jueves, 21 de enero de 2010

Música Paraguaya

Sube,
sube la escalera
que el jarro de frutas te espera.
Jugando lotería
aquí esta la guacamaya.
Sube,
sube a la rueda de la fortuna,
moja tu trenza
en esta jícama encantada.
¡Qué bonito esta el día!
¡Arpegio de papaya!.
Sergio Astorga.


Tint/papel 22 x 30 cm.

19 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Deliciosa poesía, y hermoso dibujo. Me recuerdo un juego de mesa que jugaba de pequeña y se llamaba, precisamente, "La escalera". He visto que un dibujo tuyo ilustra la portada del libro de Lilian Elphick "Bellas de sangre contraria" y me causado una extraña felicidad. Un abrazo muy fuerte.

siempreconhistorias dijo...

Señor músico,pintor,poeta: ¡bravo!Añoro la papaya. Mañana busco.
Abrazo desde la escalera.

Maribel dijo...

¡Qué bonito está el día! Arpegio de papaya, música paraguaya, vaya, vaya.
Preciosa combinación donde las haya.
Un abrazo desde la escalera.

Grisy dijo...

Hola, encontré tu blog y me parece interesante, pasaré por aquí continuamente. Este cuadro me recordó el memorable juego de "serpientes y escaleras". Saludos

Gemma dijo...

¿Es un cuervo el que se retuerce tras la escalera? Me gustan esos dorados de fondo, tostados de verdad e ilusión.
Beso

B. Miosi dijo...

Blanco y negro sobre oro viejo, me gusta este cuadro, su sobriedad y mezcla pop.

Y ya veo que los versos siguen musicales!

Besos!
Blanca

Gárgola dijo...

Ayyy que saudade de la papaya...
Sergio, la combinación de pintura y poesía es deliciosa. La composición tiene mucha fuerza y me encanta el trabajo que hiciste en el fondo.

besos

Alicia dijo...

Sergio, si tengo que ver una escalera pues la veo.

Sin embargo si me dejas imaginar y tratándose del Paraguay prefiero ver el arpa paraguaya. El arpa es uno de los instrumentos más antiguos de la humanidad. Dicen las Sagradas Escrituras que ya la tocaba el rey David.

Puestos a escuchar creo que a la guacamaya no le importará que el homenaje se lo lleve su primo el “Pajaro campana”:
http://www.youtube.com/watch?v=KilvVifzcR8&feature=related

Por cierto que la guacamaya con el jarro en la cabeza seguro que al oir esta música, con arpegio ascendente, no se resiste a bailarla, a modo de estilizada galopera.

Sergio gracias por permitirme aprender de ti y contigo.

Lola Mariné dijo...

Me encanta el dibujo. Y el poema es un canto a la alegría.
Parece que estás de buen ánimo.
Saludos.

sergio astorga dijo...

Isabel, en los azares de los caminos siempre existen alteraciones y hasta hoy he podido comentar sus comentarios, disculpas ofrezco de nuevo, y en pocas líneas explicare mi ausencia, aquí en los Álamos ha nevado, con suave abundancia, sin embargo caminar, cuando la nieve se convierte en hilo es muy peligroso y ayer una amiga querida enfrente de la universidad donde estudiamos ingles resbaló y por fortuna solo fue el golpazo y el susto, así que el día de ayer prácticamente estuve todo el día en la sala de emergencias del hospital. Gracias por su paciencia.

Volviendo al tema, la alusión al juego de mesa que mencionas es muy fuerte Isabel, no se si sea el mismo, en mi país el juego se llama Serpientes y Escaleras, parecido a la Oca, si caes por el azar (al lanzar los dados) a la casilla en donde se encuentra la escalera subes o bajas según la ubicación de la misma, si caes en la serpiente, esta se encuentra desenrollada y la casilla que tiene la cola te indica que descenderás hasta la cabeza de la serpiente. No se si sea el mismo.
También es clara la alusión de que el estado de animo festivo asciende nuestra percepción de bienestar.

Isabel, esa extraña felicidad la comparto contigo, nunca pensé, que estos Antojos pudieran tener ese galardón y estar ilustrando el libro de mi admirada Lilian. No te miento, me encuentro muy orondo como pavo en buena democracia, si no buena, cuando menos funcional.

Un abrazo triple.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, recuerdo mucho una canción, en relación a subir y bajar, destino funcional de toda escalera, talvez la has oído, "El charro Ponciano" un poco picante, la copla a que me refiero es:

"Escalera para arriba
escalera para abajo,
unos se van al casino
otros se van al carajo"

Ahora que los caminos se bifurcan tu comentario me remite a estas asociaciones disparatadas pero profundamente lógicas.
Y estarás de acuerdo al sabor de la papaya habría que componerle un himno o una oda que se intitulara "Arpegio de Papaya". Que te parece?

