viernes, 18 de septiembre de 2009

Letras de Chile

Hay un Ojo Travieso, danzante, con la misma sed de nacer al sonar de las campanas, donde los huéspedes son devorados en las fauces de la vista.

Con la ráfaga de Santiago surcando geografías y su banquete generoso: Letras de Chile y Lilian Elphick tuvieron el arrojo de publicar cuatro textos de estos Antojos.

Mi oda es transparente y del archipiélago de mis venas la frescura de la gratitud ya está llegando al sur del continente.

Un abrazo “con mi razón apenas”
Sergio Astorga

Tinta / acuarela/collage 20 x 30 cm.

24 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Vengo de leerlos, todavía con el trotecillo de ese "troyo". Prosa poética deliciosa, Sergio. Enhorabuena.

Maribel dijo...

El collage es precioso, Sergio.
Y el ojo travieso es además ojo de lince y ha tenido muy buen ojo para seleccionar tus textos, que por cierto no son tres sino cuatro.
Felicidades.
Un abrazo de antojo.

siempreconhistorias dijo...

Felicidades,querido Sergio. Ese Ojo Travieso sienta bien a tus tintas que se han puesto de gala. Los textos magníficos y la sultana,pues eso...
Un beso.

Alicia dijo...

Ya adivinamos que en ese caballo Troyo íbamos a hacer un viaje por esas sendas del reconocimiento literario.¡Qué mejor transporte! Cuándo prepareís la siguiente cabalgada pasad aviso para venir bien pertrechada.
La selección de los cuatro, entre la calidad manifiesta, era difícil.
Sergio, estoy en la tercera página de un relato dónde he utlizado "mixtura" y "color rojo solferino", palabras que recogí de aquí.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Antonio, tú que vienes de deletrear “los cuatrocientos golpes” de Truffaut, sabrás que la cabalgadura importa tanto como el camino.
Un gozo que te hayan dejado un buen olor estas praderas letradas.
Un abrazo hípico. (también hipocorístico)
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, embelesado de estar rodeado de tan buenos ojos, que dos es menos que cuatro y ya está arreglado el despiste.
Para serte honesto, me gustó el collage de Lilian, con su Abol penetrante y su retrato altivo de sultana araucana.
Me dan ganas, perdón, se me antoja, a todos mis antojadizos amigos, realizarles con sus características físicas o emotivas un collage y una entrada. ¿Cómo ves? Ya veremos.
Un abrazo, disculpa, cuatro.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, que ando montado en jaca de gala, dando vueltas por el kiosco, chuleando, sólo chuleando.

La Sultana es heredera de la prosapia mapuche, ya lo has dicho, para que insistir que el agua es clara.

Un abrazo chulo. (Por bonito, que no por rufián)
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, mandaré heraldos en cabalgaduras prietas que recorran los ayeres como si fueran caminos nunca recorridos.

Cuando veas levantar la polvareda y el horizonte se empolve de rojos y violetas, moja tu pañuelo en lavanda y sal a perseguir, rumbo al norte, a la yeguada sudorosa.

Ya que has recogido mixturas solferinas, nos dirás como quedó el amarillo que pensabas.

Un abrazo de tintorero.
Sergio Astorga

Alicia dijo...

Sergio, quedó igual que cómo lo hubiése Juan Ramón Jiménez a traves de su Cristal Amarillo: "Por el cristal amarillo todo se me aparecía cálido, vibrante, rejio, infinito. Mi nostalgia de lo universal latente en mí desde mi semilla, encontraba largo y supremo deleite por el cristal amarillo. Era aquello como una exaltación musical, escalofriante y definitiva. Todo allí acababa bien; era un término como el beso del amor, como el de la gloria verdadera e íntima del arte; después de mirar por el cristal amarillo ya no quería yo más y me quedaba contento"

Te prometo que también te haré el regalo de contártelo con mis palabras, me tomo un respiro de tiempo para ello.

Un abrazo de colores.

Maribel dijo...

Me parece una idea fantástica, Sergio. Si en verdad se te antoja, a tus antojadizos amigos les encantará, estoy segura.

Un abrazo de fin de semana.

Triana dijo...

No hay duda, es demasiado tentador no llevarse tus textos, yo me tengo que reprimir de llevarmélos cada día, pero sin duda Lilian es un pura sangre, Letras de Chile no lo conozco, voy a arreglar eso.
Un abrazo compartido.

