miércoles, 9 de mayo de 2012

Humores



El color es una materia impalpable de ánimos que toma nuestra forma.


Sergio Astorga
Acuarela/papel 17 x 30 cm.

12 comentarios:

Sara Lew dijo...

Me gusta muchísimo esta acuarela, Sergio. Y muy acertada la frase que la acompaña.
Un abrazo.

Freia dijo...

¡Anda, a lo ,enorme por eso tengo yo sin estrías con los colores..!
Fuera ya de bromas, me parece una reflexión sugestiva y sugerente.
A la acuarela ni le sobra ni le falta. Las palabras que yo pueda decir, sí.

Un abrazo de ánimos formales.

Freia dijo...

La primera frase era exactamente:

"Anda, a lo mejor por eso tengo yo sinestesias con los colores! Lo que el corrector ha traicionado en mi anterior comentario es, sencillamente, una ordinariez.

Más abrazos.

María Eugenia Mendoza dijo...

Toda una sinfonía.
Abrazos multicolores.

sergio astorga dijo...

Sara, esta acuarela es la otra versión que realicé para la Revista La Peste, para el texto de Atrabalis. Por cuestiones de formato quedó la otra. ¿Ya la viste?

Esta acuarela se encuentra a tu disposición, que el Abarrote tiene ofertas de primavera.

Hay colores mentales y colores emocionales, independientemente de la racional longitud de onda y absorción o proyección de los materiales.

Abrazos de colores cálidos.

sergio astorga dijo...

Condesa, he comprendido completamente y al pormenor ese extravió. Mi tyrabajo no es un realismo fotográfico, por ende esa manifestaciones cutáneas me son totalmente insubstanciales.

Ha dado usted en el acorde mayor. Cuando no le falta ni le sobra nada, estamos muy cerca de alcanzar una emoción estética. La emoción estética es la única experiencia (laica) en que la palabra es impotente. Me emociona que usted diga, influenciada ya por los vapores parisinos, que la visión de estas muchachonas de otro Moulin Rouge le hayan parecido potables, en el sentido de plenas.

Queda mi abrazo en prenda.

sergio astorga dijo...

Condesa, vuelvo a re-comentar, que como el recalentado, es el más sabroso. No entraremos en relaciones psicológicas-fashion con respecto a la correspondencia de los colores y la personalidad. Le puedo platicar que hay una apetencia del color por ciertas líneas. No me refiero a la indagación que formalizó Kandinsky, relación forma-color. Mi Antojo es meramente intuitivo, propio del homo ludens. Hace mucho tiempo que deje la academia, ya no doy clases, así que mis conceptos son tan juguetones como inútiles.

Abrazos recalentados

Lola MU dijo...

"Háblame de colores"... cantaba Pablo Milanés...
Sigue hablándome de colores.. te canto yo, Sergio.
Un abrazo verdeazul y sostenido.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, tuve que interrumpir la comentadera porque al Sr. Rubalcaba le llegaron unas mercancías de pésima calidad y tuvimos que “chatearnos” expresión portuguesa que se refiera a indisponerse, pelearse, encabritarse, vamos, un tú a tú.

Volvemos a la degustación de los coments. La combinación de colores parece que suena, yo me dejo llevar e intervengo poco.

Abrazos y medios tonos.

sergio astorga dijo...

Lola Mu, no tengo bemoles para contrastar con los becuadros, por lo que en llave de Fa le agradezco su coloratura de comentario que siempre es tan apreciada.

Digamos a coro: el color es el barítono del grupo.

Abrazos tenores.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, en algunos estudios recientes sugieren que más que ver el color, las personas lo experimentan. Por eso, los especialistas ahora son más propensos a creer que cada persona "siente" el color con el corazón, y no con la cabeza. Como verás la ciencia va muy en la linea de tus percepciones a la vista de la frase que nos has regalado esta vez.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, reveladores siempre los hallazgos de la ciencia. Aunque hay que decir que es de origen medieval el concepto del corazón como centro de emisión y recepción de las emociones y sentimientos. Sabemos que solo es metafórica su participación, si bien existe una reacción en el musculo cuando tenemos una emoción fuerte no quiere decir que el musculo cordial tenga consciencia de lo que le pasa. Movimientos involuntarios.
Cada persona percibe el color en función de su educación perceptual. Cuando daba clases era un experiencia muy reveladora como los alumnos van viendo matices de color donde antes no los veían.

Abrazos y corazonadas.