sábado, 28 de enero de 2012

Pescadito fresco



Redondo y escamado por los senderos del agua, el pescadito de onda en onda se pasaba las horas buscando a la barca que lo llevase para otra mañana.

- Señora barca ¿me puede llevar a mi casa?
- No tengo brújula.
- No importa. Si me llevas puedo inventarme una. La más cercana, no importa que este lejana.
- ¿Porque no nadas?
- Porque el agua esta fría.

Pasaron húmedas horas sin encontrar una barca. La luz ya sumergía en tinieblas sus escamas. Cuando de repente vio una barca de fierro.

- Señor anzuelo, ¿puede llevarme a mi casa?
- Con gusto lo voy hacer. Agárrate fuerte.
- ¿Así?
- Más fuerte.
- Listo.
- No te sueltes, porque la sopa es más nutritiva con pescadito fresco.
Sergio Astorga
Tinta china/papel

10 comentarios:

Izaskun dijo...

Ay qué lindo pescadito dibuja este señor para llevar a la sopa. Un buen escaldón de pescado me comía yo hoy para aplacar el frío.
Un abrazo salino,
Izaskun

Myriam Mahiques dijo...

Buenísimo! Estaba analizando la cabeza del pescado, hasta que leí lo del anzuelo, ambos en uno, después de todo anzuelo y cabeza son inseparables :) Además, me encanta la sopa de pescado! Un abrazo,

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, bien sabido es que el pez que busca el anzuelo, halla su duelo.
Bello y colorido dibujo.

Un abrazo

sergio astorga dijo...

Izaskun, coleteando, abriendo las branquias para respirar. Si usted viera como anda la mar, toda metida en un corral.
Un pescadito de línea continua como calentar las orejas.

Abrazos lazando a la mar.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Myriam, puro azar esto de la nadada. Andaba como buscando un poco de agua para salir de la ratonera y me encontré con el arpón.
Yo quisiera dibujar y dibujar líneas o palabras todo el tiempo. Quisiera meterme en un dibujo y estar tan a gusto, pero tan a gusto.

Un abrazo aleteado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, no sabia de esa cucaña. Sabia muy sabia porque el pez por su boca muere. ¿Y el que escribe? Cómo se llama el trance.

Abrazo por la pecera.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Qué forma de huir del frío la de este escamado pescado tan inventivo, confiado y apetitoso.
Un calientito abrazo.

Marina Plá dijo...

Confió en quien no tenía que hacerlo.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, apetitoso y coscolino, ¡imagínate! Me he enterado que ha mandado piropos y chulerías a cuanta caracola se aparece. Así es el agua: resbaladiza.

Abrazo tapadito.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Marina Plá, bienvenida al Antojo. En esto de las decisiones sólo nos damos cuenta después de la zambullida.

Abrazo fresco.
Sergio Astorga