martes, 12 de octubre de 2010

Amigo fiel



El sombreo de Don Cuco era como su amigo más fiel... pero un día sin darse cuenta se sentó en él.
Sergio Astorga

Mixta/papel.

10 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Si es un buen amigo, que lo debe ser, sobrevivirá.

Angel G. Adanero dijo...

Yo siempre pensé que el amigo más fiel era el perro. Espero no sentarme encima de él.

Un saludo.

siempreconhistorias dijo...

¡Ese azul me enamora! Dígale a don Cuco que los objetos se sustituyen sin problema, que se busque un amigo de carne y hueso y que no lo escache, a ser posible.
¡Ánimo! amigo artista.

María Eugenia dijo...

Bueno, al menos Don Cuco consideraba a su sombrero como su amigo más fiel y no estaba tan loco como el que confundió a su mujer con un sombrero.
Me encanta este poema, lo colorido de la obra y ese sombrero tan amigable.
Te mando un abrazo.
P.D. Te ves muy guapo en la nueva foto.

sergio astorga dijo...

Araceli Esteves, muchas gracias por asomarte a los Antojos, me quito el sobrero en afán cordial.
Te cuento que este buen Don Cuco quedó muy contrariado, no sólo por su distracción, que no se perdonará tan fácilmente, sino por la fractura parietal de su inseparable sombrero. Por desgracia las distracciones suelen provocar el deceso, no importando la bonhomía del amigo, que a veces el golpe es tan brutal que su rehabilitación es prácticamente imposible.
Esperemos las 72 horas de rigor.

Un abrazo asombrado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Ángel, te paso al costo lo que me dijo Don Cuco: "sin intentos de polemizar" me insistió, "no estoy de acuerdo en la domesticación como sustento de la amistad". "Es sólo una proyección de nuestras necesidades" afirmaba con serenidad. "En la amistad uno puede encontrar disidencia, discrepancia, podemos tener un amoroso oponente, ni con los animales ni con las cosas la obtenemos y por eso yo he escogido a mi sombrero" Ángel, no podrás negar que este Don Cuco a más de ser extravagante y marginal tiene su congruencia.

Por lo pronto te sugiero no posarte en él (cánido), que por una reacción de instinto, obviamente sin mala intención, puede dejarte sus caninos en un lugar non santo.

Un abrazo amistoso.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, con gusto le he pasado tu acotación a Don Cuco y me ha respondido que precisamente ha escogido su sombrero por las razones ya mencionadas escuetamente, al responderle a Ángel, y añade:
"No intento menguar la afición desmedida que poseo a las relaciones amigables y amistosas, nada de eso Señora mía, que disfruto de la carne y del hueso, pero da la peculiaridad que no ha tratado a mi sombrero, que si usted tuviese esa oportunidad, tenga la seguridad de que cambiaría de opinión inmediatamente. Por eso mi Señora, la aflicción que me embarga, al verlo tan maltrecho por una incapacidad y desconsideración mía, sólo mía. Mi espíritu pacífico jamás pretendió escachar a nadie y menos a mi sombrero que tan en alta consideración lo tengo. Agradezco los ánimos que me brinda, mire que si lo necesito en estos momentos de congoja. Gracias. Suyo Don Cuco"

Estas palabras Izaskun son las que me remite Don Cuco espero que en tu ancho espectro de calor humano puedas tener un poco de simpatía para don Cuco, que aquí entre nos es un vejete a toda máquina.

Un abrazo azul tul.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, si conocieras a Don Cuco tal vez te diría con su ironía cuca, que dependería la anomalía en fusión de que el sobrero fuera de ala ancha y de buen fieltro.
¿Conoces la historia de tan despistado amigo? estoy cierto que a Don Cuco le encantaría conocerlo e intercambian algunas conceptualizaciones, ya que Don Cuco con el sombrero puesto se le calientan las ideas que da gusto oírlo.

Gracias por el piropo es una foto desenfadada. No me gusta mucho fotografiarme, pero en el blog soy cínico y disoluto.

Un abrazo sin confusiones.
Sergio Astorga

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, primeramente me quito el sombrero ante el colorido y los trazos de la obra que nos presentas. A continuación lo pongo a buen recaudo para que no me ocurra como a Don Cuco con su sombrero charro. Por cierto que, tras ir en su búsqueda y encontrarle, averigüé la importancia del ala ancha del sombrero así como la importancia de la calidad del buen fieltro.
Gracias por la incitación para ir tras las pistas de este artesano. Dejo la muestra de lo que he aprendido en el viaje:

http://www.charroup.com/video/video/show?id=2900396%3AVideo%3A407535

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, me siento sorprendido y agraciado, tu pesquisa ha sido sensacional, acabo de ver de cabo a rabo tu aportación, gracias, esta formidable.
Con este comentario tuyo le das una vuelta completa al sentido del texto y a su origen. No tenia ni la menor idea que pudiera existir un verdadero Don Cuco que fabricara con tanta devoción sombreros y !sombreros charros! . Como sabes Cuco es el hipocorístico de Refugio, además que tiene una connotación de un hombre taimado, presumido, con una elegancia un poco afectada o también se dice esta "muy cuco", esta agradable. Con estas dos acepciones quería jugar en el texto y también, como ya lo he mencionado en los anteriores comentarios, una actitud con respecto al descuido y la cercanía, que provoca situaciones de intensa decepción.

Gracias Alicia de nuevo, de que aprendemos, aprendemos. Que admirable sorpresa.

Un abrazo de buen fieltro.
Sergio Astorga