viernes, 21 de noviembre de 2008

Entre-Vista



En el estanque una culebra con el verdor azul del agua retoza y ondula la superficie. Los reflejos se acomodan involuntarios, trayendo a contra corriente la distorsión o el empalme.
El agua y la culebra al fundirse en un abrazo curvo, proyectan dos cuerpos que en la hierba entrechocan. No hay reposo en los reflejos; la imagen de un ombligo remonta una cresta, y al menor requiebro del agua aparecen los muslos, que incitan la abulia de una ola que se resiste al nado. En la orilla los mosquitos se atragantan de luz y el cabello se abate con el limo.
De repente, la culebra gira virando las tonalidades del agua, en tonos que se desplazan desde un verde acedo, hasta un azul rutilante.
La refracción de los cuerpos se agranda y se encoge; se barrunta apenas el contorno de una espalda que navega en celo; un brazo que enreda la lisura de un vientre, y que al proyectarse en el agua empuja los límites del estanque.
La irremediable sombra de una nube se deja caer, mientras una onda arremete contra las piedras, formando una espuma blanquísima, que se confunde con la imagen de una lengua ensalivada.
De pronto los reflejos cesan… parece que la calma se entume junto a la culebra, pero sólo es el acicate de un reflejo viril, que aparece y desaparece en un salvajismo de agua dulce.
Emerge; respira… se sumerge en un movimiento tenaz, como aquél polvo que a lo lejos –por el camino que rodea al estanque- anuncia la llegada de un añoso carretón.
Confinado a una marcha torpe y a un perplejo porvenir, el carretón vapulea la distancia; parece inmóvil, hipnotizado por el calor. La madera y el metal se atolondran; crujen en una destemplada sequedad. Pero avanza… avanza al tumbo de una mula adormecida por el estrépito de las ruedas, que giran borrachas en un lujo inútil por mantener el paso.
Se acerca devorando kilómetros con una gula insípida, y aunque la mula se afana, el carretón parece suspendido en medio del polvo, como si esperara un cambio de naturaleza, y que en vez de rodar él, fuera el camino el que rodara.
Sin embargo, avanza… avanza tras el cadente paso de una pezuña, que percute como un puñetazo pulcro… solitario; en una marcha que se impulsa al roce de la rienda; impulso de una raza que nunca se revela a la voz del dueño, no importa que ese dueño viaje atento al rechinar de sus huesos. No hay paciencia que lo alcance, que le perturbe; el mira de frente al camino. No se preocupa, él lleva las riendas, el ritmo, su vejez.
El estanque esta cerca, se escucha un chapaleo en el agua. A una voz de rienda, carretón y mula se detienen. La espera es larga… sinuosa; él, con una crepitud enorme, apoya su pie descalzo en la rueda. Desciende lento… atávico; hasta sentir el calor de la tierra en sus plantas. Avanza hasta el estanque… Observa como la culebra retoza, y cómo el reflejo de dos cuerpos se clava en su pupila.
Un sudor áspero… tibio, le corre por el vientre. Se perturba, se confunde. ¿Cuál es la imagen verdadera? ¿el reflejo verde de los cuerpos en el agua o, los cuerpos mismos en la hierba?.
No hay asombro en sus dudas, él se aleja en su carretón, para dispersar con el polvo la memoria de una sensación tal vez glauca y mortecina.
Sergio Astorga.

8 comentarios:

Maribel dijo...

Qué elegante sensualidad. Es una narración muy original. Y la pintura, como siempre, fantástica.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, la mirada y sus resonancias. La palabra y sus silencios.
Un abrazo acuareleado.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Me desperté con esta imagen reflejada y esperé a leer otras letras.
Precioso, Sergio.
Un abrazo atávico.
Izaskun

sergio astorga dijo...

Izaskun, gracias por aver despertado en azul y con reflejos en la memoria.
Un abrazo de dulce agua.

Triana dijo...

Pues leí y releí, pero no había manera de responder, así es que me guardé la acuarela, en el PC y en mi retina... y cuando ya casi no veo las teclas, entro lo intento y sale, y el relato vuelve a conmoverme, se respira la sensualidad y puedo escuchar el chirriar de las ruedas del carro y adivinar la mirada del carretero al llegar y al marcharse.
Magnifico Sergio.
Un abrazo casi al alba.

sergio astorga dijo...

Triana,muchas gracias por tu perseveranciao, en cuanto el problema técnico desconzco la cauza.
Te acuedas de Juan Ramón Jimenez aquel verso: Andando, andando, que quiero oir cada grano de arena que voy pisando".
Esa cadencia queria conseguir con las palabras, creo que no quedó mal, pues tu comentario lo confirma.
Un abrazo verde azulaado
Sergio Astorga

Triana dijo...

En efecto, Sergio, nadie como Juan Ramón impregnó de realismo lo que describía...

" Andando, andando...
¡Que quiero ver el llanto
del camino que voy cantando!

Y en efecto, a tu carro se le oyen las rodadas y a la mula su pisada de herradura..

Un abrazo en clara noche de estrellas.

sergio astorga dijo...

Triana, siempre "hay una tranquilidad violeta" cuando se evoca a Juan Ramón.
y así "dejad atrás los caballos que quiero llegar tardando"
Un abrazo de domingo
Sergio Astorga