viernes, 25 de mayo de 2012

As malas en la espalda I




Para inventar que somos salimos a las calles, al mundo. El paraíso que se perdió para siempre se mete en los zapatos y andamos, nos movemos en esa tira de la peregrinación desde el Mítico Aztlán hasta estas ruas (calles) de Porto, de un Portugal que se llenó los pulmones con mis primeras lecturas de Camões o de Pessoa, antes, mucho antes de saber que estaría a la sombra de un salgueiro (sauce).

Hay un pie en el tiempo y otro endurecido por la espera, y esta luxación es la misma que tuve cuando en la Ciudad de México me sentaba en la Alameda, en frente del Palacio de Bellas Artes a rondar los mármoles del vestíbulo con la imaginación y el bolsillo vacío. Sé que es una obsesión de hueso seguir insistiendo para que al árbol le crezcan ramas nuevas, si los rostros de mis muertos yacen en el Mictlán y la humedad de la memoria se filtra por esto días.

De la mano del bochorno, desde la ventana se alcanza a distinguir una franja del oceano Atlántico, tan horizontal, tan quieto, que parece mentira tanta furia de olas; tanta marinería; desde aquí sólo se enciende cuando el sol deja la sutura destellante al ocaso.

La vocación de ver y esta necesidad de evocación, se organizan en estos pasos sin brújula y la gana de pasar de brisa en brisa por estas ausencias geográficas han llenado las malas (maletas. Valijas).

Quetzalcoatl partió del Golfo de México y no ha regresado, su cuerpo se enreda y se confunde con otras plumas, su imagen se conjura entre el tezontle y el granito a la hora en que estas palabras bajan por las escadas (escaleras) del morro donde moro. Todo será promiscuo, como el tiempo que se narra.

Sergio Astorga

*Las maletas o las valijas.
Porta retratos en madera pintado con acrílico. Fotografía de una casa en la Ribeira, Porto.

6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, que nunca nos falten las ganas de salir a la calle para inventar que somos.

Un abrazo.

Myriam Mahiques dijo...

Qué lindo el texto, siento lo mismo, también soy de acá y de allá, y desde ese balcón también esperas volver a ver a Quetzalcoatl, aunque sea desde otras costas. Feliz fin de semana!

Olga Bernad dijo...

Texto, dibujo, foto... recorrido. "Para inventar que somos salimos a las calles". Cierto. Qué seríamos sin los lugares.

Un beso desde Z.

sergio astorga dijo...

Alicia, salir y entrar, es un flujo y reflujo, una aspiración y una expiación. Que siempre las ganas de moverse sean las que nos marquen el humor.

Abrazos “movimentado”.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Myriam, inicio una serie muy antojadiza por estas ruas de Porto. Ánimos, humores e historia se contaran nestas malas. Esquiajes que se confunden en la memoria. Salgo a tomar fotografías y ya tenga algunas de interés plástico.

El aquí es también el allá. Sensación de vacío y plenitud al mismo tiempo.

Abrazos de quetzal

sergio astorga dijo...

Olga, un lugar es nuestro lugar, puede se físico o imaginario. En el mundo de las líneas y las letras es fácil abordar la geografía.

Abrazos desde Porto