miércoles, 4 de noviembre de 2009

Ofrenda para Muchachas de Sal


Para Fátima Fernández

La tortuga mansa verde
bebía la sal del agua.
Desnuda la mar ausente
de su falda suspiraba.

El sol como resonancia
corto las cuerdas que unían
la luna con la cascada.
Los pájaros se vistieron

con sus sombreros de paja.
Y de la arena parda
una nereida con voz
de musgo cantaba.

La delgadez de los niños
se sentía en sus miradas,
cuando de las caracolas
nacieron otros mañanas.
Sergio Astorga

Tinta/plumín 29 x 39 cm.

9 comentarios:

Maribel dijo...

La tortuga mansa verde me encanta, es una ofrenda muy de sal, muy de muchacha. A Fátima le entusiasmará.

Fátima dijo...

Sergio, muchísimas gracias de verdad. Me ha encantado, es una calaverita preciosaaaaaaaaaaaa. ¡Jo! no me lo esperaba. Hace tiempo que no blogueo nada y que no me pasaba por aquí (excepto curiosamente el otro día...que vine a leer la calaverita que me escribiste el año pasado). De verdad, muchísimas gracias. Es todo un detalle por tu parte que aun sin dar señales de vida te acuerdes de mí.

Un abrazo grande.

Voy a ponerlo en Muchacha de Sal con tu permiso (y sin él casi me atrevería hacerlo porque es precioso y no podría contenerme).

Un abrazo grande

Fátima

PD: Muchas gracias a quien me avisó ;-)

Lola Mariné dijo...

Precioso, Sergio.
Saludos.

Alicia dijo...

Sergio, pongo el comentario en esta última calaverita tras haber disfrutado intensamente de las anteriores.
Me parece una exposición de lujo ya que has demostrado no sólo lo artista que eres si no que también el conocimiento que tienes sobre la personalidad de las protagonistas de cada blog.
Gracias y vuelvo pronto a revisar las obras que creo que están a punto de colgar en la sala de al lado de este tu gran museo artístico.
Besarkadatxu bat

sergio astorga dijo...

Maribel, calladito, como quien se tira en la yerba a sentir el menudo paso de las hormigas, así es como entro a las Muchachas de Sal.

No hagas ruido por que se meten al mar.

Abrazo mudo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Fátima, el olvido no lo tienes en el abarrote, recuerdas que me diste un premio solo porque si, porque te gusto lo que viste o leíste, no me concias y tuviste la generosidad de honrarme. Ese regalo viene del mar y es mi tesoro intimo.

Vienes cuando sube la marea, así son las muchachas de sal.

Un abrazo de caracola.
Sergio Astorga

*Gracias también a la persona que te dio aviso..

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, con esos ánimos me subo a la luna p'a cantarle una canción plateada.

Abrazo serenado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, me mueve el afecto y el reto, los Antojos son eso, un acto de libertad voluntaria.
Por fortuna toda mi estimable clientela, soy abarrotero, es de lujo.

Un abrzo antes de que veas el tuyo. No vaya ser la de malas y...
Sergio Astorga

Triana dijo...

Fátima, felicidades, la tortuga es ... increible de guapa, le encantará a Nora, seguro.
Sergio... continuo sin palabras ante estos hermosos trabajos.
Me los estoy llevando todos.