Subamos la escalera para que sepa el abrazo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, el día sigue desbordando bondades luminosas, refulgente o hirientes según la disposición de tu mirada y la tuya esta avasallante y brillante, y lo digo así, sin atenuante, aunque se me acuse de usar el lenguaje como atorrante, ya leí tu entrada y sigues en un plan publicador admirable y extenuante. Estas encaramada en la escalera y te conmino a que no te bajes de ella. íQue bonito esta el día!, no te parece?...

Abrazos escalados.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Grisy, bienvenida a los Antojos, de México tenias que ser, ya le comentaba a Isabel la correspondencia.
Aquí te espero.

Un abrazo isósceles.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Mega, me encanta tu comentario, porque eso me da pie o ala, para decirte que tu concepto de malabar me entusiasma y me arrimo un poco a su parafernalia. Este pajarraco que miras y que se retuerce con la escalera, que mas se acerca al zopilote que a la guacamaya, me provocó cuando lo dibujaba varias consideraciones:

Mi realidad es modificada enteramente por la memoria.
La poesía y el dibujo se riman y contraponen su arritmia.
La música como convocante detona realidades impares.

La mayoría de los dibujos que aparecen en los Antojos, son de memoria, y corro el riesgo siempre de que la imagen en la memoria tenga las distorsiones propias de la ausencia de representación o imitación, en este caso el poema es festivo y la imagen parece mas dramática, pero que festividad no lo es?
El trabajo del fondo en estos dorados amarillos o sienas exaltados, están como contrapunto a la severidad del dibujo y se adecuan a la música festiva de la guitarra en la música paraguaya que escuchaba.
Intento como ves, entrever o realizar una urdimbre entre sonoridades.
El dibujo también suena diríamos ufanos con las fanfarrias del negro.
Abrazos malabarísticos
Sergio Astorga

* Mega todavía estoy pensando como corresponder a tu esplendido malabar dedicado, no te me vayas a enojar

sergio astorga dijo...

Blanca, intentando buscar sonoridades, que no eluden los significados.
Los significados se multiplican, se tocan y se destocan como si la realidad fuera una viva combinación de sentidos y sin sentidos, que es la otra faceta no mencionada del antojo.
Oros de fondo como si la fiesta fuese contemplativa.

Un abrazo musicalizado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gárgola, que bien usado esa sensación placentera de la saudade, no aquella del "coitadinho" que alude a la saudade mas como autodegradación. A mi me gusta la saudade que rememora la ausencia
del disfrute de la buena recordación, que la utilización de la saudade como auto laceración y auto conmiseración.

Andamos uniendo reinos en esta ganan de estar disfrutando.
Cuanta gana de una papaya con limón, subir la escalera y escuchar música. Que lo impide?

Abrazos de buen día.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, mirar o mirarse en la escalera es signo de arrojo, en un claro apetito de movimiento. La escalera es un Arpa de cuerdas horizontales que suben o que bajan al ritmo de la ansiedad o del desencanto: de la huida o del logro alcanzado. Juguemos con las asociaciones.

Ya visité y escuché el sitio recomendado y mira que me provocó unas ganas inmensas de usar el arpa para una futura entrada, solo que no me iré a los orígenes, se me antojo un son de Veracruz, tal vez el querreque.
Fíjate que la música que provocó todo este fandango, era solo con guitarra, y me ha enriquecido mucho este "Pájaro campana" que no lo conocía, creo que este afán de aprender, tu de mi y yo de ti esta dando buenos frutos. Y demuestra una vez mas que no hay nada nuevo bajo el sol.
Vayamos a danzar con una jícama con limón y sal en la mano.

Abrazos sonoros.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, por algunos subterráneos afirman que la tristeza es un alegría mortificada, a mi me gustaría poner cada cosa en su lugar y la tristeza es y la alegría también. Y cuando hay pan hay pan y cuando hay vivo, vino. Lo interesante es, como el arte para mi es un estado de conciencia, entrar y salir de estos estados a voluntad.

Te invito a tener buen humor hoy.

Un abrazo sonriente.
Sergio Astorga

Triana dijo...

Hermoso el día y hermoso reencontrarme con mis "Antojos", volver a leer tus letras y disfrutar de esas lineas en blanco y negro que tanto me gustan. Me llevo todo lo que estaba sin recoger y las subo al álbum, buena cosecha hice hoy.
Gracias Sergio por no cerrarme la puerta.
Un abrazo en linea recta.