miércoles, 29 de abril de 2009

Epitafio

Duermevela. Fina luz
que te envuelve, que se muerde
en la voz: en el ronquido
infinito de la muerte.

Horas serenas de tierra
mojada; lira preñada,
mineral eterno: fibra
tensa de mi hueso.

Eso que se empolva es
el cerebro; desnudez
morena que se abra paso


como almendro, como nuez:
en el enjambre sublime
de ser pus en lo terreno.


Sergio Astorga
Acuarela/papael 20 x 30 cm

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente GENIAL

A
B
R
A
Z
O
S

CARO

Anónimo dijo...

Es taaaaaaaaaan tarde!!!!!!!!!! pero fue como venir a beberme una exquisita y humeante taza de cafe...

BYE

Caro,

siempreconhistorias dijo...

Se me llenó de relojes el artista de mis sueños. Cuídese usted mucho y siéntese a la mesa a compartir. No olvide que somos muchos los que pendemos de sus tiempos (pero tampoco se me angustie por ello).
Un abrazo a contratiempo.
Izaskun

Maribel dijo...

Me sobrecogen estos versos de muerte, hoy no es mi día, creo que se me está empolvando el cerebro.

Un abrazo a la hora en punto.

sergio astorga dijo...

Caro, tarde que ya es temprano, un cafe es buena compañia para leer y ver pasar el tiempo.
Un abrazo minuto a minuto.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun,este sonetillo octasílabico nos ayuda,creo a percebir lo fugaz, "la acerva certeza de no ser necesario" diría Juaristi.
Un abrazo a contramano.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, los epitafios son duros pero es mejor hacerlos con vida.
Cuando menos yo ya lo tengo.
Desempolvemos, tomemos el plumero.
Un abrazo atemporal.
Sergio Astorga

Inuit dijo...

A veces recorro esos espacios y esos tiempos sin saber por donde transito. Cualquier recorrido pasa por algunas de estas estaciones.
Inuits

Mega dijo...

en el enjambre sublime
de ser pus en lo terreno.

¡qué verso más certero!

Abrazo grande (pues sí que andamos parejos)

Lola Mariné dijo...

¡Qué yuyu!
Te veo un poco fúnebre, querido Sergio.

sergio astorga dijo...

Inuit, esas estaciones venden boleto, (billete) de ida y vuelta aunque no sabemos con certeza si vamos o nos llevan.
Un abrazo viajante.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, son las campanas de otros bronces que nos alivian de los aparentes buenos pensamientos.
Mañana habrá otra campanada.
Un abrazo terreno.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Mega, duelen más las certezas que las conveniencias.
Coincidencias literalmente espaciales y especiales.
Un abrazo ciertamente.
Sergio Astorga

PIZARR dijo...

Y el tiempo inexorable sigue su curso, sin que nada podamos hacer para pararlo, retrotraerlo o alejarlo.

Un abrazo sin espacios ni tiempos

Triana dijo...

Polvo somos al fin Sergio, si es necesario tener un epitafio algún día, el tuyo es bello, bellisimo.
Y los relojes tuyos, como siempre dan la hora y la luz de sus colores.

Un abrazo con ojeras aún.

sergio astorga dijo...

Pizarr, disculpa el despiste, entre el epitafio que yace y el otro que se desplaza me he perdido.
Y el tiempo es irreparable y un intrumento a veces de tortura.
Un abrazo atemporal.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Triana, pue yo ya lo tengo y como aqquellos versos de León Felipe,yo también estoy hecho de un barro mal cocido.
Un abrazo no por tarde menos cariñoso.
Sergio Astorga

Silvia Beatriz dijo...

Segio: me llevo el poema y la pintura para www.belenprosayverso.blogspot.com
voy a publicarlo en mi vidriera por una o dos semanas, respetando enlaces y autoría.
Si no estas de acuerdo, me dejas un mensaje que lo retiro.
Saludos!!