miércoles, 17 de mayo de 2017

Tachito


Toda su vida fue un tache, desde la nacencia hasta la pubertad. Por fortuna, encontró la rotación del cuerpo y la mirada. De sus labios aparecieron frases temblorosas que nos hablan de esa otra realidad de las palabras. Las que tachonamos sin piedad. 

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

bellisimo como tango de arrabal