viernes, 4 de enero de 2013

Eran cuatro



La mayoría de los testigos afirman que llegaron por el sur, pero todo mundo sabe que esos testigos eran a modo, deshonestos pues. Por unos tragos de agua ardiente podían jurar haber visto las hazañas del Amadís de Gaula o de Jasón en primera fila.

A la mañana siguiente las evidencias eran claras, un olor a orín como el que se huele en los zoológicos, penetraba todos los muebles de la sala; nuestros zapatos estaban en desorden; en el sofá una capa verde y una corona de plástico delataban su presencia. El año anterior olvidaron unos pantalones de seda carmín y un paquetito de incienso, del más corriente.

Yo sé que son cuatro y vienen del norte. No entiendo ese afán de venir cada año, si saben muy bien que en esta casa ya no hacemos fiestas de disfraces.

Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 30 cm. 

6 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Qué lindo, me trajiste recuerdos, acá no se festejan los Reyes. Feliz día de Reyes!

Lola MU dijo...

¡Pero qué genial, Sergio!
A ver si hay suerte y esta vez nos dejan lo que pedimos siempre. Perdono las engorrosas evidencias, vengan de donde vengan y sean los que sean, je, je.
Un beso.

No te olvides de dejar los zapatos, no sea que vengan de veras...

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, creo que estos regios visitantes aprovechan la estancia para celebrar el cotillón de Reyes. Si en todas las casas anteriores se toman lo que les dejan preparado para el duro camino que les espera-nosotros les dejamos moscatel, agua, brandy y unos polvorones-cuando van acabando su periplo de reparto de regalos ya han de llegar un poco mareados y dejan evidencias de ello ja,ja,ja.

Feliz noche mágica.

Un abrazo.
(http://lanieve2.blogspot.com.es/#!/2013/01/el-mejor-regalo-sois-vosotros.html)

sergio astorga dijo...

Myriam, estuve estos días enclavado en la ventana rememorando aquella sensación de espera dichosa.

Aquí en Portugal no se festeja. Peo yo sí lo festejo a mi manera. Con la memoria da la ingenuidad.

Abrazos reinando.

sergio astorga dijo...

Lola MU, mi zapato lo dejé como mandan los cánones, sin embargo, de mañana estaban desolados, un poco desangelado pensé en que posiblemente tuvieron problemas con el visado.

Voy a investigar si puedo poner mi zapato en línea.

Abrazos reales.

sergio astorga dijo...

Alicia, con ese recibimiento y sin GPS por supuesto que la ruta se desvanece y surge el equívoco.

Ya fui a la Nieve, a veces no puedo dejar comentarios.

Un abrazo desde el elefante.