perfumes de rosas y amargos cardos, así, en ese puro romanticismo, como un idilio salvaje, erguía su fino talle entre las esquinas y en las cuencas de los ojos que la miran pasar. Su piel, azulada, como nido de múltiples hormigas, caminaba con la sonrisa deshojada. Era inexorable que poco a poco sucumbiera austera como una Xochipilli urbana. Yo la miro pasar y una dolencia de perfume me queda. Pero soy injusto, ella como buena vendedora, nunca se arredra y ofrece con pasión ese goce extraño, con ese celaje de inmensa sabia de mujer que florece.

miércoles, 5 de julio de 2017

El hombre pájaro y la jirafa


Se balancea en la cuerda que cuelga de dos clavos afianzados a la pared. Tiene complejo de ave, por eso la jirafa, con la humildad del que conoce las alturas, le decía que era necesario decidirse. 

- No tengo alas, le decía el hombre pájaro. 
- Entonces eres un farsante, le espetó la jirafa.
- No. Estas plumas son reales y no tengo vértigo. 
- Te comprendo, concedió la jirafa. Yo me estiré tanto que mi cuello creció y ahora deambulo.

Todo el verano se les vio juntos, charlando. Un día se fueron rodando como esas piedras que tantas veces recibieron. Aplastados por el peso de la intolerancia, enderezaron sus cuerpos y el hombre pájaro, con un llanto débil, se subió al lomo de la jirafa. La cuerda sigue balanceándose fría y solitaria. Retazos de murmullos y sollozos, todavía se dejan sentir en el agudo espacio vacío.

martes, 4 de julio de 2017

Cuadragésima novena columna


Algunas luminosas columnas se enfilan para sostener techumbres y propiciar corredores.


Fotografía: Paço dos Duques de Bragança, Guimarães, Portugal.

sábado, 1 de julio de 2017

Julio


La fragancia de la piel de julio cierra la fiebre de la herida. La mano se atreve a circular por nuestras venas para dejar los labios carnosos de voz y de tersura. La quietud se mueve coronada con esa seda que rosa la nocturna forma de la yema de la oreja. Vigilemos. Vigilantes.

viernes, 30 de junio de 2017

Con la vista fija


Desembocar siempre en mar o río es la manera de entrelazar el arco del puente entre el agua y la tierra. Hay un deslumbramiento, siempre, siempre ese siempre que es un presente en el cuerpo del mundo. Vamos entre la galería de verdes para nacer encantado de nacer en un nuevo vientre bajo la ley del medio día. Ondular entre caminos con la vista fija en el agua donde están las raíces del inicio. 
Desembocar para tomar un nuevo rostro con la sonrisa de agua viva. Todas las horas se beben al mismo tiempo. Escritura.

Fotografía: Puente de Arrabida, Porto, Portugal.

jueves, 29 de junio de 2017

La dragona


La dragona fue al mandado con su falda de bolitas. El mundo no sabe como mirar. Se siente la tensión. Se cincelan las venas azules y la respiración no aprende a respirar con calma. Desde el fondo del puesto de chilacayotes se desprende un punzante desdén. Ella lo recibe, se lo cuelga en su poderoso cuello y lo desgarra. La ventaja de ser única es la implacable hambre que lo devora todo. No pierde la cabeza y percibe el miedo que provoca. No mira nunca la ponzoña y tiene todos los años arrugados en su cuerpo. Si el corazón pudiera pensar no habría dragona digna, por eso si la miras, no busques respuestas, la dragona no se inmuta porque su inmenso amor es prediluviano. 

miércoles, 28 de junio de 2017

Símil de pensamiento


Las buenas ideas como los embutidos deben mostrarse sin desazón.

Fotografía: productos naturales, Porto Portugal.

martes, 27 de junio de 2017

Protagonismo


El gato del señor Machado quiere protagonismo, pero la gente que lo mira sabe que es un mal educado, se orina fuera de su arena, se siente el más atildado del barrio pero es de una vulgaridad absoluta. Se parece a esos burócratas que sólo piden sin dar y que creen que merecen todo. Por eso la gente lo comienza a odiar. Y es tanta la desesperación por tener protagonismo que comenzó a arañar a las personas. La tristeza se agranda al saber que su dueño es igual.

viernes, 23 de junio de 2017

De puerta en puerta


De tanta espera se oxidan los reproches y las puertas se agrietan y ya no se escuchan los veranos por tanto invierno enroscado. Todos saben que el tiempo es tísico cuando se amarga la demora. Así es el infortunio del sudor. Atisbo.

Fotografía: Alguna puerta den Porto, Portugal.

jueves, 22 de junio de 2017

Sirena encallada


El séquito notó que la Sirena había perdido su cuidado. Como apedreada por olas furiosas su rostro salobre, quedó manchado de algas negras. Ansia y susto le dejó el alma oscura. Sus cauda temblaba y trabada en el silencio, el agua como rebaño perdido la rodeaba.
De su locura dan testimonio, los conjuros y los aceites de bacalao que los marineros  untan en el escamoso cuerpo. Respetemos el terror de la que se salió del agua en un rapto de confusión y delirio.

jueves, 15 de junio de 2017

miércoles, 14 de junio de 2017

Espejito, espejito


Trataba de convencer a todos de que sus lecturas eran el espejo de su alma. Y era verdad, tenía una alma fría y negra. Qué se puede esperar de un lector de Guy de Maupassant. Esta claro.