martes, 1 de junio de 2010

Junio


15 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Siempre fiel a tu cita con el calendario.
Este junio ya huele a verano.
Saludos.

Freia dijo...

O para pasearla y vivirla sin más.

Ginebra de Ródano bajo presa, de bajar hacia el lago, de subida a San Pedro y la plaza de Bourg-de-Four, con sus cuatro caminos de principio y fin. Ginebra reluciente o huidiza, de largos bancos corridos y calvinismo exacerbado. Del Mont-Blanc como telón de fondo... De la Suisse Romande salpicando el aire... Civilizada y urbana.
Me ha gustado mucho tu texto, pero aún más tu imagen. A lo mejor esta vez cumplo mi palabra y vengo a tu colmado para apropiarme de ella.

Un abrazo de jet d'eau salpicador y vivo y gracias por ese hueco siempre bajo el mostrador de tu colmado.

Gemma dijo...

Pero, bueno, esta mujer de arriba parece haberse recorrido todas las ciudades de Europa y del mundo mundial... ;-P
¡Un beso de plenijunio!

Alicia Uriarte dijo...

Gracias Sergio por acudir como cada mes a la cita.
Bella imagen la que nos traes. Imprsionante la majestuosidad blanca del Mont-Blanc. Según decía Rousseau "Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza".

Besarkadatxu bat

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, gracias por comenzar junio con tu comentario. También ya huele a tu novela publicada.

Abrazos primera edición.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Freia, no cabe duda de que Ginebra es una ciudad digna de su cosmopolita desenvoltura. No puedo mentirle y le digo que al segundo día no pude soslayar la inquietud y nos dirigimos al cementerio a visitar a Borges. Y le cuento, entré a un concurso al aire libre, patrocinado por Caran d' Ache. Me regalaron un estuche de acuarelas un pliego de papel de la misma marca, me dieron mi número y el lugar desde donde tenía que pintar, yo estuve frente al jet d' esu, creo que en el muelle Mont-blanc; al segundo día hubo una exposición con todos los trabajos: “Art’air” – Salle communale de Plainpalais, 52 rue de Carouge, por supuesto ganó un ginebrino.

"Civilizada y urbana" la define impecablemente, si me permite, añadiría que una calma cultivada se aspira por Ginebra.

El Calendario esta a sus ordenes. Tal vez lo pueda aderezar con una obra de Frank Martin.

Un abrazo a la Ferdinand de Saussure.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, pues que te cuento, que la vecina del Chalet de arriba parece que ya le dio la vuelta al mundo en ochenta días, en un andante con moto y en un cantabile nos deja con los balices en la mano.

Brindemos al oír un vals vienés.

Un abrazo en tour.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, gracias a ti por emprender junio con antojo. Un libro de muchas páginas por descubrir. Solo de ver el índice, nos aturdimos.

Un abrazo juniano.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Queridísimo Sergio, como siempre me pierden los fondos de tus obras y este, tan van Gogh en su arremolinamiento dorado me lleva a la loba de praderas amarillas y quiero entonces cambiar los Alpes por los Andes y regresar a Borges a su Argentina. Conocí Ginebra por cuestiones familiares puesto que Patrick es suizo en los papeles. Preferí Laussanne, pero disfruté su música.
Un abrazo sureño,

Maribel dijo...

Buenos recuerdos me trae tu calendario de junio, aunque yo a Ginebra fui en agosto.
Gracias por seguir con el recorrido de ciudades emblemáticas.
Un abrazo suizo.

Olga B. dijo...

Yo estuve en Ginebra en junio del 82, pero estaba enamorada y sólo podía pensar en él... y es que a los trece años, ni Ginebra te distrae de tus amores;-) La recuerdo preciosa y limpia, con ese interés que en la primera juventud tiene todo lo extranjero. Fue la primera vez que salí de España, así que tu calendario me ha traído esta vez recuerdos muy especiales.
Cuántos junios desde entonces, madre mía...
Un beso nostálgico.

sergio astorga dijo...

Izaskun, me complace a más no poder este hilo del tiempo que en diferentes momentos nos hizo coincidir en un espacio concreto. Múltiples razones y asociaciones despierta el encuentro de una ciudad.
Razones científicas, que conoces, mas que literarias me llevaron a Ginebra como si el otro que piensa fuera el mismo del que imagina. No te sé decir si soy el mismo después de caminar la ciudad o soy el mismo terco habito de escoger sus percepciones. La vida simbólica sigue siendo para mi, la única manera placentera de estar.

Me gusta eso de los papeles, intercambiarlos, trasformarlos, a veces somos de reparto, a veces somos extras y a veces protagónicos. Los papeles en orden. Suizos saludos para Patrick.

Un abrazo con carnet de identidad múltiple.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, no recuerdo en este instante si yo fui en junio o en julio pero al igual que le decía a Izaskun, me ha gustado estar sin estar en tiempo real en un mismo espacio geográfico. Por desgracia no conozco la ciudad donde vives, y no se si me provoca desanimo o entusiasmo ya que se abre una posibilidad tanto cierta como lejana de visitarla.

Seguiré los meses restantes recorriendo las ciudades donde he estado y que en el recuerdo, parecen revivir no sin melancolía.

Un abrazo pensando en el Contrato Social de Rousseau.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Olga, cuántos junios han pasado los eneros.
Preciosa y limpia, es una imagen con la cual coincido, es una ciudad "sin los afeites de la actual cosmética". Manos limpias y cara recién lavada para hojear libros antiguos.

Ni a los trece ni a los ochenta los amores son distraídos por otro objetivo que no sea el amor mismo y su representación, ya física, ya mental, de acuerdo a la cantidad de eneros o de junios que hayan transcurrido.

Me encanta, disculpa, provocar nostalgias. Una de las motivaciones de elaborar el calendario y de los calendarios todos es: mostrar la línea del tiempo, ya para el antes ya para un después.
Nos aterra y nos fascina el rostro temporal de cada día.

Gracias por compartir tu viaje de ayer en hoy.

Abrazos para junio.
Sergio Astorga

María Eugenia dijo...

Querido Sergio:
Me había perdido el placer de contemplar la obra de junio y el texto que la acompaña.
Quién pudiera ser viajero como tú y la mayoría de tus seguidores.
Me quedo con el antojo, te mando un abrazo cariñoso.