miércoles, 3 de febrero de 2010

Sones de Mariachi de Blas Galindo

Para Blas Galindo a cien años de su nacimiento

La trompeta es el gallo que pregunta la hora y despierta cielos de añil. Con los olores vehementes de los violines el paisaje se alegra y la frente se extiende como nubes de pájaros.
El cántaro se llena de remolinos. Las calles de tu Centro Histórico enseñan sus enaguas de Tezontle.
El juego de luz contra la sombra, cactus y huisaches. El aire se desgrana entre el descalzo maíz que fuiste. Tierra de huesos de agua y sangre y pies de insectos grabando tu mestizo rostro.
El dios del agua te baña y el hurto del jade es una procesión de lamentos.
Sones que reverdecen el hambre de la risa. Los huesos se frotan y vuelve a nacer. La raíz y la espina del nopal y el rojo de la tuna se dan un beso en el cruce de caminos: rebozo pletórico de fruta.
Es el narco el puñal que te desviste, la corrupción del pan y de tu cántaro, el desencanto de tu espejo y el tósigo que se traga tu garganta.

Que cabellera olvidada por la noche dejaste?
Tanto esplendor para el polvo y agonía?

Bajo la sombra del son la rabia del retrato roto, humeante, se olvida. Los ojos se abren entre los retumbos flotantes.
Turquesas solitarias sonarán en voz alta y los dormidos se reconocerán en otro pronombre, con la voz candente de los sones de mariachi.
Sergio Astorga
Acrílico/tela (fragmento)

*Sones de Mariachi de Blas Galindo enlace
http://www.youtube.com/watch?v=vpA5WlpitJM

17 comentarios:

Olga B. dijo...

Si ese es el fragmento, cómo será la obra entera! Llevaba tiempo sin pasarme por aquí y la pintura de hoy me ha gustado especialmente. ERes un maestro con los colores. Parece un trocito de ciudad encantada.
Abrazos.

B. Miosi dijo...

Magnifica pintura, y magnífico fragmento del maestro Galindo,

Como siempre, Sergio: te felicito.

Besos!
Blanca

Alicia dijo...

Sergio, gracias por la música que esta vez ha venido dada. Te diré que he buscado información sobre Blas de Galindo e incluso he disfrutado de alguna audición más. Me parece magistral la interpretación del mariachi mediante una orquesta. Lo saca momentáneamente de su origen popular y lo maquilla con pinceladas de piano, violín y demás instrumentos. El conjunto es una partitura de excelente categoría.
Con respecto a la pintura me gusta como el sonido del piano y la guitarra se va dispersando entre las calles de los grandes edificios mejicanos. Se mezclan con los sonidos de vaivén del mar azul. Y se contraponen con los silencios del volcán nevado.
Un abrazo

Maribel dijo...

Poco más puedo añadir, es una hermosa composición, podría suscribir las palabras de Alicia. Felicidades una vez más por tu arte.
Un abrazo mariachi.

Triana dijo...

Hermoso el fragmento, pero en esta fria mañana de invierno, esos colores calientes y bellísimos me acaban de proporcionar la fuerza que siempre consigue tu pintura, como dice Ola, parece autenticamente, una ciudad encantada.
Un abrazo con todos los colores.

Alicia dijo...

Sergio, perdona que vuelva. Pensaba lograrlo yo sola pero reconozco que he sido incapaz. Todavía ando dándole vuetas a lo que puede ser la imagen verde con bolitas rojas de tu pintura. Tengo varias hipótesis. Primeramente pensé que acaso serían los volantes de los vestidos de las chicas que estaban bailando al son de la música. Luego pensé que podrían ser las chumberas con los higos chumbos bien maduritos. Bueno que la imaginación es libre y me ha dado para mucho. Como tu imaginación también nos lleva a mundos insospechados, te agradecería que me explicases tu intención.

Besarkadatxu bat

siempreconhistorias dijo...

Y la rabia, Sergio, la rabia.
Entro, salgo, lloro, vuelvo, leo, entro, veo el facebook, salgo,... Juanita me mata.
BEsos.

sergio astorga dijo...

Olga, gracias por asomarte a los antojos en estas horas nevadas y melancólicas de una realidad poco hospitalaria para los que amamos
la libertad de volar.
Es un poco como dices, una ciudad encantada, por el encanto que tengo por ciertas imágenes de mi Ciudad de México, tan mía y tan ajena.
Tantas veces recorrer su calles bajo lluvia o sol y ahora solo pasos mentales me quedan por las noches.
La obra es un acrílico sobre tela (tríptico) de uno por dos metros, posiblemente este cuadro este en México o en Buenos Aires, Argentina.
La historia la contaré mas abajo.(si no te importa)

Es curioso lo que dices, porque yo me considero dibujante mas que pintor, cuando comencé a sentir que podía dedicarme a la creación, mis trabajos eran monocromos, en eminente búsqueda del claro oscuro y sus imperceptibles matices, un buen día inicié amplicando color a las formas y me estallo un mundo diferente pero propio, porque asi como tengo mis palabras que las uso y reuso, también tengo mis colores que aplico una y otra vez, intentado nuevas intensidades.
Un gusto saber de nuevo que tu novela tiene un editor de lujo.

