martes, 11 de marzo de 2014

Ventanas



EL pelo fino de la visión se exalta al ver entre los resquicios los cielos de platino. A la mañana le crece una serrana que deja que el río remonte su marcha con la parsimonia de una corriente venida del sur. Se asienta el futuro en la orilla hasta que el aire revuelve toda certidumbre.
Cuando salimos por la ventana parece que el mapa se suma a los papeles que tenemos sobre la mesa. Cortamos con la navaja esa imagen para guardarla y uno se siente tan natural que no importa que el cristal este manchado.

Sergio Astorga mixta/papel

1 comentario:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Bella y delicada metáfora, Sergio.
Un abrazo