martes, 7 de junio de 2011

Acuaria en Idaho Falls

Baja la lluvia a las once de la mañana y se subraya su condición de pez de bello fino y escama de goma. El beso dulce se ha detenido en sus espinas y un corazón de huevo crudo se cuece en el sollozo de sus brazos.
Acuaria brotó ansiosa entre los árboles de agua dulce. Desnuda, se juntó con la miel asustada del labio mayor, donde respira su feroz flujo y el ágil ariete de su beso.

En el mes de junio cuando la rueca de hilo de agua hueca se destila, alguien husmeó por su cauda de traza de mujer y quedó atrapado en el mordisco de sus muslos.
Cuando vengas a Idaho Falls o mires por el mapa de tu laptop, una glotonería natural se untará por tu vertical silencio, te sentirás adulto y una embriaguez quedará errante hasta que llegues.
Sergio Astorga

Acuarela/papel 20 x 30 cm.

6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Bella imagen esta que nos dejas como recuerdo de un viaje que deseo que te resulte creativo.

Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Me encantan esos azules, el de la ilustración, el de las letras. Soy muy acuaria;-)
Un beso.

sergio astorga dijo...

Alicia, largo viaje si fue y muy productivo visualmente ya pondré algunas imágenes de los cañones (canyons) que visitamos.
No sé si por tu región este el sol vehemente, aquí esta abrasante.

Abrazo evaporado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Olga, mar adentro caundo la tierra se inflama de sed. Tengo una serie de seres marinos, marineros algunos, marinados lo menos que se atragantan de azules.
Me gusta que percibas la acuarela con esa acuciosidad de la acuariana.

Abrazo aguamerina.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

La sensualidad de la acuarela y del texto evidencian la fruición de un glotón, para quien el mundo resulta un delicioso festín.
Un cariñoso abrazo.

sergio astorga dijo...

María Eugenian entre el antojo y la glotonería: el sibarita que consume por deleite el festín de la mirada y su palabra.

Un abrazo en lo que queda de junio.
Sergio Astorga