Lola Mariné dijo...

¡Enhorabuena! El ojo travieso es un ojo avispado que sabe ver donde hay calidad e ingenio.

Mari Carmen dijo...

Querido Sergio:
Esta mañana me he acordado de ti.
He estado en una feria, donde había una exhibición de caballos.
Allí encontré a tu “caballito que no es de mar” y a tu “caballo Troyo”, al que por cierto, le habían hecho una elegante trenza en la cola...también encontré un magnífico caballo que falta en tu colección.
Gracias al ojo travieso, que me ha acercado hasta la casa de Lilian Elphick. Mientras ella ha sido huésped tuya, yo lo he sido en su casa.
Un abrazo.

Gemma dijo...

Estupenda la selección, así como cada uno de tus textos poéticos.

Felicidades, Sergio.
(El collage, oro puro, eh?)
Besos

sergio astorga dijo...

Alicia, ya llega paso a pasito den mi deseo octubre y “su amarillo sol poniente” como bien recordaba mi Juan Ramón, que tardes tan nacaradas y violetas solo con él.
Espero tus palabras amarillas o azules o maltas.
Un abrazo de gamas cálidas.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, pues ya encarrilado el antojo ya estaremos dándole guindas al pavo. Se me ocurre que ahora en vez de calaveritas, que ya tienen una, le daremos una variante a la fiesta de todos los santos y que si recuerdas es tan festiva y de necrófila alegría.
Vale ya me pusiste a trabajar por andar de hablador, como bien se dice más pronto cae un hablador que un cojo.
Estamos en ello. En Noviembre estamos listos.
Un abrazo de compromiso.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Triana, casi tengo la seguridad que Letras de Chile y el Ojo Travieso llenaran tus recorridos con sabrosas letras y extraordinarios micro cuentos. Yo si no visito el ojo travieso, no tengo la motivación de ser mejor en lo que hago. No es coba, tu sabes, donde huele a torero, hay torero.
Un abrazo que me sale así, caminando hacia los medios.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola, avispado, avisado y generosos. Es de las vanidades que me gustan tener, ser digno de la casa a la que me invitan.
Un abrazo despabilado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Mari Carmen, como comentaba a Triana, no tendrás arrepentimiento alguno y si excitantes lecturas.
Lilian es una voz, y a las voces hay que escucharlas.
Un abrazo subido a mi montura galana y andaluza.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, un sedativo tu entusiasmo, no se ti te toco calaverita el año pasado, todavía no entrabas en mis vanaglorias, aunque te leía pero no te comentaba, ahora ya soy un degenerado de cabello suelto y te comento sin mesura, pues como le decía a Maribel, se me antoja hacer una travesura en noviembre. Ya estás más que apuntada.
Un abrazo de 14 kilates (la crisis, sorry)
Sergio Astorga

Alicia dijo...

UNIVERSO AMARILLO

La suave brisa agita las espigas de trigo
dónde se oyen susurros del cereal amarillo
mientras el sol apaga sus rayos erguido
y viven su dicha en otro cuerpo tibio

El color aúreo de la luz y del ambar
de fondo unos boleros que dichosos cantan
se dejan llevar en la ardiente pasión que claman
mientras las estrellas amarillas callan

Amarillo tenue girasol color de felicidad
cuántos secretos quedan en la intimidad
la luna los cubrirá con su gran luminosidad
mientras buscan refugio en la inmensidad

Para Sergio Astorga, un regalo en amarillo

B. Miosi dijo...

Un collage de colores oscuros, con un ojo escondido y una foto misteriosa, me ha gustado esa combinación, grises y negros, violetas, curvas y conejos.

Un abrazo, amigo,
Blanca

sergio astorga dijo...

Alicia, como darte las gracias en amarillo sin que se moleste el azul, los dos primeros cuartetos me han gustado mucho, si hay un color erguido y fulgurante es el amarillo.
Motivante el que los antojos te procuren otros antojos, muy honrado y agradecido.
Un abrazo dorado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Blanca, ando como ausente, siguiendo a Sofía, me ha gustado mucho como mantienes y revives la novela sin dejarla caer.
Ya estás en la lista de travesuras de noviembre.
Un abrazo a salto de liebre.
Sergio Astorga