miércoles, 6 de abril de 2016

Hombre en cima


Era un hombre que se volvió paisaje. Era la luna larga, en la primavera del verano cuando le prosperó en su cuerpo-geología un montículo que le creció entre la ropa y el humo. Era un hombre plenamente terrestre, mineral y adusto. Lo ha tocado el relámpago y el estío. De compañía, en su costado, un nopal  hirsuto testifica el vacío del panorama. 
Por el kilómetro 45 en la bifurcación única  de la carretera rumbo al Potosí, como bala perdida puedes reconocer el perfil del hombre hecho paisaje, ahí donde el viento se hace cordillera.

2 comentarios:

Anacanta dijo...

Aunque la lógica parezca una forma de venganza, cuando un hombre quiere dibujarse la tierra lo pone todo. Hasta lo más femenino.
Un saludo

sergio astorga dijo...

Anacanta no tengo duda de eso. Me encanta que vengas a cantar a los Antojos.
Un abrazo.