sábado, 23 de octubre de 2010

La cita

En la tarde labrada.
sentadita en la sombra
la cafetera calla.
Sergio Astorga

Acuarela/papel

10 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta...!!!!!!!!! todo...un cariño.
Mirta

María Eugenia dijo...

Hermoso poema.
Calladas cafetera y acuarela serán el centro de conversaciones cálidas y de profundas reflexiones.
Un abrazo.

Maribel dijo...

¿Queda café? Pues voy.
Una tarde, una cafetera, una mesa camilla y ese reloj peonza que gira y gira no me lo quiero perder.
Que voy ¿eh?
Un abrazo tueste natural.

sergio astorga dijo...

Mirta, gracias bienvenida a la tarde cafetera.

Abrazo con una de azúcar.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, el cotilleo, el comadreo, la tertulia, la comidilla, todo al alrededor de una tasa de café, con la tarde bajo el mantel.
Si no son profundas las reflexiones, cuando menos don amenas.

Un abrazo con galletitas.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, pásale a lo barrido, lo quieres con azúcar o moscabado. El reloj gira sobre si mismo, Asia que no te preocupes y disfruta la tarde.

No lo dudes aquí te esperamos.

Abrazo de grano, cosecha especial.
Sergio Astorga

Angel G. Adanero dijo...

Voy a retorcer un poco la historia.
La cafetera calla por tristeza y dolor. Su cita (la cita) con el molinillo ya no será porque este decidió irse con la tetera. Lo que el ingrato desconoce es que allí no tiene nada que moler.

Para mí cargadito y con un poco de leche.

Un saludo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, bajo una lluvia refrescante y sumergida entre los bellos colores amarillos, rojizos y ocres del otoño hoy, entre otras muchas cosas, he aprendido que cuando el hueco de una mina abandonada y escavada al aire libre se llena de agua no se le puede llamar lago, aunque sea muy grande, si no pozo. Que nuestros antepasados usaban, sobre todo, minerales de hierro mezclado con resinas para pintar en las cuevas los colores amarillos- limonita- y rojos- siderita u oligisto-. Vamos que espero que quede aún un poco de café que ponga el punto de aroma a un día con cielo gris pero lleno de color.
Ya he notado que el reloj arrugaba sus agujas por mi tardanza. La cafetera veo que es de diseño.
Un abrazo otoñal.

sergio astorga dijo...

Ángel, todo empieza con un entonces o un había. Me recuerdas lo que el comal le dijo a la olla: "Oye olla oye oye "

Trabaja cargadito y con leche para la dos.

Te dejo el enlace por si quieres saber lo que le dijo el comal a la olla.

http://www.youtube.com/watch?v=Zysh1Lp6RIg&feature=related

Abrazo cafetoso.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, aquí esta mañana presagia lluvia el viento como energúmeno atiza las ventanas y las hojas revoltosas caen y se revuelcan en el piso.
Algunas cafeteras antiguas tienen remedo de pozo, así que vente para acá que todavía hay harto café para beber y conversar. El reloj maraca lo que quieras cuando la tarde aumenta.

Un abrazo con humeante olor a café. (sin cafeína para que no enturbie)
Sergio Astorga