miércoles, 23 de noviembre de 2011

Antes

Antes que la semilla triplique su presencia y los verdes virginales marquen tu terreno, voy a herrar la luz con un silencio de esmeralda.
Antes que el cedro y la caoba afinen su garganta, voy a dejarte un tamarindo de voz, un retoño glauco y la corteza de agua en tu memoria.
Sergio Astorga


Acurela/papel 20 x 30 cm.

12 comentarios:

Freia dijo...

¡Qué hermoso, Sergio!

Izaskun dijo...

Querido amigo, antes que el agua se haga corteza y la garganta se llene de arena le envío un abrazo de mango desde la oscuridad de mi memoria.
Bellísimo.
Gracias,

Gemma dijo...

...herrar la luz con un silencio de esmeralda...
Eso lograste precisamente en tu acuarela.
Besos

sergio astorga dijo...

Freia, las verduras extiendes su ropón. a veces nos cubrimos con él, a veces ces nos perdemos con él

Abrazos de verde alago,
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, hagas memoria pues, que el movimiento no cede.
Traguitos de mezcal para diluir la arena, que la avena se atora.

Abrazos verdinegros.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Gemma, herrero como Hefestos con el sufriendo de las Afroditas.
¿Una acuarela hace verano y se lleva el invierno, será?

Con el pincel en mano te digo perhaps, perhaps.

Abrazos erráticos.
Sergio Astorga

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, he creído escuchar bella música de instrumentos construidos con maderas preciosas como lo son el cedro y la caoba. Estaban ya afinados.

Un abrazo en lila.

Teresa dijo...

Sergio, eres una suerte de poeta de la prosa. Aunque digas que no. Es evidente.
Abrazo hasta allá, tan lejos...
Teresa

sergio astorga dijo...

Alicia, la madera y sus olores; aserrín que se graba en la nariz y que convierte en aroma los sonidos.

Afinadito, refinadito, y requintado,

Un abrazo de lavanda.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Teresa, hay una suerte, hay un hallazgo que quiere sonar. Es una onda, se expande por el estanque del idioma. Quiero zambullirme, nadar en él aunque me ahogue.

Estoy ahora en el más acá, no tan allá: en la península Ibérica, en el norte de ella, más cerca que antes o menos lejos, a tiro de piedra o de morcilla o de tapas o de manzanilla.

Un abrazo más de cerca.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Antes de que sea demasiado tarde. Hay música entre la esmeralda y el agua.

Un abrazo verde.

sergio astorga dijo...

Maribel, es verdad, la vida del verde es breve. Llegas a tiempo, que las cenizas no han caído; lo recuerdo bien.

Dorado abrazo hasta Elche.
Sergio Astorga