miércoles, 18 de abril de 2012

Diagnóstico


Estaba la noche en tierra colándose por las ventanas. El tío Flavio sentado en su sillón de siempre se mecía de un lado a otro sin decir palabra. La noticia le partió la memoria en dos mitades y una risa mecánica se clavó en la pared. Al paso de los días, poco a poco ya no reconocería ni sus propias manos.
Hasta el aire guardo silencio.

Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 X 30 cm.

8 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, a veces, dar un diagnóstico es poner nombre al sufrimiento de una persona y, generalmente, disminuye la complejidad del vivir dicho sufrimiento. Todo ello, como bien expresas en la imagen, a pesar de encontrase uno desnudo ante lo que se pueda avecinar.

Un abrazo en esa noche silenciosa.

Myriam Mahiques dijo...

Sergio,siempre me concentro en tus obras pictóricas, pero he de volver a interpretar estas palabras, creo que hay distintas posibilidades. Me perdí en el cuerpo de la mujer. Lindísimo.
Un beso,

Myriam Mahiques dijo...

Acá vuelvo, creo que mi problema es que no veo al tío Flavio, sino a la mujer, Sergio, hoy no puedo compatibilizar, mañana insistiré :)

Lola MU dijo...

Tristísimo, Sergio. Desolada quedo. Abrazo silencioso, como el aire.

sergio astorga dijo...

Alicia, no hay mayor incertidumbre que provoque un dolor sordo como enterarse de una nueva realidad, en el ámbito que sea. Es la desnudez del deamparo.

Abrazos silentes también.

sergio astorga dijo...

Myriam, en este caso tal vez la acuarela distraiga un poco, ya que se alude en el texto a un personaje masculino. He de decirte que la mayoría de las veces, por no decir todas, el dibujo es independiente. No ilustro los textos ni tampoco le pongo textos a los dibujos. Son dos actividades distintas que siguen sus propios caminos. Lo que pasa es que después busco coincidencias. El calendario es el único que lo hago específicamente tanto texto como dibujo o acuarela. Los demás o, los textos ya han sido hechos o los dibujos.

Cuando dibujo no pienso, cuando escribo si. Son impulsos diferentes, porque sus herramientas también lo son. Un dilema la dicotomía. Soy un ser dual e imperfecto. No seré nunca unívoco.

Abrazos tanto como uno como otro.

sergio astorga dijo...

Myriam, en éste caso no hay embroque. En todo caso sólo la sensación de soledad y desnudez.

¿Error o acierto? Lo dejo a tu consideración.
Abrazos para mañana.

sergio astorga dijo...

Lola Mu, es un puro acto de voluntad no tener desolación, ya que la tenemos siempre a un lado. A veces son los países, a veces las personas.

Ahora habría que cuestionarse quién hace los dinásticos, un buen medico o psicólogo en el caso de las personas o en el caso de las naciones, ¿harías caso el diagnóstico de la derecha o de Wall Street o del FMI? ESTA DE PENSAR.

Abrazos virando la desolación.