lunes, 28 de noviembre de 2011

Una paz


La paz como bien sabemos es una boca enorme y oscura, a veces, cuando el ambiente es muy seco, se olfatea un aliento acedo y nos duele la cabeza, no obstante, nos seduce y poco a poco nos acercamos a esa calma chicha y devastadora.
Los coleópteros, revolotean desafiantes pero infructuosamente.
Sergio Astorga
Tinta papel 20 x 30 cm.

6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, un compatriota tuyo, el escritor Amado Nervo, dijo que hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día; la paz sin la cual el mismo pan es amargo.

Un abrazo pacífico.

sergio astorga dijo...

Alicia, “que si extraje la hiel o la miel de las cosas/ fue porque en ellas puse hiel o la miel de las cosas” Amado Nervo cuya popularidad en el siglo XIX era comparable a la de Benedetti. De niño este poema lo aprendí de memoria y sigue siendo un referente ético. Pensando en la ética como la herramienta de reflexión para buscar la libertad.

Como no hay una paz única, este texto alude al sopor entre el atontamiento y la revelación.

Abrazo de paz.
Sergio Astorga

Freia dijo...

O esa paz ante la que necesitamos gritar para que no nos devore.

Un abrazo pacífico, en otro sentido...

sergio astorga dijo...

Condesa,la paz que me provoca el quinteto "la Trucha" de Franz no tiene rival.

Abrazos re paz.
Sergio Astorga

Izaskun dijo...

¡Tremendo!
Abrazo en re-belión.

sergio astorga dijo...

Izaskun, fumemos la ipa sin humo de la paz.

Abrazo de coleóptero.
Sergio Astorga