lunes, 19 de diciembre de 2011

Al final


Cuando la belleza termina, ¿acaba todo?
La coquetería nunca desiste.
¿Lo sabe la sombra?
En el recuerdo de algunos hombres hay estrías enamoradas.
Sergio Astorga

Tinta/papel

10 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Bellísimo dibujo, sergio. Y un texto que nos recuerda que el amor está por encima de la belleza y de la edad. Besos, querido amigo.

María Eugenia Mendoza dijo...

Belleza, coquetería, memoria y estrías enamoradas hablan de poesía vital, tan vital como tu pintura.
Un coqueto abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, la belleza está en los ojos de la persona que mira y esa es la belleza que puede llegar a ser infinita.

http://www.youtube.com/watch?v=cghtqLa3R2Q&feature=related

Un bello abrazo.

mirta eberhardt dijo...

Bello, hermoso, con estrías enamoradas...La belleza no termina y la sombra lo sabe...claro que lo sabe...Un abrazo
Mirta

sergio astorga dijo...

Isabel, tan cerca de tan lejos, por esos huertos, tan de amor.
Esos caminos blancos del dibujo donde se camina tan augusto,
Hay soledad en la belleza, un sabor de ala que se quiebra.
Los viejos caminos de Roma, por los viejos caminos de todas las ciudades.

Un abrazo hecho a mano.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, la coqueta es la línea que saca su pañuelo y se llena de dicha. Que bien sabe besar la hoja en blanco, subirse a sus hombros y en el borde de la esquina cantar la letanía que aprendimos en las panaderías de México. Mi casa es esa casa, donde la sombra se refresca en la bañera. Al final, allí están las estrías como amor clavado.

Presumido abrazo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, mis ojos pestañudos no dejan de abrirse y cerrarse en este piso plano. Ahora mismo me decían mis ojos: si la belleza miro, también la fealdad esta en mi mirada. Este oficio de ver tiene una garganta muy amplia y muchos siglos ahogados.
Me aferro voluntario a tu observación y me crece un infinito apremio por cerrar los ojos e imaginar de nuevo lo mirado.

Aute, tiene en esa canción la rogativa laica de lo que pienso.

Abrazos todos.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Mirta, los espacios tienen una inodora sabiduría de estar, tu lo sabes bien, y con la vitalidad de la pera, sabes que hay mucho pecho henchido en todo esto. No es foránea la belleza para la sombra, es verdad. En la labor, al poner la semilla, tenemos que callar y esperar, esperar sin cabecear hasta que crece algo, que después nombramos.

A veces pensamos que la belleza es la costra que cubre la maldad, a veces es lo contrario.

Para la Patagonia vayan mis bellos deseos.

Abrazos sembrados
Sergio Astorga

Gemma dijo...

Y bellísimo pensamiento...
Un rebeso

sergio astorga dijo...

Gemma, al final hay un no sé qué que queda balbuciendo.

Abrazos pensantes.
Sergio Astorga