lunes, 11 de julio de 2011

Derrumbe en la gruta

Hay un lugar que entra cuando el viento corre libre,
y los angostos pasillos se obsecionan por llegar.
Ciertas cavidades comparten su oquedad
y algunas astillas
se clavan en lo que eramos
porque lo que somos ya no importa.

La brújula en el crepúsculo y los niños de la aldea
juegan dezcalsos por el barro.

La tarde recorre los últimos tramos de luz y sus actos ya sombra,
se perfilan en los umbrales de la gruta.
Las voces de aquellos mercaderes ya no se oyen,

El chillido del agua cae hasta el fondo y naufraga.


¿Porqué se escucha la membrana del abismo como hembra en celo?
¿De dónde llega este bisturí silencioso abriendo la herida de los muertos?
¿De qué rostro sanguíneo viene esta tierra de mis uñas?

El tacto pregunta por el zumbido corrosivo de las moscas.

Te siento parte de esta caída porque no me conoces.

La memoria cambia de sitio, se pierde, vuela.
Un animal ha de ser el que ronronea en la piedra,

un petroglifo de perfiles bruscos y borrosos.
Un picotazo de ceniza entra en los ojos y se trasponen los altares.

Este negro boreal asume sus labios y los cierra.

¿Cómo elegir el arma cierta, arco flecha o azada?

¿Quién escucha y se viste y se marcha sin estela?
¿Cuándo llegará el resorte de la niebla que nos libere?


Hay un agujero que se llena y se derrumba.
Golpes ciegos.

Sergio Astorga


Tinta/papel 14 x 20cm.

14 comentarios:

Abol dijo...

Tu poema me emocionó mucho, Sergio.
Abriga mi invierno.
Un abrazo atigrado,L.

sergio astorga dijo...

Al abrigo, en silencio desde el norte al sur. La geografía se divierte con sus climaterio.

Tu comentario me sigue emocionando.

Un abrazo agrutado.
Sergio Astorga

Freia dijo...

"Hay un agujero que se llena y se derrumba..."

Hermoso, hermoso todo el poema.

Hoy el abarrote y su mostrador cobijan y abrazan especialmente.

Gemma dijo...

"¿Cuándo llegará el resorte de la niebla que nos libere?", y aún antes:
"¿De dónde llega este bisturí silencioso abriendo la herida de los muertos? ¿De qué rostro sanguíneo viene esta tierra de mis uñas?".

De los poemas más sentidos y bellos que te he leído. Además, la tiniebla de tu dibujo orquesta muy bien cada verso.
Un abrazo sin oquedades inciertas

Isabel Romana dijo...

Hemosísimo poema, sergio. Y con una duda fundamental: "Como elegir el arma cierta". La vida es una lucha y nuestro espíritu está ahí, en ese dolor. Besos, querido amigo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio,esperemos ser de la gente comprometida que, tras escuchar, nos quedemos a luchar con el mejor arma que tenemos, la palabra. Si la misma la escribimos, seguro que dejaremos una buena estela de luz para generaciones venideras.

Me ha gustado ese "resorte de niebla" liberador. Me he parado para transformarlo en imagen plástica. Tras el momento de reflexión me ha costado salir de esa oscuridad del ocaso.

Un abrazo de amanecer.

sergio astorga dijo...

Condesa, su grata sensibilidad me consuela mis silencios de corchea y en un compás ternario mi bemoles y mis becuadros endurecen sus medios tonos sin necesidad de volver a la nota dominante.
En todo Abarrote que sea digno podemos ofrecer, ponchos quexquemetl, huipiles, cobijas, cobertores y sobretodo infusiones de árnica para todos los agujeros que se llenan y se derrumban.

Abrazo reparador.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, siento que sientes que sentí.
Tocar o insinuar a la “invicta belleza, que salva y que enamora” es un acto de arrojo que cada poema aspira o respira o suspira. Si tu lo cres yo lo celebro y me despeño para tornar a escalar.
El dibujo parece una aspiración después del derrumbe. Han empalmado muy bien por esas artes desconocidas de la coincidencia.

Un abrazo desde la cima de tu comentario.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

sabel, la palabra y la tinta roja y negra espero que sea el arma que me arma.
Aquí estamos todos alrededor del fuego o del frío.Con el dolor de siempre, el que decía Darío, “no hay dolor más grande ni mayor pesadumbre que la vida consciente”

Abrazo confirmado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, con la fuerza del día y el misterio de lo nocturno se avanza, con la parsimonia de la convicción. Con la sensación de que la mano encuentra otra mano y una nube encuentra el polvo para su lluvia.

Si ha amanecido entonces que llegue mi abrazo.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Es tan fuerte, Sergio. Tan dura la cicatriz siempre sangrante, tan angustioso el desconocimiento del arma precisa, tan inevitable ese agujero,tan duros esos golpes ciegos. Muchas gracias por decir.
Un abrazo en la caída,
Izaskun

sergio astorga dijo...

Izaskun, las mariposas ya no describen el silencio. A la deriva el tedio es una pastilla nocturan y las frases que balbuceamos nos dicen que el hueco sigue, entero, con la caída clavándose en nuestros talones.
Porque la caída es una e irrepetible, el bisturí se afila.

Un abrazo por domingo
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Un poema pletórico de imágenes, de sensaciones inciertas, de "marcha sin estela".
Un abrazo memorioso.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, la gruta como útero primario.
La incertidumbre como el himno de los días.

Un abrazo con estela.
Sergio Astorga