jueves, 12 de febrero de 2009

Recuerdos del Mar Egeo III

A lo lejos:
colgada en el mar,
la ninfa Rhoda,
hija de Poseidón
y amante de Helios,
aparece como Venus del Egeo.


Cuántas huellas,
helenas, francas, sarracenas
dejaron en sus muros.


Cómo olvidar al Coloso
que vive bajo las aguas,
bronces confundidos
con el verdor de algas.

Hoy dos ciervos
subidos en colúmnas
testifican tu entrada.

Sigue tu viaje Condesa,
con la mirada al levante.
y que el polvo de oro
de la vida no se acabe.
Sergio Astorga


tinta/ papel.

8 comentarios:

Triana dijo...

Coloso el poema y colosos los sentimientos que transmiten enmarcados en esas lineas y esos magnificos dibujos.

Un abrazo legendario.

Triana

Maribel dijo...

Qué bonitos versos, especialmente los últimos. Gracias por seguir deleitándonos con esta obra tan especial.

Un abrazo marino.

Raquel T. dijo...

Llego con algo de retraso a tu Egeo, amigo Sergio, pero no he dejado de sentirme bien querida por las tre olas que dejaste aquí desde el primero de sus versos. Preciosos poemas, Sergio, que dejaron su espuma y su azul fresco en mi tarde. Y absolutamente extraordinarios los dibujos que los acompañan: me he perdido gustosamente en sus trazos, pero no quiero encontrar el camino de regreso.
Abrazos admirados para lo admirable...

sergio astorga dijo...

Triana,la lejanía tiene una cadencia de recuerdo, un recuerdo de lo inventado, de lo no visto mas que en imágenes de dos dimensiones.
Me gusta dibujar en blanco y negro, existe un huella más íntima, inmediata.
Un abrazo a tinata
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, nunca pensé sentirme comodo después de tanta desnudez, tal vez sea porque es febrero o porque los ojos femeninos son menos egoístas.
Que pensáis?
Un abrazo adormecido.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Raquel, llegas a tiempo para subirte a la balsa, y tal vez Odiseo mentía, y esta tardanza en los mares se debía, coludido con los dioses,a que no quería regresar.
La fascinación del viaje, aveces, es mayor que el objetivo de llegada.
Un abrazo que tarde.
Sergio Astorga

marisa dijo...

Pues ojala tengamos sempre polvo de oro para continur...besos admirados.

siempreconhistorias dijo...

Querido Sergio me ecuentro hoy dos cuadernos y me imagino protegida en esos muros con base de agua. Como siempre, muy, muy bello.
U abrazo.
Izaskun