martes, 5 de enero de 2010

Los Reyes Magos

Cuando llegaron se perturbaron los sueños y un olor de animal se respiraba como un solo cuerpo. De sus arcas ni oro, ni mirra, ni incienso, solo aquel recuerdo pajizo, que hubo en algún día en aquel tiempo.
Algunos niños de mi calle se aferran a su existencia y miran al cielo y lo confirman, otros, se rascan la nariz para desterrar ese acre olor animal.
Desde entonces, aquí, en mi ciudad,la mitad de las personas en enero tienen el ceño del sueño ofuscado.
Sergio Astorga

Tinta/papel 22.9 x 30.5 cm.

12 comentarios:

Alicia dijo...

Sergio les tendrás que explicar a las personas de tu ciudad que los camellos llegan con ese olor por haber hecho el esfuerzo de llevarte todas las cosas que pidieron para ti las personas que tanto te aprecian desde España. Los desasosiegos de un viaje tan largo y además tan cargados hicieron el resto.

¡Uff, menos mal que este año les pedí para ti algo muy valioso pero ligero de peso!

Un abrazo real

sergio astorga dijo...

Alicia, en mi ciudad, que es México, hoy cierran las calles, no se duerme y todos salen a comprar juguetes para los niño. Yo vivía en Aztzacopzalco (lugar de hormigas) que esta al noreste de la ciudad, y muchas veces salía a caminar y a contagiarme del entusiasmo y de los deseos de encontrar o el juguete pedido o el que estuviera al alcance del bolsillo. A diferencia de Navidad, el Día de Reyes, era la oportunidad de tener regalos importantes, una bicicleta, un tren eléctrico, una autopista, ahora será una PC o un play station. Mi experiencia personal fue muy rica en sensaciones y en juguetes, por fortuna.

El texto que aparece nada tiene que ver con una experiencia afortunada o desafortunada, es un reflexión entre el mito y la crudeza.

Me conmueve profundamente tu comentario, personalmente me gusta fantasear y a partir de allí tener buena voluntad y deseos de compartir. Por supuesto que el sudor del viaje se confunde, y no sabemos y si el olor es de Melchor, de Gaspar o Baltazar, con decirte que muchas veces de niño salía a la pequeña azotea para confirmar que todavía se podía percibir el olor del camello.
Tus comentarios son de mirra de incienso y de oro, para mi. Gracias.
Un abrazo con capa y corona.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Pues están muy bien esos Reyes un poco escondidos, casi avergonzados diría yo. ¿Qué habrán hecho mal?
Sin duda el peso de la tradición es importante y ya son muchos años los que llevamos depositando ilusiones en este día de enero.
Yo he salido esta tarde a ver la cabalgata. Bueno, la cabalgata que yo he visto es muy particular porque los Reyes van en tractor. Sí, sí, no te rías. Vivo en el medio rural (a un paso de la ciudad, pero decidí vivir en el campo) y los Reyes pasan con sus respectivos tractores por las carreteras solitarias y oscuras, sólo iluminadas por las hachas que van encendiendo los vecinos (especie de antorcha que se confecciona con palmas de palmera), algunas de las hachas son impresionantes, verdaderos incendios (son un poco bestias). Esas luces guían a los Reyes y la gente se va colocando a los lados de las carreteras. Lanzan dulces y regalos. Hoy hemos vuelto con dos bolsas llenas de caramelos y un balón. Es una tradición muy típica del campo de Elche y a mí me encanta. Hace años que no veo la cabalgata de la ciudad. Sólo por esto vale la pena el día de hoy. La magia está en nosotros.
¿Miraste ya dentro de tus zapatos?
Lo que pueda caber dentro de un zapato es lo mejor, porque no necesita espacio. Quizá un buen deseo o mucho cariño.
Un abrazo real.

Lola Mariné dijo...

Me encantan estos Reyes que vienen hasta con elefantes.
Espero que te hayan dejado muchos regalos.

B. Miosi dijo...

Por aquí, en Venezuela, se oye hablar mucho del día de Reyes, pero la verdad, no existe ambiente, ni nada que se le parezca. En Perú casi ni se lo menciona,no tenemos tradición de ese día en particular. Pero hoy vino a visitarme una amiga muy querida, hemos desayunado durante cuatro horas, hasta que llegó la hora de almuerzo, ja, ja, ¡qué bien la he pasado.

Por suerte, no tuve que "olfatear" a los sudorosos reyes magos,

Feliz comienzo de año, Sergio, me ha gustado mucho ese dibujo en blanco sobre negro. ¡Eres un genio1

Besos!
Blanca

siempreconhistorias dijo...

Querido Sergio, con el olor todavía prendido a mi piel, y la alegría de Tomás al encontrar al niño en el Rosco te agradezco cada letra, cada señal, cada dibujo que nos brindas. Tu entrada ha sido hoy un espléndido regalo.
Besos.

sergio astorga dijo...

Maribel, interesantísima esa experiencia, como las tradiciones se modifican según las condiciones de vida. La ricura de una tradición, esta a mi ver, en la espontaneidad. En un inicio existe una imposición tacita o implícita, de carácter normativo, que después se va moldeando, esa es una de las razones por las cuales en las dictaduras o en las sociedades muy cerradas, la espontaneidad, que es una manifestación de la libertad, sean coartadas, abortadas y perseguidas.

Ya mire en mi zapata, mas bien en mi bota charra, y encontré excelentes amigas, ?puede existir mejor regalo? Lo dudo.
Un abrazo con todo y capa azul.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, creo que ese dibujo me quedo rico, me gusta jugar que existe lo que no existe y dar las interpretaciones múltiples a esta imágenes que ya están en nuestro inconsciente, cuando menos en España y México, Blanca Miosi nos platica que en Perú y en Venezuela, no hay esa raigambre de origen católico, y ahora mucho mas secular.
En México es una fiesta para los niños, mas que para los adultos, para nosotros nos que da el disfrute de partir la Rosca de Reyes. Ya no recibimos juguetes, pero tu compañía es un gran regalo, de los buenos.

Un abrazo con una tasa de chocolate caliente.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Blanca, una verdadera revelación lo que me cuentas, en Venezuela y Perú no hay esa vaina. En Argentina se que lo hay, no te puedo decir si con mucha intensidad. Aquí en los Álamos no existe ningún interés, es prácticamente desconocido, solo la población mexicana lo celebra y con el mismo fervor, con decirte que la Rosca de Reyes la compramos en Wallmart, porque ya no tuvimos tiempo de ir a una panadería de una tienda mexicana que se llama "El Paisano" (paisano se dice de la persona que es del mismo país).

Celebro tu encuentro y me apacigua el saber que no tuviste olores de rancios ni esperanzas marchitas.

Feliz comienzo de año y sinceramente también me gusto mucho el dibujo.
Abrazos bien delineados.
Sergio astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, es una grato el recuerdo que tengo de esa ilusión, de corta vida por desgracia. Mas como la reconstrucción es parte del antojo pues hicimos el dibujo, este es el tercero que hago con este tema, el primero fue hace mucho tiempo y creo que siguen frescos y motivantes.
Espero los tamales virtuales de Tomás.
Abrazos coronaditos.
Sergio Astorga

Gemma dijo...

¡Qué reyes más preciosos, de mirra, incienso y oro!
Besos y feliz año, querido Sergio

sergio astorga dijo...

Gemma, por andar dándole de comer al elefante se me estaba pasando darte la mirra, el oro y el incienso virtual,
Buen año para ti y tus amores.

Abrazos de apertura.
Sergio Astorga