miércoles, 27 de junio de 2012

Ángeles de la Uva




En los últimos siglos han vagado como ríos y  aclarado gargantas. Cantos y lamentos han humedecido los labios en sus alas. Los han confundido con lascivias imágenes de mares de plomo, cuando las cabezas giran sobre un eje de vómito y de nausea. Parientes de la aceituna (por carnosos)  tienen  el  ánimo de la luz antigua. Nunca tuvieron jaula y sus parras contienen el deseo de la acrobacia adolecente.  Hay un gusto de amor en sus membranas y se ocultan los sátiros cuando miran la sombra afrutada que pasa como bergantín  en busca de la playa. Tienen cintura fina como el nardo y todos quieren ser la lengua suelta del requiebro.

Cuando el ombligo te duela por deleite y tu sueño se fermente, siempre habrá un ángel de la uva agitando las copas de las madrugadas.

Se me olvidaba, a los Ángeles de la Uva no les gusta la monotonía, ni los rumores, ni las espadas.


Sergio Astorga 


Acrílico/Papel 60 x 80 cm.

9 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, que no conocía yo a semejantes seres. Bueno, ... o nadie nunca les dió ese apelativo.

http://www.youtube.com/watch?v=lzu7hynywwg

Un abrazo.

Mily dijo...

Desde la tierra de las vides... un afectuoso saludo... estos ángeles de la uva me llevaron a danzar por los viñedos, tu pintura hermosa y tus letras geniales. Salud desde Mendoza Argentina !!

sergio astorga dijo...

Alicia, no con cualquier copa de vino estos ángeles se presentan, son reservados como el vino, descansan en barricas bien protegidas por las miradas indiscretas.
Yo no conocía este vino griego cantado ni al cantor y me ha gustado. Sobre todo por que el olivo y la uva son los frutos que estos ángeles frecuentan.

Abrazos de buena cepa.

sergio astorga dijo...

Milly, de seguro los has visto, porque no hay viña que ellos no conozcan, desde las Californias hasta la Tierra del Fuego, se conoce constancia de ello. En los amaneceres, cuando una línea violeta cruce el horizonte ellos dejan su cauda como buqué atardecido. ¿Cuéntame si los ves?

Bienvenida, y a tu salud.

Abrazos mendocinos.

Myriam Mahiques dijo...

Hermosos colores has trabajado en esta pintura y me gustan las texturas de tu post de hoy. Que tengas un lindo fin de semana!

Mily dijo...

Sergio te cuento.. que me quedo a pernotar en los viñedos y espero a los ángeles con vino dulce. La coordillera de Los Andes me avisa que llegaron,con su voz de nieve.. hace frío pero igual cuidan, sin cesar, las uvas dormidas. Te invito a este ritual invernal... Salud !!

Abrazos de Cabernet Sauvignon.

Gemma dijo...

Coincido con Lilian: Maravilla de texto y de imagen.

Un rebeso

sergio astorga dijo...

Myriam, contestando poco a poco que tuve un fin de semana complicado y por lo pronto ya no se corta el internet.
Este cuadro fue el ultimo que pinté antes de irme a Los Álamos y ahora esta en las escaleras. Ya no me acordaba de él y me gusta. Es de la serie de los Ángeles por no decir chamanes.
En algunas mañanas, por las escaleras se escuchan algunos paladeos. Me imagino que se disponen a emprender el vuelo cotidiano.
El fin de semana fue bueno. Fuimos al Centro Histórico a ver las Rugas de São João. Tal vez realice una entrada.

Espero que el tuyo haya sido placido.

Abrazos cosecha 92

sergio astorga dijo...

Gemma, me brillan los ojos, como si un poco de vino llenara mi copa.

Abrazo textual y virtual.