viernes, 15 de junio de 2012

Concilio del gozo



De luna a luna las conversaciones eran la vestidura de sus noches.
Comenzaron hace mil años a indagar sobre el placer humano. Miles de rostros fueron desfalleciendo en sus intentos por explicar el ardor en sus pechos. Pródigas manos se aferraban a sus carnes, indicando, que la posesión era la explicación menos erudita pero más certera del goce. La cintura vinculaba el ritmo y la cadencia con la frontera del apetito. Frentes amplias, con aves canoras sobre los hombros,con humilde intento,afirmaban que el banquete es mental. Los cabellos se enredaban serpentinos como esperando la aprobación del tacto. Los insectos revoloteaban guerreros a la luz de las acaloradas ponencias y el hastío acechaba peligroso en las bocas somnolientas de los amantes.

Conciliar es duro de pescuezo y el empeño se amansa en su propio despojo.
Cuando parecía que las conclusiones serian postergadas por inhóspitas, llegaron los olores de alcoba cortando los velos de la discordia y, en forma definitiva, renovaron el correr de las aguas privilegiadas.

Sergio Astorga
Acrílico/tela 60 x 80 cm.

4 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Sergio, de todos tus relatos y poemas, éste es el que más me ha gustado hasta ahora y como siempre, me divierto imaginando una situación en el preview de la pintura y luego leo, agrando la imagen y me sorprendo. Porque siempre veo más de una idea. Primero, pensé jugarías con la palabra ¨conciliábulo¨ bajo la luna, luego, hasta imaginé un camello y juegos de guerra en el desierto, finalmente disfruté con el poema y pintura de los amantes. Un abrazo,

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, pongámosles, no una melodía, siete. La situación que recreas bien lo merece.

http://www.youtube.com/watch?v=34prj3YNguM&feature=related

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Myriam, un texto como un dibujo siempre tiene el oleaje de la incertidumbre. Sus ramas nunca sabemos a donde llegan, Siempre están en vilo como en una bahía a la espera de mirar la transparencia. Tu lectura imaginativa me salta a la vista.

Abrazos renacidos.

sergio astorga dijo...

Alicia, escuchemos, que de amor están hechas las canciones.
Y volvamos a escucharlas que las canciones están hechas para no arrinconar.

Abrazo top ten.