jueves, 4 de julio de 2013

Recuerdo rulfiano


Andamos volando bajo por los maizales, y la nopalera se queda mirando con esos ojos de tuna que espinan de tan dulces. El caporal me dijo que mi raya no alcanza p'a pagar la deuda y mira que le he dado duro al azadón. No más por el verde que miro por el campo me quedo, si no me iría a los estates, con la Juana, pero ya ves, aquí me quedo atarugado con esta aflicción de no saber p'a que vino uno.


Sergio Astorga

Tinta/papel 20 x 30 cm.

4 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

No comprendo bien todas las expresiones, pero algo creo que me ha quedado claro: a ningúm campesino del mundo le alcanza su jornal para pagar las deudas. Un abrazo, querido amigo.

sergio astorga dijo...

Isabel, las expresiones con gusto las clarifico.
Maizal: tierra sembrada de maíz.
Nopalera: lugar sembrado de nopales (cactácea comestible)
Tuna: fruto del nopal (jugoso verde o rojo) su piel tiene espinas que hay que quitar.
Caporal: capataz,
Raya salario por jornada de trabajo.
Azadón: instrumento de trabajo en labores del campo.
Estates: forma coloquial de llamar a los Estados Unidos.
Atarugado: atontarse, aturdirse.

Mi querida Isabel tu intuición es romana.

Abrazo con toda y yunta.

Myriam Mahiques dijo...

Sergio, me encantó el texto, porque si bien tiene modismos que supongo mexicanos, a mí me recuerdan a nuestros campesinos argentinos. Por vivir en el Sur de CA pude comprender los términos, excepto ¨Estates¨ que ahora me doy cuenta sería ¨States.¨ Lo he leído tres veces, y con un poco de melancolía también, porque conozco muchas historias de inmigrantes, desde el campo, muchos han dejado a sus hijos y familia por ayudarlos desde los ¨Estates¨, así es la vida. Un beso,

sergio astorga dijo...

Myriam, dura realidad. Todos nuestros pueblos que migran al norte, a los "unites states" están envueltos en la penuria y la aventura. Contradicciones de la pobreza y la alegría.
Asumir la realidad también es padecerla y disfrutarla.
Las contradicciones del bienestar son múltiples.

Tu nostalgia también es la mía.

Abrazos lejanos.