lunes, 29 de septiembre de 2008

Ultima Vez

No sé a que vine. Un impulso de ave de corral me trajo a picar un maizal que ya no es mío. A sobar estas paredes con los ojos, a buscar la penca de maguey y la sombra de anca de la Tía Elodia.
Nada mas por insistir, por terquedad, a ver si reviviendo los recuerdos se me quitaba esta calentura de años, pero no, la tengo encendida, como una braza entre las piernas.
Aquí por esta ventana vi como los campos se tornaban azules de agave, como los jimadores cargaban los burros y tomaban el camino empinando hasta perderse entre el polvo de la tarde. Todavía siento el eco de las pezuñas de los burros retumbar en mi barriga. Por ese camino debió de irse Tía Elodia con su tristeza hinchada en el pecho. Debió de ser así, estas ráfagas de aire me lo dicen.
No sé a que vine, este sudor que me moja los cabellos me sala el aliento. Voy a taparme los ojos hasta matar esa imagen carnosa de mi Tía con esta espina de maguey hasta que amanezca y sólo por curiosidad, por la tarde, voy a seguir la huella de los burros.
Sergio Astorga

Fotografía. "Magueyes por la Ventana" Manuel Alvarez Bravo

6 comentarios:

Dédalus dijo...

Bellos recuerdos, Sergio, trazados con una refinada maestría literaria que celebro haber descubierto, regresando sobre tus pasos.

Un abrazo. Volveré.

sergio astorga dijo...

Dédalus, gracias por tu visita, me guataría tener esos bellos recuerdos, pero son imaginarios.
Celebro mucho tu comentario.
Desde el rodapié del antojo recibe un abrazo.
Sergio Astorga

Fátima dijo...

Hola Recién he descubierto tu blog, afortunadamente a una entrada del blog Trianarts.
Me ha gustado mucho por lo que le he dado "El premio al esfuerzo personal 2008", siempre es bueno dar a conocer lo que gusta.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Fátima, descubrimientos y asombros me han dejado como estatua, no de sal, si de piedra o tal vez de guijarro a la vera del río. Gracias por tener este antojo de dar generosamente tu opinión.
Intentaré corresponder y proseguir con la difusión de otros esfuerzos.
Un gran abrazo de azucar.
Sergio Astorga

*Amplio mi gratitud al blog Trianarts por antojadiza.

siempreconhistorias dijo...

Me ha hecho recordar, Sergio, un extraordinario "cuento infantil" (¿por qué entrecomillo?) de esos que frecuento, editado por OQO (Pontevedra) y de título (si no recuerdo mal) azúcar y sal. Crea usted unas imágines excelentes, que provocan la sensación de haberlas vivido.
Abrazo de arco,

sergio astorga dijo...

Izaskun, disparar sensaciones y lembranzas es lo que intentamos todos provocar.

El usted me desanima.El tu a tu me es mas grato.
Te mando un abrazo en Fa.
Sergio Astorga