lunes, 5 de abril de 2010

Entre Rocas

Un brazalete que respira entre las espalda del aire.
El vértigo se petrifica agónico, mudo.
El libro de las edades esculpiendo su rostro.
Aquí, la luz se seca en los dientes de los siglos.
Piedra contra piedra.
El yo y el tú es poco
en este inmenso fruto de silencio.

Sergio Astorga

12 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Impresionante fruto del silencio, querido Sergio. Desolador y atractivo el abismo pétreo.
Un abrazo en el viaje.

Gemma dijo...

Maravilla que versos tallados en piedra.

El tú y el yo es nada.
Besos

Gemma dijo...

PS: Maravilla DE versos..., quise decir.

sergio astorga dijo...

Izaskun, antes de que San Francisco me envuelva con su pertinaz lluvia entre cosmopolitas calles, te digo que las edades de la tierra me han dejado un sabor paleolítico en la boca.
Un abrazo granítico.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, una gemma de silencios y de grandeza geológica, gustarías realizar un malabar con estos espacios, con estas rocas, con estas alturas, co estas resonancias líticas que espantan, que enamoran.
Un abrazo entre el vértigo y la espera.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, un abrazo pre históroco, en el mismo sabor del protolenguaje.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Escenario que quita el aliento y te hace sentir enorme y diminuto a la vez. El eco de tus palabras seguramente quedó impreso en alguna fisura de los tiempos ahí petrificado.
Recibe un abrazo.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, he sido taldrado en vez de "taladrador" y espero que el silencio me ilumine y a mis desconsuelos sean silenciados.
Grieta espero haber dejado en el aire del cañon.

Abrazos con sabor precámbrico.
Sergio Astorga

Alicia dijo...

Maravilloso espectáculo en gama de ocres policromados. Le he dado al zoom para observar aún mejor esta este bello panorama. Me ha permitido visionar el atrevimiento del arbusto verde de la derecha. Algo más recatado el de la izquierda. Definitivamente una erosión que pareciese haber sido llevada a cabo con gran intención. Presidiendo todo, ese horizonte majestuoso.

Ante esto, el yo se integra en la inmensidad profunda de tanta belleza natural.

Un abrazo

sergio astorga dijo...

Alicia, me estaba cayendo en el abismo, y ahora que veo tu comentario me atrevo a decirte que el Gran Canon es una fiesta
de espacio, creo que gustarías inmensamente el poder sentir y sentirte en estas rocas rocosas.

Abrazo precámbrico.
Sergio Astorga

Cybeles dijo...

"El libro de las edades esculpiendo su rostro".
Impresionante imagen!
Gracias por este poema!

sergio astorga dijo...

Cybeles tu visita emociona.
Abrazos mayores.
Sergio Astorga