viernes, 14 de septiembre de 2012

De mentiras



Sus vidas estuvieron llenas de mentiras. Mentiras al padre, al hijo, a la hija, a la madre, a la esposa; a la amante de la esposa del hermano; a los hijos del hermano con su madre; a la amante que era la esposa del hermano; a la abuela que no sabia si defender al hermano o a la amante o a los nietos o a su propio amante; a la nuera que compartió  al hermano de su esposo con su amante que era la esposa de su hermano.  La mentira fue creciendo  robusta echando raíces, no dejando crecer ni flor ni fruto. Hasta que un día el reloj se detuvo y descubrieron que la pestilencia que los colmaba no era de mentiras.
Azar.


Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 30 cm.

13 comentarios:

Fernando Valls dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gemma dijo...

La maraña de la falsedad es tal como la describes. Me ha gustado mucho la acuarela.
Besos

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, la secuencia de las relaciones que describes así como la acuarela que nos muestras van en sintonía pues lo veo todo muy complicado y algo borroso.

Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

lo verdadero es ese gris, ese azul manchado, ese marrón. Qué sensación más parecida producen acuarela y texto. Todas las mentiras forman, al final, una horrible verdad.

Maribel dijo...

Hay algo peor que la mentira, y es la mentira que crece.
No me gustaría estar cerca de la madre, de la hija, de la esposa, de la amante, de la nuera, de la...

Un abrazo de verdad.

Myriam Mahiques dijo...

Sergio, casualmente estábamos hablando en la cena de ayer sobre la mentira como hábito cultural. Hay gente que miente por cultura, y no voy a mencionar quienes lo hacen sin notar, simplemente se transmite, como decís, de unos a otros. Hermoso post.
Un abrazo,

sergio astorga dijo...

Gemma, la maraña como dices, es escabrosa, no tiene fin. Continuar con la fechoría es lo que importa en estos mundos no importa a quien o a quienes te lleves por delante.

La acuarela es sobre papel Canson, de poco gramaje es una libreta. La línea es realizada con pluma fuente y con toques de acuarela, el papel (soporte) no permite demasiado trabajo con la acuarela, solo la impronta, la huella.

Abrazos sin mentiras.

sergio astorga dijo...

Alicia, borroso y complicado y desilusionante. Cuando miras la decadencia puedes estar casi segura que esta sustentada en mentiras que se van descubriendo.

Abrazos claros

sergio astorga dijo...

Olga, gracias por dejar su presencia en los Antojos.
Lo verdaderamente interesante de las mentiras es que pueden ser muy atractivas. La hipocresía se sustenta en la buena apariencia o cuando menos diluida.
Las sensaciones en este caso de texto y de imagen, se adecuan y parece que una ilustra a la otra, aunque fueron realizadas en distintos tiempos mentales y anímicos.

La horribles verdades que nos hacen saber donde esta la caricia verdadera.
Abrazo terso.

sergio astorga dijo...

Maribel, crear mentiras es preparar la boca que nos engulle. La mentira crese y cuando parece que va a madurar se desnuda y muere. Como dices, no hay nada más terrible que una mentira que crese, necesita de más mentiras, de cómplices que ya no saben cual es la realidad habitable.

Alejarse y señalar, para ponerse a salvo, buen recurso.

Abrazos muy ciertos.

sergio astorga dijo...

Myriam, bien dices, las mentiras inocentes o por ignorancia no tienen perversión. La mentira que se encuentra en la hipocresía es la grave. Ser consciente de la mentira y vivir en ella va formando una piel tan gruesa que se piensa que vivir de mentiras es natural y que no hay otra forma de relacionarse. La condición humana es grotesca y fallida.

Lo que oculta la mentira nos indica la gravedad de ella.

Abrazos amigables.

María Eugenia dijo...

La mentira hace mucho daño, no sé si el mismo que provoca callar la verdad o desconfiar de todo y de todos. Mundo complicado el que ilustras y rige los destinos de honestos.
Un abrazo verdadero.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, la mentira como sustento lo único que retrasa es el dolor que provoca. Con la verdad se puede vivir porque se enfrenta pero, ¿cómo enfrentas a la mentira?

La vida la hemos construido para la infelicidad, cuando entendamos que sufrir no es un merito, las mentiras y sus mitos perderán fuerza.

Abrazo claro