jueves, 21 de febrero de 2013

Entre búhos




Llegaron en tropel, transitorios y apurados. Plumajes limpios y ojos bien abiertos. Sus picos desde las cinco de la mañana brillaban como espadas de buena ley. Entre ellos se entrecruzan las miradas brutas y mudas. Se amparan antes de comenzar, aleteando las posibles penas que su buen juicio dejará caer concluyente. Un murmullo dogmático cubría la sala y el acusado teórico con un parche bibliográfico y una cita amarrada en su espíritu noble, esperaba resignado el dictamen. ʺTodo es igual- decía, el espectáculo de la equidad tiene siglos de avaricia. Sólo dientes en mi cuerpo básico. El sueño no se reconoce en estos murosʺ.

EL búho mayor, con sus plumas caireles. Con su máscara de axiomas subido en el gran libro desplegaba su sapiente tufo. Sus colegas mirando el reloj, con resentimiento acomodaron sus bonetes y con altaneros chillidos apuraban el veredicto. Bañados de vanidad, los que tenían plumas amarillas, pedían un tormento chino para el acusado.

Desde el fondo de la sala un pequeño rostro desencantado, con el libro de Erasmo bajo el ala, buscaba con los ojos encontrar el despertar de la consciencia. Pero nada más implacable que el alma metida en un pozo. Al lado de él, tocado de purpura y de armiño, un lechuzo pedía la excomunión súbita, sin tener en cuenta que desde los tiempos de la reforma no había más fuego que el de la mirada de los otros.
Ensimismado, ceñido por aleteos románticos, el secretario, con su garra bien afilada trazaba catillos en ruinas de rara delgadez. La balanza solitaria colgaba del techo, se balanceaba estéril en tanto el búho mayor se aprestaba a emitir la sentencia.
El veredicto esː Culpable en segundo grado. Lo condeno a pasar el resto de sus días enjaulado.

El acusado, metido en sí mismo, enciende la lámpara, mira su reloj. Con la seguridad conceptual del momento se explicaː guardaré el mapa, tal vez mañana si descubra el tesoro.

Sergio Astorga
acuarela-papel 

7 comentarios:

Sara Lew dijo...

Tienen todos cara de foto :-) Me encanta esta animalada.
Terrible condena la de pasar toda la vida enjaulado.

Parecen tener alma tus dibujos, Sergio.
Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, qué bonita recreación de un juicio con esas personificaciones. Qué bellos buhos y lechuzas en esa imagen en la que no faltan ni el ni el reloj ni el libro. Y para terminar, me quedo con esa acepción del verbo aletear: "aletear penas", aleteos románticos"...

Un buho con buena suerte.

Anónimo dijo...

May I simply just say what a comfort to uncover somebody that truly knows what they're discussing over the internet. You definitely know how to bring an issue to light and make it important. A lot more people ought to check this out and understand this side of your story. I was surprised you aren't
more popular given that you definitely have the gift.

Also visit my web site: is quantrim safe
my site :: what quantrim is made of

Lola MU dijo...

Inquietantes pese a su sabiduría, y bellos, querido Sergio.
Abrazos expresionistas y politonales.

sergio astorga dijo...

Sara, como si fuera raptado por una lechuza llego hasta ahora para darte las gracias por venir. Ando como animal serrano buscando un texto y un dibujo que se han perdido siendo las once de la mañana.

Parece que el alma se acuerda de un mi mismo que se hace con el tedio: espiga.

Abrazo a las seis de la tarde.

sergio astorga dijo...

Alicia, que ando aleteando tardanza. Recuerdo a un búho que no se dolía de la mirada y subido en el campanario me miraba como si yo fuese una frágil creación de una noche distinta a la suya.

Cuando se nos juzga, a no ser que sea una crimen de lesa humanidad, pensamos que debajo del brazo tenemos el mapa de una mejor vida.

A veces el mapa existe. Confiemos en nuestro instinto.
Abrazo suertudo.

sergio astorga dijo...

Lola MU, a veces queremos canturrear y la pluma nos remite al búho para que ejerza su oficio. Se siente uno tranquilo hasta que el desconcierto entra por la ventana de atrás. Hoy es domingo y voy a poner un sabio laurel en mi bolsillo.

Abrazo una octava mayor.