lunes, 14 de mayo de 2012

El Sireno



Se cuentan por centenas los años de cuando los viejos que habitaban la costa chica de Guerrero vieron, a la sombra de un árbol de mango dormitar a esa especie de pájaro pez que llamaron Sireno.

Fue un misionero franciscano que al oír la historia, relacionó esa extraña creatura con las estampas de sirenas que había visto en el colegio.  

En realidad el Sireno es varón, emite unos sonidos como de urraca ladrona y es feo y torpe en el agua. La leyenda original contada de boca en boca, decía que cuando se aparecía un aire de pereza se apoderaba de los curiosos.

Se le ha visto recientemente en diferentes costas alrededor del mundo. Los oceanógrafos y mitólogos, no se ponen de acuerdo si su reproducción ha aumentado en un acto de energía nada esperado de acuerdo a sus altos índices de somnolencia o producto del cambio climático, han migrado en busca de mejores condiciones de vida.   

Si alguien tiene la fortuna de encontrarlo, favor de afianzarse a su almohada y no hacer caso de sus silabeos. Corren el peligro de enamorarse de fatiga.

Sergio Astorga
Tinta/papel 20 x 30 cm.

12 comentarios:

Sara Lew dijo...

Uff! Cuántos hay que se enamoran de fatiga... será porque abundan los sirenos :-)
Me gusta mucho ese dibujo.
Un abrazo.

Myriam Mahiques dijo...

Hermoso texto y dibujo. Hice el ejercicio de entrar al post sin leer el título, y lo imaginé un dragón flotando en el agua. Ni pájaro ni sirena, y bien despierto! Un abrazo,

María Eugenia Mendoza dijo...

¿Será que la fatiga que provocan las campañas electorales, que inundan costas e interiores mexicanos alimentan la sed reproductora del sireno?
Un abrazo legendario.

sergio astorga dijo...

Sara, la fatiga de ser lo que se desea y no se es o, la fatiga de la satisfacción de lo que se es. El Sireno es dual.
Me gusta tu comentario alivia las fatigas.

Abrazo brioso.

sergio astorga dijo...

Sara, la fatiga de ser lo que se desea y no se es o, la fatiga de la satisfacción de lo que se es. El Sireno es dual.

Me gusta tu comentario alivia las fatigas.

Abrazo brioso

sergio astorga dijo...

Lo siento, la fariga me hace cometer sirenodos o lo que es lo mismo: burradas. Cuestión de enfoques.

Con su venia.

sergio astorga dijo...

Myriam, la naturaleza de los híbridos o atravesados o mestizos es confusa. Al fin de cuentas también existe una línea de dragones marinos y puede que las fatigas hayan puesto en entredicho los encuentros.

Avispado y fatigado es una combinación siniestra, no por mala, si por lo común.

Abrazos lineales

sergio astorga dijo...

María Eugenia, que pobreza de campañas electorales. Los debates por el gobierno del distrito federal son mucho más brillantes. Chepinita y copetín ni como ayudarlos.

Por fortuna el Sireno anda costeando, sorteando la eurozona, la narco vía y el vía crucis.

Abrazos desusados

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, yo ya lo encontré. Lo tenemos aquí cerquita.

http://www.youtube.com/watch?v=Q14485v4mnw

Un abrazo marino.

sergio astorga dijo...

Alicia, !fantástico!, tenía la sospecha que, los marineros de esas tierras ignotas en su búsqueda del bacalao antes de los vikingos o junto a ellos, tuvieron que encontrarse o avistar a algún Sireno. Este Sireno según nos muestra el mapa parece que ha llegado desde el cono sur y con bastante pelo en pecho. El Sireno de me ocupa como habrás notado ,es enteramente lampiño, lo que me hace pensar en que su población es mucho mas amplia de lo que se creía.
Agradezco tus fatigas en la búsqueda, aunque lo tenías prácticamente enfrente de tus costas.

En la península Ibérica estoy a notar que no hay investigadora más sagaz y con mejor humor que tú.
Estoy fascinado con tu hallazgo. Gracias.

Abrazos mar en calma.

Gemma dijo...

Tendrías que mandárselo a Javier Perucho para que lo viera, sirenólogo de profesión. Te copio el enlace de su blog, Miretario: http://cuatario.blogspot.de/. Hallarás su correo en el perfil.
Besos!!

sergio astorga dijo...

Gemma, gracias el día de ayer a sugerencia de Li K. envié el texto a Javier Perucho. Espero que el texto no se pierda en la fatiga.

Muchas gracias de nuevo. Son tan generosas que voy a sembrar un tulipán en su honor.

Abrazos ibéricos.