jueves, 25 de agosto de 2011

Espinado


La vocación de llegar siempre.
Anudado a la brújula en la habitación de las ausencias.
Llego espinado con ruidos de puertas y ventanas.
Llego de los ponientes geológicos.
Con un ademán solar y una inmóvil mirada.
Me cercioro que no hay nadie cerca,
sólo la penumbra de los cactus dejados en un jardín que ya no existe.

Estas carnosas palabras son para ustedes.
Para conspirar.
Para respirar.
Para que el ritmo con su antifaz sonoro perdure.
Para que del otro lado nos digan lo que somos.

Porque estoy confundido por llegar y crujir.
Porque el derrame del agua me convence.

Por el temblor.
Por el temor.
Por la oscuridad que espina.
Hoy voy llegando,
por la puerta de atrás del Abarrote.
Sergio Astorga

Acuarela/papel 20 x 30 cm.

10 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

”La vocación de llegar siempre.
Anudado a la brújula en la habitación de las ausencias.”

Sergio, no es una mala manera de llegar, es muy hermosa...además lo que importa es llegar, no pierdas nunca esa vocación.

Precioso poema con un halo de nostalgia que lo hace más intenso. Preciosa también la imagen, contundente y llena de un colorido que impacta.

Bienvenido, besos y un fuerte abrazo.

sergio astorga dijo...

Mari Carmen, que alguna nube me trae con el cahchete inflamado.
Llegamos a puerto y no hubo naufragio.
Volvamos a la fiesta.

Abrazo de bienvenida.
Sergio Astorga

Gemma dijo...

Espero que Oporto se porte contigo y comporte con porte. ;-)
Qué bellos recuerdos...
Un besote

Freia dijo...

¡Qué bien me sabe que haya llegado Vd. a Puerto y tenerlo mucho más cerca..!
Los temores caerán abatidos por el agua, estoy absolutamente segura de ello.

Por favor, no deje de tenerme al tanto, querido abarrotero.

Un abrazo nada espinado.

sergio astorga dijo...

Mi querida Gemma con mucho gusto hago el reporte que nos conforte: el vino sigue siendo lo que mantiene el porte en estas tierras del norte.
Si tienes transporte que te soporte los tonalidades son de pianoforte.

Un abrazo como de resorte.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Condesa, que ya estoy por estas tierras lusitanas buscando si hay pintores primitivos portugueses que sean de su interés.
Por discreto no abusaré y después le cuento los machismos patéticos.
Por lo pronto ya sabe que aquí en el Abarrote la esperamos, que ya tenemos un jamón serrano de la Galicia que es un portento.

Abrazos ya mu cercanos.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Me apropio de estas carnosas palabras, tan necesarias para brindar, suspirar y respirar por las memorias y los proyectos abarrotados.
Un fuerte abrazo, querido Sergio.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, de abarrote soy aunque de espíritu suspiro.
Abarrotado y barruntando cuál será la rueda de la fortuna a la que me subo o a la que me bajo.

Abrazos siempre memoriosos.
Sergio Astorga

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, esta imagen, con su correspondiente texto- hermoso a pesar del desgarro-, la he sentido como una estocada en plena yugular. Tú, que ya has toreado en muchas plazas y que tienes un cartel pleno de bellas y creativas faenas, seguro que sales de esta airoso y por la puerta grande. Deseo que esos pinchos protectores del traje pronto se conviertan en filigranas bordadas en oro y cosidas en plata, así como que logres el ansiado premio del reconocimiento a tu larga trayectoria. Te deseo una capea magistral con ese morlaco que representa los aconteceres de la vida.
Que suene un pasodoble desde el tendido para que agites la muleta al devenir diario con la sagacidad y la astucia de un gato montés.

http://www.goear.com/listen/fbe5a09/el-gato-montes-pasodoble

Un abrazo

sergio astorga dijo...

Alicia, al paso doble del Gato Montés, me acuerdo de Paco Romero y de Lagartijo y por supuesto cambiaré el percal por el oro.

Que voy orondo por el albero.

Anda, que ya estoy cargando la suerte.

Mira mira! He dado un natural de órdago. Ahora uno de trinchera.
La faena ahí queda.

Olé por las mujeres guapas.

Un abrazo de alhelí.
Sergio Astorga