jueves, 25 de noviembre de 2010

Comenzar

Llegar es siempre empezar.
Caminar y encender la luz.
Otra luz, la misma con distinta agua.
Otra manera de mirar.
Otro lenguaje.
Inventar otro cuerpo dentro de mi cuerpo.

Los Álamos: cuatro sílabas nuevas
entre piedras y relámpagos,
entre la explosión de la materia
y el silencio de la muerte.
Aquí se levanta y se olvida ese recuerdo.

Los Álamos es una ciudad abstracta,
repleta de voces y de pájaros.
Es la noche de montaña.
Un coyote devora los nombres de mañana
y un cuervo deja su sombra por el aire.

Si extiendes la mano,
un rostro desconocido tal vez abra los ojos
y el tiempo que se fue te deje nueva sangre.

Llegar es siempre empezar,
Aquí, al pie del álamo.
Sergio Astorga

Los Álmos, acuarela/papel 37 x 58 cm.

14 comentarios:

Gemma dijo...

Qué hermosos versos, Sergio.
Me guardo esa primera estrofa, que me conmovió especialmente.
Abrazos fuertes

María Eugenia Mendoza dijo...

Qué bueno que ya estás en casa, que has llegado, diferente pero el mismo multicolor iluminado Sergio, qué bueno encontrarse con la amigable y protectora sombra de tu álamo.
Que te llegue este abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Efectivamente Sergio, llegar es empezar otra vez el camino. El viaje por la vida está sembrado de estaciones. Tras la llegada a cada una de ellas, unas veces bajamos para continuar la búsqueda de otro destino y otras continuamos por el mismo rumbo. Sea cual fuere la situación, siempre es como volver a tener otra nueva oportunidad de que el mundo y su entorno nos sorprenda.

Sergio, creo que a la vuelta Los Álamos están aún más bellos. Acaso es así como los recordaste todo el tiempo.

Comparto un decálogo para volver a comenzar tras el retorno:

1) Enfréntate a todo lo que tenías pendiente antes de partir, lo tuyo no fue una huida.
2) Recuerda bien por qué te fuiste. No fue un abandono.
3) Se fiel a ti mismo. No ha cambiado tu pasado aunque hayas estado lejos.
4) Comienza a hacer lo que no hiciste.
5) No olvides lo que poseías antes de la partida y añade lo que conseguiste en el viaje.
6) Revive lo bueno del viaje con quién te animó a llevarlo a cabo.
7) Igual que esta vez te fuiste, asimila que algún día volverás a marcharte.
8) Valora lo que has conseguido, la experiencia ya nadie te la puede quitar.
9) Recuerda en imágenes o escritos aquellos aspectos del viaje que realmente merecieron la pena.
10) Enseña lo qué has aprendido.

http://www.goear.com/listen/21f5662/volver-a-comenzar-nuria-fergo

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Gemma,será el eterno retorno lo que está detrás de todo este caminar?
No lo sé. Siempre estamos iniciando: un texto, un dibujo, una estancia, aveces duele porque todo parece un andar a ceigas, sin rumbo entre muchas puertas.

Abrazos comenzados.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, me gustan las jacarandas porque su sonido trompica y me gusta el ahuehuete, el alamo a llegado ahora y no sé que otro árbol me dará su sombra.

Este poema lo escribí para el Newsletter de la UNM-Los Alamos, es donde tomo la clases de inglés.
Este poema lo escribí antes de ir a Florida y con muchas dificultades lo traduje al inglés.
En ese periódiquito todos los alumnos escribimos y mi colaboración fue esta acuarla y el poema que has leido, no me atreví a escanear la pagina del periodiquito y la traducción al inglés.

Ya llegó tu abrazo y me cayo bien.
Te mando otro fuerte.
Sergi Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, el punto 2,3 y 7 los tengo como puntos de partida en mi astrolabio.
Todo es mudanza podrás encontrar en Temporal y parece que este es mi sino en este momento este es el tercer país en el que vivo y todo lo que he ganado lo llevo conmigo, encima.
Todavía me falta concretizar y me gustaría hablar bien el inglés y exponer en una galería y publicar más libros, ya tengo uno y vamos por el otro.

Algún día tal vez podríamos ir a Vizcaya a platicar sobre la tabla períodica de los elementos
amigables.

La música la oigo mañana, porque este computador es pequeñito y lento, el mio sigue durmiendo el sueño de los justos, no es injusto?

Abrazo caminante.
Sergio Astorga

Freia dijo...

Me gusta la esperanza que chisporrotea en tus versos. Yo, al menos, he creído verla bien amarrada y firme. Y te quito un poquito de ella, para que crezca y se reproduzca y me lo invada todo.
Y a tí gracias por los versos y esa bellísima tela de vida que los acompaña.

Un abrazo alamado

sergio astorga dijo...

Freia, he notado que puedes leer debajo de la partitura y concibes muy bien los círculos armónicos, hay un poco de espanto y de ilusión de conquistar (todavía puedo usar la q o la académia me dirá bellaco?)lo que parecía imposible.
Vida por los cuatro punto cardinales, recuerdo a Amado Nervo "Vida na da me debes, vida estamos en paz"

Un abrazo con alamares, que deberían ser del álamo, solo (ya sin acento)porque suena rico.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Qué bonito homenaje a Los Álamos. Yo diría que tú ya te has fundido con las piedras y los relámpagos.
Llegar es comenzar. Cada día es un nuevo comienzo, despertarte es comenzar.
Un abrazo rocoso.

Olga Bernad dijo...

A mí me parece un incendio de color, un fuego al fondo sobre una ciudad encantada, un sitio donde merece la pena comenzar.
Abrazos.

Lola Mariné dijo...

es cierto, llegar es siempre empezar, pero tambien lo es marcharse, es una puerta abierta a un nuevo inicio.
Saludos.

Isabel Romana dijo...

Un poema bellísimo. Hay algo, en el propio nombre (Los álamos) que conmueve. Y conmueves tú, con tu visión tan sensible de la vida. Un abrazo, querido amigo.

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, es verdar una marcharse es ir al encuentro de un comienzo.
Los retornos son espejismos.

Un abrazo de eterno comienzo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Isabel, "hay un no sé que que queda balbuceando" Las ciudades que llevan el nombre de árbol tienen el misterio de su sombra y el alargamento de sus ramas. La memoria se siente apta y el inicio no asusta lo suficiente para claudicar.
Ya somos dos conmovidos. Gracias por tus palabras tan cartaginesas.

Un abrazo sensitivo.
Sergio Astorga