viernes, 1 de mayo de 2015

Mayo


Mayo ha llegado con la orgía de corazones en el pecho de los cuerpos de sanguíneo buen humor.
Leal a su logaritmo su atardecer es rojizo como la hoguera.
Saquemos, como lengua de su carcel, a ese meritorio músculo.

2 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, el tiempo es huidizo y esquivo, cada vez se llega a poseerlo más tarde. Tú nos recuerdas que no pasa en vano.

Gracias de corazón.

sergio astorga dijo...

Alicia, el tiempo huye y en ocaciones nos junta.
No pasa de largo porque toca nuestra puerta.
Saludos