miércoles, 1 de noviembre de 2017

Noviembre



De nariz grande como árbol con ramas de mil olores, noviembre llega de la penumbra. Se queda en la piel y el aire con su caliente silbido arruga lo que resta del año. Que ya no cante nadie dicen, pero la boca todavía se llena de sol y de cuerpo.
Busquemos otra tonada.

2 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, noviembre siempre vuelve con olores a fogón y recogimiento tras haber disfrutado del tibio sol y de la gama de ramas multicolor que han llegado a adornar nuestros bosques. Asimismo, aquí no nos faltan por esta fecha los huesos de santo, hechos de mazapán, como espero que a ti no te falten los tamales o el pan de muerto.

Un abrazo

sergio astorga dijo...

Alicia, bien dices ya terminé la ofrenda y ya horneamos el pan de muerto. Te mando un fuerte abrazo y que tengas buen noviembre.