martes, 29 de mayo de 2012

Tardando




Llegó en el rescoldo de la tarde, lleno de hojas secas de vivos ocres.
Con los disturbios del Cantar de los Cantares.
Contra la ciudad que lo vio nacer.
Se enreda en las noticias del regreso.
Contra la luz y el verano
llega presagiando los dorados cielos
y los vientos contrarios. Es la señal,  
el cuerpo que se enreda en su propio cuerpo.
Un brillo que se hace y renace de cuerpo.

Yo le digo que venga a nacer sobre este lecho,
y es menos física y más imagen
y nada que la toque con palabras le inunda.
Soy uno sólo con mi cráneo
y en nombre de los que no son penetrados,
para los que nunca han sido penetrados 
por la noche, por esta idea fálica de la noche.
Para ellos. Para los silencios incorruptos son estas palabras.
Para los que llevan el halo virgen de la hoja
y sólo sueñan la garra que los mata.

Los eventos de la sangre son así: sin prestigio.
El único argumento es la caída, la excitación luminosa de la carne,
y los frutos que se encienden en nuestros vasos rotos.
Somos ojos que se clavan.
El rosto casi humano del abdomen.
La asfixia  del aire que tiembla en los pulmones.
Acrobacias y lengüetazos  a lo amado.

Llegó tardando, sin la claridad del micro-relato;
con el ungüento turbado y la dimensión del círculo roto,
con el muro destruido por el sol y las miradas.

Pudimos ser amor y semejantes pero el humo invencible
de los muertos crece como este rescoldo de la tarde.
Así vamos, nombrando los objetos y los reinos.

Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 60 cm.

4 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Estaba intentando un comentario inteligente, pero tu poema es puro sentimiento! Sergio, qué interesante tu trabajo de tramas. Un abrazo,

Myriam Mahiques dijo...

Estaba intentando un comentario inteligente, pero tu poema es puro sentimiento! Sergio, qué interesante tu trabajo de tramas. Un abrazo,

sergio astorga dijo...

Myriam, las astas del viento llegan a las once meridiano. Tu comentario es sumamente inteligente, si atendemos a Octavio Paz cuando dice que un poema no se explica porque viene de un lugar inhabitado por certezas.
Sin embrago, no pensé que este poema fuera tan personal, casi siempre escribo pensando en un alguien que no esta en mi pero que nace conmigo.
Quería escribir un micro pero había una cadencia mas que una historia y me deje llevar por los ritmos. Soy yo pero podía ser el otro.

Abrazos urdidos.

sergio astorga dijo...

Myriam, la variante del espejo me agrada, te comento como automático que los poemas cimbran o se olvidan. A veces cimbro, otras me pierdo.

Gracias, pensé que esta entrada estaría en blanco.

Abrazo y reflejo.