Gracias por venir a dejar un trocito de tu visión.

Abrazos como de encantamiento.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Blanca, como ves, las búsquedas no se acaban, como bien apuntas en Tu Mundo, es un encontrar y descubrir, ahora estoy empecinado en asociar algunos antojos musicales. Y a la vez que difundo a compositores olvidados o poco conocidos me sirve para escribir y dibujar en un acto conciliatorio o combinatorio de las artes que me gustan.

Abrazos al son de Blas Galindo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, una de las intenciones de este espacio es provocar antojos, y como se que tu sed de saber y descubrir perfila diáfano tu temperamento, pues ahora te propuse hasta el video.
Blas Galindo, es junto a Silvestre Revueltas ( que ya conoces) Manuel M. Ponce (muy amigo de Andrés Segovia, por mas datos) Carlos Chávez, José Pablo Moncayo, compositores que rescataron melodías populares para llevarlas a la música sinfónica con excelentes resultados como pudiste apreciar.
En este fragmento, de un cuadro mayor, que representa algunos de los edificios o construcciones mas representativas de la Ciudad de México: lo que puedes notar es parte de una pirámide por donde desciende una serpiente su cabeza aparece al pie de la pirámide, la Torre Latinoamericana, edificio de la década 50, el edificio mas alto en ese entonces (siglo pasado XX) Se mira también la cúpula del Palacio De Bellas Artes teatro principal de estilo Neoclásico y Art deco mexicano, su construcción tardo varios años. Se aprecia también el Hotel de México y el volcán Popocatepetl (montaña humeante), en el sincretismo este volcán también es llamado como Don Gregorio.
La Ciudad de México era una ciudad lacustre, y por una incapacidad urbana, desde la Colonia, el lago y sus afluentes, fueron secados o entubados y solamente queda en Xochimilco (lugar de flores) lo que alguna vez fue la antigua Tenochtitlan (lugar entre las pencas de nopal). En Xochimilco todavía se aprecian las chinampas, literalmente islas flotantes donde se cultiva el maíz o flores. Por sus innumerables canales navegan pequeñas embarcaciones llamadas trajineras, adornadas con flores y que en el arco que forma un techo donde se escribe un nombre mujer o su hipocorístico, por ejemplo Leticia-Lety.
Abrazos lacustres.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, tu entusiasme en realidad me hace falta en estos días de nostalgias mórbidas.

Abrazos encantadores.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Triana, me uno a ese deseo de buscar fuerza en el color y pensar que su intensidad es directamente proporcional al buen ánimo.
Un abrazo de colores.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, tu segunda opción es la correcta, este fruto conocido como chumbera en España (creo que es así) en México se le conoce como tuna; fruto del nopal y pueden se rojos o verdes. En este cuadro tengo una licencia visual y las tunas no esta en la nopalera sino en la penca del maguey sustituyendo las espinas.
Te cuento, este cuadro fue una encomienda realizada por una señora argentina que vivía en la Ciudad de México, ella, junto a su esposo regresarían a Argentina y deseaba un cuadro que representara a la Ciudad de México y a la Argentina, el fragmento que aparece solo corresponde a la Ciudad de México y la parte correspondiente a Buenos Aires no aparece, el agua que corre tiene como referencia tanto los múltiples canales que circundaban la ciudad como la referencia al Río de la Plata.

Te digo como la canción: "Que vuelva, que vuelva tan solo una ves, pero que vuelva".

Abrazos tuneros.
Sergio Astorga

*Disculpa tardanza el horno no anda para bollos.

sergio astorga dijo...

Isaskun, la rabia navega, se trasmina, enloquece las horas, lo se, lo presiento, también habito la rabia, lugar húmedo y frío.
Subamos a la trajinera y busquemos ajolotes. Tal vez mañana sea de luz y doradas mazorcas.

Un abrazo rabioso.
Sergio Astorga

Alicia dijo...

Gracias Sergio ¿Como no se me va antojar venir a verte? Me ha encantado lo que adiviné y tus interesantes explicaciones. Por cierto que en el Pais Vasco existen unas embarcaciones de competición llamadas traineras.Sin la j. Son del estilo de las célebres que se usan entre las universidades de Oxford y Cambridge.Estas sólo tienen una fila de atletas y en las traineras vascas hay dos. A estas competiciones se les llama regatas y en verano por la costa se celebran varios campeonatos.

Sergio, si vengo y tardo en encontrarte sé que a alguién se le ha antojado tus pinturas y andas con tu paleta multicolor en mano. No tendré que disculparte. Me alegraré por saber que tienes la fortuna de estar en época creativa reconocida y pagada.

Recibo los abrazos con delicadeza para no pincharme en el intento.

Magda Díaz y Morales dijo...

Es una preciosidad de cuadro, Sergio.

Héctor Torres dijo...

Que Barbaro, Sergio!!! Me ha gustado mucho tu trabajo...eres un maestro y que ORGULLO que seas mexicano...Tu pintura me ha trasladado a la Ciudad de México...y con la pieza de Blas Galindo como "soundtrack" hasta me vi tomandome un tequila en Garibaldi...jajaja...Felicidades...


Te invito a pasar por mi blog:


http://hectortorresphoto.blogspot.com/

Saludos desde Guanajuato