viernes, 19 de septiembre de 2008

Que la dicha tiene un tamaño


Que la dicha tiene un tamaño
con un batallón de hormigas
tallándose las patas en el borde del agujero.
Todos lo saben… Se tiene memoria.

Que de un hombro a otro hombro
se tensa el brazo de la sombra
cuando lejos se atisban los cansancios.
Ya lo sabias… Te lo contaron.

Que de la hora a los minutos
se escriben los párrafos a mano
con geométricas palabras de madera.
Ya perdiste la cuenta… Me lo han dicho.

Que del fuego caído se hace mundo
y los roedores de colmillos telúricos
quiebran los huesos afilados del oráculo.
No te escondas… Te acompaño.
Sergio Astorga

7 comentarios:

Alejandro Gelaz dijo...

Que Apolo escupió en el cielo de la boca de Casandra es un hecho y que de ese fato perecieron en el fuego las verdades, lo sé porque tengo memoria, me lo contaron sí y tengo ese tipo de memoria para acompañar este mundo atiborrado de símbolos.
Saludos
Alejandro

sergio astorga dijo...

De tanto mar Egeo diseminado y andelantandome a los celos bien fundados de Hera, me han llegado por agua dulce, no se decir si por el Guadalquivir o por el Usumacinta, algunos ecos de victoria, tal vez me confunda y solo sea un suspiro de Heracles ante la fatiga o Leda en fogosa platica.
Qué símbolo de memoria es este? Podrás ayudarme?
Un abrazo
Sergio Astoga

siempreconhistorias dijo...

Caballeros, leerlos a ustedes es un ejercicio excesivo para una señora sin formación clásica y desmemoriada. Menos mal (fortuna mía) que sus letras suelen acompañarse de colores de tierra y vida de irresistible atractivo. Un vino les compartiría gustosa si algún día se da el caso y lo permiten. Son ustedes fabulosos.
Un abrazo
Izaskun

sergio astorga dijo...

Izakun, gracias por tener ese Antojo de que Baco sea invocado para encontrar nuestra memoria perdida.
Un abrazo.
Sergio Astorga

Triana dijo...

Como dice Izaskun es excesivo el esfuerzo que tendría que hacer para seguiros a los dos, mi memoria está flaca y mis habilidades literarias muy limitada, pero estoy segura de que sería una delicia escucharos debatir... y apoyo la moción de hacerlo delante de una copa, en mi caso de Manzanilla de San Lucar y un papelón de jamón en El Peregil.
Un beso.

sergio astorga dijo...

Triana, dejame decirte que llevo tres dias con un paño húmedo cubriendome la cabeza para desinflamar la amigdala.
Una manzanilla o una quesadilla de huitlacoche y su compañia me parece de chipen.
Un abrazo.
Sergio Astorga

Triana dijo...

Sergio, una copa de manzanilla de Sanlucar, estoy segura de que acabarían con esa amigdala malita, pero es que ademas se te olvidaría, fijo, escuchando cantar a Pepe con ella en la mano, no se porqué se me vino a la mente uno de mis sitios mágicos de Sevilla leyéndote...el
subconsciente tiene sus razones.

Un abrazo.