jueves, 7 de octubre de 2010

Amarillo sostenido en Fa perdido

Opulento, como un alarido encima de las palabras, el Amarillo sostenido en Fa Perdido, representa el sonido criollo, con reminiscencias del folklore propio de las Américas. Las inscripciones, mas que partituras, fueron halladas en un viejo baúl que perteneció a los primeros habitantes de de origen andaluz llegados a finales del siglo XVI a las costas de Veracruz. Durante doscientos años estuvo extraviada, pero se tenían noticias sólidas de su existencia gracias al programa de mano, si podemos llamarle así, datado en el año de 1786. En este programa aparece el Amarillo sostenido en Fa Perdido interpretado por alumnos de las Escuela Real de Música utilizando instrumentos de cuerda y viento. Se presume en este programa que esta inscripción o partitura, fue elaborado por un criollo llamado Esteban Rodríguez, músico de oído con un talento, cuentan, sobresaliente. La partitura logró el reconocimiento del Virrey, no obstante el éxito, Esteban se mantuvo firme a sus deseos de independencia, buscando en el llamado folklore su ascendiente musical, despreciando la servidumbre de las cortes. Por desgracia, no se tienen noticias confiables del destino del compositor.
Es de suma importancia, según los entendidos, estar plenamente relajado y consciente- binomio extravagante- para la observación de la partitura, ya que al lograr un estado vigilante se podrá percibir como, de manera aleatoria, los sonidos irán desenvolviéndose vertiginosos y criollos. Para un oído contemporáneo podrá tener una experiencia similar a lo que actualmente es la música caribeña con cadencias europeizantes.
Les dejo, para que disfruten, si así es su deseo, la contemplación sonora de la inscripción o partitura: el Amarillo sostenido en Fa Perdido.
Sergio Astorga

Tinta sobre madera 20 x 30 cm.

12 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Bonito amarillo ¿como sonará?

Gárgola dijo...

Sin perder su raíz y sus vibraciones. Sinestesia al ver la partitura que compones con tu pintura de reminiscencias y recuerdos. Atómico presente, atónito pasado.

Vuelvo a dejar mi modesta huella en ese hermoso lugar, para mi es un placer.

Un beso muy grande Sergio y gracias por seguir pasando por donde creamos el tiempo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, quisiera comentarte que, en la última etapa, nunca comento tu propuesta al primer impacto. Intento no tener prisa. La dejo reposar y doy tiempo para que tu labor creativa suponga un pequeño gesto de creatividad por mi parte, derivado de lo que me sugiere o de una pequeña investigación. Esta vez me ha costado algo más, pero estoy muy satisfecha con el resultado.

Andaba dándole vueltas al porqué del color amarillo en esta obra. Ese color que simboliza la luz del sol y que en muchas ocasiones representa la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía ¡Casi nada! Por fin di con ello. El amarillo puro y brillante es un modo de reclamar la atención. Es por ello que los taxis de algunas ciudades sean de este color y también que en la primavera los campos se vistan mayoritariamente de color amarillo para reclamar la visita de los insectos. La flor ofrece una recompensa y el insecto hace el transporte del polen, ayudando así a la labor del viento.
También anduve pensando el porqué del negro. También creo que obtuve respuesta. Cuando se sitúan varios colores en contraposición al negro, el amarillo es en el que primero se fija la atención. Por eso, la combinación amarillo y negro es usada para resaltar avisos o reclamos.

Efectivamente, conseguiste llamar mi atención. La energía de las notas que se desprende de esos instrumentos es de tal luminosidad que vuelan al viento bailando en sintonía con los granos de polen. Las letras, testigos de la historia, han venido al evento tintadas de amarillo para integrarse al conjunto y no romper el equilibrio de la estancia.

Sergio, tras disfrutar de esa rumba caribeña europeizante que mencionas, te dejo otra canción que creo que pone un punto final de color amarillo a mi comentario.

http://www.goear.com/listen/de8e372/rio-amarillo-christie

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, zumba y suena y repiquetea en tonos altos, con una frecuencia enardecida de color primario.

Un abrazo en hilillo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gárgola, tu que sabes como vibra el amarelho, sabes que el movimiento vital es sugerente, incapaz de la inmovilidad; un átomo versátil que ha desterrado al coitadinho.
Tu paso por estos Antojos es siempre apreciado, y esperado. Placeres son.
Me encanta pasar donde el tiempo se curva e intentar comentar tus filosóficos y científicos poemas.

