viernes, 9 de enero de 2009

Al pié del castillo

Al pié del castillo de Guimarâes
-erguida piedra entre los siglos-
las voces de batalla me llenan
el oído con su viento.

Yelmo y espada
-rústica aspiración de la victoria-
el tiempo se colma entre dos tiempos.

Don Alfonso Henríquez
-poderoso sol de triunfo y fuego-
con mano justa y noble oficio
nuevas ramas dio al árbol viejo.

Aquí… ennoblecido y sediento
con la sangre matizada
-gloria de aurora monte y prado-
se corona mi mente de rocío.

Aquí …en la húmeda roca lapidaria
quiero llegar a la torre donde habitas
con el humilde olor de la montaña.

Aquí… entre los siglos,
la pobre historia que poseo
entre rústicas palabras te la entrego.

Aquí…en Guimarães
frente al castillo:
mi espada de cristales puros,
mi blanda piel de pensamiento,
mis hábitos de tierra plana,
mis ovejas, mis cabras y batallas.
Me entrego a ti mujer,
como un clavel ya sin murallas.
Sergio Astorga


Acuarela/papel 20 x 30 cm

16 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Precioso poema

Hola, te animamos a participar en el Radio blog: Luz de gas

Este sábado de 13 a 16 horas españolas.

Nos encantaría contar contigo

siempreconhistorias dijo...

¡Bellísimo poema, vive Dios! Allí llegásteis caballero, y al pie de aquella roca el olor de su montaña y los aires de vuestra llanura se fundieron y fue mutua la entrega como requiere un tan bello canto.
Duro encuentro, si bien flexible, señor de Guimaraes, vuestro pensamiento.
Un abrazo en varios tiempos.
Izaskun

marisa dijo...

¡Que hermosarecreación deamor y guerra, digna de la antigua tradición cancioneril!Me gusta mucho.

sergio astorga dijo...

Con la luz de gas calentando miesqueleto con te digo que animado estoy, voy a intentar estar presente este sábado.
Gracias por tu visita, tu comentario y tu invitación.
Un abrazo a ocho horas de distancia.
Sergio Astorga

Raquel T. dijo...

¡Pardiez! Pero si mi más estimado caballero ha reunido lírica y épica en versos sublimes y eternos, de los que juglares y trovadores transmiten por los siglos, de los que cantan en los oídos de generaciones, de los que reyes y nobleza quisieran ser protagonistas... La belleza de tu poema, amigo Sergio, es tan afilada como el filo de esa espada cristalina. Galantemente precioso...
Abrazos de cariño medieval...

sergio astorga dijo...

Izaskun, tocar las piedras del castillo de Guimarães,(berço de Portugal) es decir, es la cuna -regazo- de lo que será Porto Cale, reitero, tocar esas antiguas piedras y ver y sentir las batallas, y como el amor, como aquella batalla de Calixto y Melibea, es batalla, pues me sentí guerrero amoroso.
Un abrazo en este tiempo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Marisa, caballeros y damas "abemus" y me gustan las asonancias, y las consonancias ya de tiempo ya de espacio, no tengo anacronismos que me duelan y como tengo antojos busco que la palabra suene y se levante.
Amor guerrero en la batalla de las palabras.
Un abrazo bizarro.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Raquel, estoy en verdad con mi panoplia recien lustrada por darme cuenta de la suerte que tengo en estos páramos blogueros, al tener lectoras y lectores tan sensibles y cultos(as), que pueden cabalgar entre palabras a timpo y a destiempo.
Después de un lírico, vaya otro épico abrazo.
Sergio Astorga

Triana dijo...

Cabalgar entre palabras en este rincón es aventura harto placentera siempre, esas piedras que fueron cuna de Portugal hablan y hacen hablar de la forma más bella a quien llegó de allende los mares a uno de los lugares más bellos de la Iberica.

Gracias Sergio, te cambio el poema por una sonrisa y me llevo al rey y a la reina a hacerle compañia al resto de tus antojos de colores.

Un abrazo épico.

Miriam Jerade dijo...

Precioso, se sienten aún esos aires de Portugal, es como una película de Oliveira, algún rey con saudade de mar y de amor. Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Trina, aventurarse a la historia a través de sus huellas es una sesnsación casi simepre binhechora, no está la horrible realidad de los instantes, Medio Oriente, mujeres de Juárez o Afganistan, por sintetizar.
La sonrizo la necesito para volver a creer en que un un hombre y una mujer se pueden amarlibremente.
Abrazo entre épicas batallas.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Miriam, aires, como quisiéra tener los aires limpios y cantar las hazañas de los reyes buenos, tendré que escribir fábulas.
Si, tal vez el amor sea una tenencia melancólica.
Un abrazo entre imagiarios.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Bella acuarela para un bello poema de guerreros y damas. Me siento dispuesta a iniciar cualquier batalla, no sé si como guerrero o como dama.

De momento un abrazo mío.

sergio astorga dijo...

Maribel,con el ánimo encedido espero que las batallas por venir tengas la fuerza del guerrero y la delicadeza de la dama.
Un abrzo velando armas.
Sergio Astorga

PIZARR dijo...

Gracias Sergio por esos ánimos que me envias.

Tienes razón en que siempre te acompaño en tus antojos... lo que no se si sabes es cuantísimo disfruto en estos antojos, intentando descifrar tus letras y tus trazos.

Me encanta ampliar el cuadro y perderme en sus colores, siguiendo mezclas e intentando seguir el trazo de tus pinceles o tus plumas en cada caso.

Gracias Sergio por estos cuadros que nos regalas

Un beso y que sepas que aunque no te comente algún día, no dejaré de venir a descubrir cada día mi nuevo regalo.

sergio astorga dijo...

Pizarr, esta es tu casa, y si te puede alviar un poco, me haces sentir util.
Aqui te espero y buscar'e colores que te animen.
Un abrazo siempre.
Sergio Astorga