Un abrazo muito grande.
Sergio Astorga.

sergio astorga dijo...

Alicia, como siempre tus pesquisas, indagaciones y soluciones rebasan mis simples motivaciones, o descubres que un simple impulso creativo tiene un sustrato que tu desmenuzas, desmigas (palabra hermosa) luminosamente.
Cuando realicé este dibujo sobre tabla, apliqué varias capas de amarillo y la última con una tonalidad ácida, podríamos decir también acre, por una necesidad siempre mía de contraste, en esta caso muy elemental, ya que por vicio la línea sería negra.
El resultado como ya lo has descrito, me gusta el concepto de reclamo o alarido. En cuanto al texto solamente alude a un hallazgo de sonoridad el intercambio de formas y líneas y a una historia posiblemente real.
Te confieso que la asociación que tenia presente cuando trabajaba en el dibujo era el Hwang-ho (río amarillo) no lo conozco pero en mi imaginario lo tenia presente.

La música que aludes, la escuchaba de niño, no me es desconocida y me devolviste a la sala de mi casa en la Ciudad de México en un tocadiscos National, yo tenia el acetato en 45 revoluciones.

Un abrazo amarillento (por el uso)
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Me desconcierta la acidez, querido Sergio.Me gusta observar los limones en el árbol pero cuando su color invade al resto se empaña el sentimiento. No puedo escuchar calma esta partitura. NO puedo permanecer conciente y relajada frente a ella porque la acidez me grima. Cierro entonces los ojos y me quedo con la cola de tigre que une viento y cuerda, con las inscripciones sonoras, con los surcos del tiempo.
Así, sí. Desasosegada e inconciente me dejo llevar por ritmos criollos.
¡Cuánto lo echo de menos!
Un abrazo inmenso a toda la familia.

María Eugenia dijo...

Querido Sergio:
Me encanta este Amarillo sostenido en Fa perdido. Maravilloso hallazgo de esta partitura. Brillante y enérgica ejecución.

Va un abrazo cariñoso.
además de la selección de Alicia, mi sugerencia musical es Yellow, de Coldplay.
http://www.youtube.com/watch?v=qI8I6qcxWyU

Alicia Uriarte dijo...

Maria Eugenía, me alegro de tu aportación ya que, si quieres que te sea sincera, dudé entre la elegida por mi y la tuya. Me decanté por Yellow River por lo del punto de nostalgia que a veces a los que vamos teniendo cronología, no edad, nos apetece rememorar como forma de recuperar momentaneamente un tiempo que ya se fue. Coldplay fue mi descubrimiento del año pasado con la canción "Viva la vida" que para mi ya es como un himno (http://www.goear.com/listen/ff56e95/viva-la-vida-coldplay).
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Izaskun, las disonancias, son, parece, que el sonido es exprimido y en ese acto de estrangulamiento la acidez campea por el aire. Te confieso que es un cuadro difícil de ver, cuando lo hacia también me grima, y harto. Mas también me gusta el reto del incomodo y la tolerancia; la posible extracción de la fecundidad en la aparente discordia. Este juego de la mudez me agrada. Música mental, sin la física del tiempo que suena.
No me eche de menos, eche de más a la consola para que siga tocando.

Toda mi familia de formas le devuelve el abrazo en otro menos acido y menos chillante.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, se rompe lo agridulce por donde menos se espera, porque en esto de la movida creativa nunca sabes cuándo y cómo se suceden los gustos.
Fue un hallazgo involuntario, casi fue un súbito encuentro con esta partitura, el arcón donde la hallé lo había visto más de una vez, pero como suele pasar, la indiferencia me tenia colmado de atenciones y yo embelezado, seguía de frente.

Tu sugerencia musical es nueva para mi y me encanta que el silencio de la mirada de la partitura provoque asociaciones sonoras reales.

Un abrazo cool.
Sergio Astorga.

sergio astorga dijo...

Alicia, disculpa que me entrometa en el comentario, esperando que María Eugenia no se moleste, confieso que la nostalgia de años ya asumidos también me atrapo, y que por lo pronto estas sugerencias son nuevas para mi.

Gracias por sus aportaciones a las dos.

Abrazos duplex.
Sergio Astorga